La portada de mañana
Acceder
La auditoría de la Iglesia detecta al menos 30 acuerdos con víctimas de pederastia
No es (solo) la sequía: cómo hemos llegado a los cortes en el grifo del agua
Opinión – Catalunya, un país de colonos, 'botiflers' y traidores, por Pere Rusiñol

La valenciana es la comunidad que menos porcentaje del presupuesto autonómico destina a la televisión pública

Entrada del edificio central de À Punt

El Gobierno valenciano es el que menos presupuesto destina a los medios de comunicación públicos en función de la población y del total de las cuentas. À Punt recibe de la Generalitat valenciana un 0'3% del total presupuestado, el mínimo que se acordó por ley, pero también el menor porcentaje del Estado español, sin contar la televisión privatizada de Murcia. À Punt, con 55 millones de euros, no llega a la cuarta parte del coste que llegó a alcanzar en sus últimos años Canal 9, más de 250 millones de euros.

En coste por habitante también se encuentra a la cola, solo superando a Radiotelevisión Madrid y Radiotelevisión de la Región de Murcia. Los valencianos invierten 11 euros por habitante; los madrileños, 10,7 y los murcianos, 3,4 de las arcas públicas, ya que este servicio está privatizado y el Ejecutivo autonómico solo aporta 5 millones de euros.

La inversión queda bastante lejos de otras comunidades como la vasca, que invierte en sus medios públicos más de un 1% de su presupuesto, o la gallega, que invierte un 0,9%. Las comunidades autónomas con lengua propia son las que más invierten, tanto en porcentaje como en euros por habitante, en sus medios de comunicación, aunque otras en las que el castellano es la lengua oficial, como Aragón, invierten el 0,7% de su presupuesto (47 millones de euros) en su radiotelevisión pública.

En otras comunidades gobernadas por el PP, el porcentaje y la cantidad superan con creces a la radiotelevisión valenciana. Por ejemplo, la Xunta de Galicia destinó en 2018 más de 97 millones de euros para su servicio de radiodifusión, un 0,9% del presupuesto total. Sumando los ingresos publicitarios, llegó a 106,8 millones de euros y cuenta con 955 trabajadores en plantilla. Para 2019, según su proyecto presupuestario, la aportación de la Xunta se incrementa hasta 100,1 millones de euros, manteniendo el 0,9% de los presupuestos gallegos. Sumando los ingresos publicitarios, la CRTVG rozará los 110 millones de euros, de los que casi la mitad (51,7 millones) serán para pagar al personal. Por habitante, supone una inversión de 36 euros.

Cataluña es la comunidad autónoma que más recursos aporta a su televisión pública. La corporación que gestiona TV3 recibió de la Generalitat en el último año 231 millones de euros -la misma cifra que el anterior, ya que se prorrogaron las cuentas-, un 0,71% del total del presupuesto autonómico. La Corporació Catalana de Mitjans Audiovisuals (CCMA) comenzó a operar en 1983 y tiene 2.219 trabajadores. Por habitante, durante el último año invirtió 30 euros.

Por volumen de presupuesto, le sigue la televisión pública andaluza, que recibió en el mismo periodo 140 millones de euros de la Junta (gobernada por PSOE y Ciudadanos), que se quedan en poco más de de 162 millones sumando los ingresos por publicidad. Esta cifra supone un 0,4% de su presupuesto y la inversión per cápita ronda los 16 euros. Andalucía Televisión y el resto de canales de televisión y radio tienen una plantilla de 1.462 trabajadores.

La tercera en volumen de presupuesto, aunque primera en inversión, es Euskal Irrati Telebista (EiTB), la radiotelevisión pública vasca, que cuenta con 134,2 millones de euros. De esta cifra, 127 millones proceden directamente del Gobierno vasco, más de un 1% del presupuesto autonómico. La comunidad vasca, gobernada por PNV, PP y PSE invierte más de 58 euros por habitante, la ratio más alta de España, incluidas las comunidades con lengua propia. La corporación tiene 1.003 trabajadores.

Por su parte, el Gobierno balear (PSOE, Podemos y Més per Mallorca) invierte en sus medios de comunicación públicos 31 millones de euros, siendo 26 euros por habitante. El ente público, que cuenta con 110 empleados, manejó en 2018 poco más de 32 millones de euros. Sin contar la valenciana, es la autonomía con lengua propia que menos invierte en sus medios de comunicación públicos.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats