La presidencia de la Eucámara intenta impedir una intervención de Urbán por llevar una camiseta antirracista de los manteros

El eurodiputado de Anticapitalistas, Miguel Urbán, con la camiseta del sindicato de manteros de Madrid en el pleno de Estrasburgo.

"Señor Urban Crespo, por favor, respete el reglamento. Si lo respeta, podrá hacer uso de la palabra". Así se ha expresado este jueves el popular austriaco Othmar Karas, vicepresidente del Parlamento Europeo que en ese momento ordenaba los debates del pleno en ausencia del presidente, el socialista David Sassoli. Karas, del partido del canciller Sebastian Kurz, no firmante del Pacto Migratorio de la ONU. ¿Y a qué se refería con respetar el reglamento? Al mensaje antirracista de la camiseta del eurodiputado de Anticapitalistas, Miguel Urbán.

El debate versaba sobre la Agencia Europea de Asilo, y Urbán (La Izquierda) había acudido al pleno con una camiseta del sindicato de manteros de Madrid que rezaba: "Madrid será la tumba del racismo". Cuando Karas vio la camiseta, al inicio del debate, envió a un bedel de la Eurocámara a pedir al eurodiputado que se quitara la camiseta para poder hablar, cosa que Urbán no hizo por entender que no atentaba contra el reglamento.

Antes de Urbán, habían tomado la palabra portavoces de la extrema derecha, como Nicolas Bale, del partido de Marine Le Pen, en cuyo discurso había acusado a los refugiados de "venir a Europa a beneficiarse de sistemas económicos mejores, hay que ser valientes ante los migrantes clandestinos y devolverlos a sus países, hay que acabar con la avalancha hacia Europa".

"Si en la casa de la democracia europea no cabe el antirracismo, nos lo tenemos que hacer mirar", ha dicho Urbán en la tribuna, después de que el presidente en funciones de la Eurocámara le terminara dando la palabra, con varios turnos de retraso, después de las protestas de eurodiputados como el socialista Juan Fernando López Aguilar y la republicana Diana Riba, entre otros.

Karas se negó durante varios minutos a dar la palabra a Urbán, y comenzó a correr el turno, empezando por el popular José Ignacio Zoido. Pero terminó cediendo después de consultar con el personal de la Mesa del Parlamento Europeo.

Karas argumentó que el mensaje de la camiseta se equiparaba con una pancarta, prohibida por el reglamento de la Eurocámara. No obstante, es muy común en la Eurocámara las intervenciones de eurodiputados con camisetas con mensajes. Así, se está preparando una queja colectiva de varios eurodiputados socialistas, verdes y La Izquierda contra la actitud de Karas.

Los plenos del Parlamento Europeo en Estrasburgo son muy largos, y es habitual que el presidente Sassoli reparta con los vicepresidentes el orden de los debates. En este caso, el criterio de Karas ha estado a punto de dejar a Urbán sin tomar la palabra por llevar un mensaje antirracista en una camiseta.

Etiquetas
Publicado el
7 de octubre de 2021 - 17:24 h

Descubre nuestras apps

stats