La cantante y actriz Pepa Flores (Marisol) en una foto de archivo.

La actriz y cantante malagueña Pepa Flores, también conocida como Marisol, ha recibido el Goya de Honor 2020 por "sus inolvidables interpretaciones y por ser una de las actrices más queridas y recordadas por el público".

Amaia, que ha interpretado una canción en su honor durante la gala ha reconocido en varias entrevistas que "de pequeña estaba obsesionada con Marisol". lo ha hecho cantando Canción de Marisol, compuesta por Augusto Algueró para la película Ha llegado un ángel. "Hace más de treina años que decidió bajarse de los escenarios, pero hoy está agradecida por este premio", Maria Estévez. "Nosotras no podemos estar más orgullosas", ha subrayado. "Ella no es consciente de lo feliz que ha hecho a la gente: desde ese lugar en calma que has conseguido, esta profesión te otorga este reconocimiento".

Pepa Flores sucede así a Chicho Ibáñez con un galardón que desde 1986 se ha otorgado para reconocer a personajes ilustres dedicados a la industria del cine, como Alfredo Landa o Rafaela Aparicio. Pepa Flores, en declaraciones a la institución tras conocer la noticia, ha afirmado sentirse "muy honrada y agradecida por este reconocimiento, y por ello quiero darle las gracias a la Academia y desearle mucha salud a nuestro cine".

La actriz andaluza fue todo un fenómeno de masas de los 60 y 70, convirtiéndose a su vez en un icono de la cultura española. Sus primeros pasos ya dejaban constancia de ello: Un rayo de luz (1960), la película con la que debutó en el cine, consiguió el premio a la mejor actriz infantil en la Mostra de Venecia. 

Sin embargo, su trayectoria no termina en la etapa en la que fue conocida como aquella niña rubia de los ojos azules. Pepa Flores también habló públicamente de los abusos que sufrió desde que empezó en el mundo del cine siendo una niña: "A los ocho años no era la niña angelical que todo el mundo creía… ya estaba más sacudida que una estera", dijo a la revista Interviú hace décadas. 

"Me fusilarán antes que traicionar a mi clase"

Esa misma revista llegó a vender un millón de ejemplares con una portada que ya ha pasado a la posteridad: el desnudo de Marisol. La niña rubia del franquismo convertida en icono sexual al posar sin ropa para el fotógrafo César Lucas. Fue en 1976 y la publicación llevaba en su interior un artículo titulado "Marisol: el bello camino hacia la democracia". La biografía de Pepa Flores guarda similitudes con la de Jane Fonda aunque, ya que también tuvo que hacer esfuerzos para librarse del cartel de ‘mito erótico’.  

Además, Marisol vendió los premios de oro que le habían otorgado en las fiestas del Caudillo en La Granja cuando aún era un instrumento de la dictadura, un dinero que empleó para apoyar a la izquierda española de la época. Se implicó en el comunismo en la época en la que empezó su relación con Antonio Gades y, como personajes públicos, lideraron muchas de las protestas de la última época del franquismo y de la democracia. Gades y ella se casaron en Cuba en 1982 con Fidel Castro como padrino.

De hecho, llegaron a llamarla ‘La niña de Moscú’, ya que estuvo afiliada al Partido Comunista y al Partido Comunista de los Pueblos de España y ella misma se declaró: "Una obrera de la cultura. Me fusilarán antes que traicionar a mi clase".

Etiquetas
Publicado el
26 de enero de 2020 - 00:30 h

Descubre nuestras apps