ONG exigen a la FIFA 420 millones de euros en indemnizaciones para los trabajadores migrantes de Catar

Una vista interior del icónico Estadio Lusail, Catar, 1 de abril de 2022.

Lara Lema


0

Varias organizaciones han pedido este jueves a la FIFA que indemnice con al menos 440 millones de dólares (unos 420 millones de euros) a los trabajadores migrantes “que han sufrido abusos contra sus derechos humanos” por el Mundial de Fútbol en Catar, que se celebrará en diciembre en el país asiático.

¿Ha mejorado la situación de los trabajadores inmigrantes del Mundial de Qatar?

¿Ha mejorado la situación de los trabajadores inmigrantes del Mundial de Qatar?

En un informe publicado este jueves, Amnistía Internacional (AI), junto con una coalición de organizaciones de derechos humanos, entre ellas Human Rights Watch, y grupos de personas aficionadas al fútbol, instan al presidente de la FIFA, Gianni Infantino, a trabajar con Catar para establecer un programa de reparación integral.

Según estimaciones de Amnistía Internacional, la suma de 420 millones de euros es probablemente la mínima necesaria para cubrir las indemnizaciones y respaldar iniciativas de protección de los derechos de los trabajadores en el futuro. Pero la organización señala que la cifra total podría ser “muy superior” si se tiene en cuenta el reembolso de salarios impagados, las tasas de contratación que abonaron los trabajadores y las indemnizaciones por lesiones y muertes. Esto debería evaluarse en el marco de un proceso participativo con sindicatos, organizaciones de la sociedad civil y la Organización Internacional del Trabajo (OIT), entre otros, dice AI.

“Aunque es demasiado tarde para evitar el sufrimiento causado por los abusos cometidos en el pasado, la FIFA y Catar pueden y deben actuar para proporcionar reparación y prevenir que se produzcan más abusos. Pagar indemnizaciones a las personas trabajadoras que dieron tanto para hacer realidad el torneo, y adoptar medidas para garantizar que nunca más se vuelvan a cometer tales abusos, podría suponer un importante punto de inflexión en el compromiso de la FIFA de respetar los derechos humanos”, dice Agnès Callamard, secretaria general de Amnistía Internacional, en un comunicado.

Callamard dice que que la FIFA “sabía, o debía haber sabido” los riesgos para los trabajadores al adjudicar el Mundial en el país. La secretaria general acusa a la FIFA de “hacer la vista gorda” y no detener los “previsibles” abusos contra los derechos humanos. “No cabe duda de que la FIFA contribuyó a los abusos generalizados sufridos por las personas migrantes que trabajaron en Catar en proyectos relacionados con la Copa Mundial, y que van más allá de los estadios y los hoteles oficiales”, dice.

“La FIFA y Catar han fallado a los trabajadores migrantes, que han sido esenciales para la Copa del Mundo de 2022, pero todavía pueden proporcionar una compensación a los que fueron gravemente perjudicados y a las familias de los muchos que murieron”, dice Minky Worden, director de iniciativas globales de Human Rights Watch, en un comunicado. “La FIFA debería reservar inmediatamente los fondos necesarios para proporcionar una reparación adecuada y evitar el legado de una 'Copa del Mundo de la Vergüenza'”.

Según AI, la sección española de la organización envió cinco cartas al presidente de la Real Federación Española de Fútbol (RFEF), Luis Rubiales, pidiéndole que ejerza su influencia para prevenir la vulneración de los derechos humanos de los trabajadores migrantes de Catar en el próximo Mundial, pero sin obtener respuesta.

Preguntado hace dos semanas por las condiciones laborales en Catar, el presidente de la FIFA dijo que los trabajadores migrantes de las infraestructuras del Mundial de Fútbol de Catar se “enorgullecen de su duro trabajo”.

Reformas laborales, tarde y sin aplicarse

Según el informe de Amnistía, desde 2010 cientos de miles de personas migrantes han sufrido abusos contra sus derechos humanos mientras trabajaban en la construcción de las infraestructuras necesarias para albergar el Mundial. Entre los abusos recogidos, la organización subraya que la inmensa mayoría de la población migrante de Catar tuvo que pagar unas tasas de contratación ilegales que, de promedio, fueron de más de 1.300 dólares por persona para conseguir el trabajo y, antes de 2020, todas estas personas tenían restringida la capacidad de cambiar de empleo y de salir del país.

En 2021, una investigación publicada por The Guardian cifraba en más de 6.500 los trabajadores inmigrantes de India, Pakistán, Nepal, Bangladesh y Sri Lanka que murieron en Qatar desde que el país del Golfo fue nombrado organizador del Mundial de Fútbol en 2010.

Amnistía Internacional dice ahora en su informe que Catar ha introducido “importantes” reformas laborales para mejorar los derechos de los trabajadores, pero, según ellos, llegaron demasiado tarde y los abusos continúan “debido a su falta de aplicación”.

La organización considera que “incluso si esas reformas se implementaran ahora de manera efectiva, esto no niega las responsabilidades de la FIFA y las obligaciones de Catar para abordar y remediar los abusos laborales del pasado”. 

En respuesta a Amnistía Internacional, la FIFA dice que “ha tomado nota y está evaluando la propuesta” para establecer un programa de reparación. Además, en una carta enviada a AI, la Federación subraya que sí se habían tenido en cuenta las cuestiones relacionadas con los derechos humanos para la planificación del Mundial. “El comité de la candidatura pretende utilizar la competición como un instrumento para dar forma a un cambio social más amplio en Qatar”, dice la FIFA.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats