El turismo nacional salva el verano: se recuperan los niveles prepandemia donde hay más viajeros locales

Este verano por las calles de Tarifa el coronavirus parecía haber desaparecido. El casco viejo del municipio más meridional de la península estaba lleno de turistas y era difícil encontrar una mesa libre en alguna de sus terrazas. Y es que más de 60.000 personas pernoctaron en algún alojamiento turístico de la localidad gaditana entre julio y agosto de este año, la mayor cifra -al menos- de los últimos quince años. Sin embargo, los visitantes extranjeros han sido poco más de 11.000, un número entre los más bajos del mismo periodo.

Tarifa es el punto turístico donde más han aumentado los viajeros este verano respecto a los de antes de la pandemia. En concreto, la localidad ha recibido un 58% más de turistas que, de media, en los veranos de 2015 a 2019 y cuatro de cada cinco de ellos han sido del resto de España. En aumento de turismo respecto a antes de la pandemia le siguen los municipios gallegos de Ourense y Viveiro, Sallent de Gállego (Huesca) y Cazorla (Jaén), donde los viajeros han crecido cerca de un 30% respecto al volumen prepandemia. En estos municipios un 90% o más de los visitantes venían de otros puntos del país.



El patrón de un mayor aumento de visitantes junto a una mayor proporción de turistas locales se ha repetido en otros puntos. De hecho, en todas las localidades turísticas donde este verano ha sido mejor para el sector que los de antes de la pandemia, el turismo nacional ha representado más de la mitad de los visitantes. Así se desprende de la Encuesta de Ocupación Hotelera publicada mensualmente por el Instituto Nacional de Estadística y analizada por elDiario.es.

Récord de turismo interno

En general, los datos muestran que el turismo interior se ha recuperado este verano, después de las malas cifras del año pasado. De hecho se han superado los 34 millones de visitantes residentes en España en el total de alojamientos del país, la mayor cifra, al menos, de los últimos quince años. Este cambio de tendencia se ha visto seguramente influenciado por la mayor dificultad para viajar fuera del país, lo que ha hecho que muchos optaran por visitar otros puntos de la geografía española en lugar de irse al extranjero.

La otra cara de la misma moneda ha sido el turismo extranjero que, aunque ha aumentado respecto al verano anterior, aún está lejos de las cifras alcanzadas antes de la llegada de la Covid-19. Los turistas extranjeros que han visitado España durante este verano han sido menos de la mitad de los que lo habían hecho, de media, los meses de julio y agosto de 2015 a 2019.



Los hoteles aún no se llenan

Durante los meses de julio y agosto, los alojamientos turísticos de todo el país no han conseguido llegar al 60% de ocupación de plazas hoteleras. Este es un porcentaje más bajo de lo que era habitual antes de la pandemia, que rondaba el 75% de ocupación, de media. Aun así, existen grandes diferencias entre provincias. Los establecimientos de la costa han conseguido ocupar más plazas mientras que las del interior han quedado muchas habitaciones vacías.

En Gipuzkoa tres de cada cuatro plazas han estado ocupadas mientras que en Ciudad Real apenas se ha superado el 30% de ocupación. Sin embargo, estas provincias registraban porcentajes similares antes del 2020. No pasaba lo mismo en Barcelona, Canarias, Baleares y Madrid, donde la ocupación ha disminuido más de un 30% respecto a los veranos previos.



Los que aún no se han recuperado

Pese a las buenas cifras de algunas zonas costeras, cómo Galicia, Asturias, Andalucía y Comunidad Valenciana, hay zonas turísticas donde los efectos del coronavirus aun se sienten. Las ciudades de Madrid y Barcelona han perdido un tercio del turismo que recibían antes de la pandemia. También en algunas zonas de Canarias y Baleares las cifras de visitantes están lejos de lo que solían ser.

Arona, la principal zona turística de Santa Cruz de Tenerife, ha acogido un 44% menos de visitantes que los veranos entre 2015 y 2019. En Baleares, los municipios que se han visto más afectados por el descenso del turismo son aquellos que reciben más extranjeros, como Sant Llorenç des Cardassar (-36%), Calvià (-29%) y Capdepera (-22%).

La siguiente tabla permite ordenar aquellos municipios considerados zonas turísticas según los visitantes que han recibido este verano o la diferencia respecto a lo habitual. Además, también incluye una evolución del turismo de verano en cada una de ellas.



Etiquetas
Publicado el
25 de septiembre de 2021 - 21:22 h

Descubre nuestras apps

stats