La portada de mañana
Acceder
La negociación sobre la vivienda y la luz avivan la tensión en el Gobierno
Los datos no avalan el alarmismo por la variante Delta
Opinión - Las lágrimas de Garamendi, por Esther Palomera

Bruselas prevé que las primeras partidas de los fondos europeos empiecen a llegar en julio: 9.000 millones serían para España

Pedro Sánchez, presidente del Gobierno español; Emmanuel Macron, presidente francés; Angela Merkel, canciller alemana; Josep Borrell, Alto Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad y vicepresidente de la Comisión Europea.

Quedan semanas para que empiece a llegar el dinero. Prácticamente un año después del acuerdo político de los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea que alumbraron los fondos europeos de 750.000 millones de euros, las partidas pueden empezar a llegar a los países. Así lo han confirmado el vicepresidente económico de la UE, Valdis Dombrovskis; y el comisario de Finanzas, Paolo Gentiloni, ante las comisiones de Economía y Presupuestos del Parlamento Europeo.

"La previsión es que adoptaremos las primeras propuestas de decisiones en la segunda parte de junio", ha afirmado Gentiloni. Ua vez que sea aprobado por la Comisión Europea –para lo que dispone de dos meses–, la pelota pasa para el resto de socios en el Ecofin –para el que disponen de hasta un mes–. "La Comisión tiene dos meses para la evaluación. Intentaremos tener las primeras evaluaciones antes de finales de junio. Después depende del Consejo, que tiene un mes, pero podría acelerar un poquito la toma de decisiones", ha recordado Dombrovskis: "Las primeras propuestas de la Comisión se presentarán en la segunda mitad de junio. La idea es que haya una decisión en ejecución de la Comisión en un mes. No voy a entrar en pormenores respecto a la evaluación actual. En general podemos estar satisfechos con el trabajo realizado sin prejuzgar la evaluación de los planes individuales. Hay un buen equilibrio entre las inversiones y las reformas, y los objetivos verdes y digitales se van a lograr, en algunos casos con bastante margen. Los planes en general tienen una dimensión social bastante importante, con elementos de inclusión social e igualdad, y van a contribuir a la aplicación del Pilar Europeo de derechos sociales".

"En julio deberíamos poder realizar los primeros desembolsos, con un 13% de refinanciación", ha afirmado el vicepresidente comunitario a las preguntas de la socialista Eider Gardiazabal (S&D): "¿Se puede llegar a los [segundos] pagos para finales de año? Sí. Todo dependerá de que los Estados miembros hayan cumplido con los hitos y los objetivos. Esto es lo que determinará los siguientes pagos".

Los primeros pagos corresponden al anticipo del 13% que reciben los países cuando se aprueban sus planes, unos 9.000 millones en el caso de España, que tiene derecho a 140.000 millones del fondo de recuperación, entre transferencias y créditos prácticamente al 50%.

España entregó su plan de recuperación el 30 de abril, en el que solicita un total de 69.500 millones de euros en subvenciones, sin pedir aún la parte del crédito, que en principio reserva para el periodo 2023-2026. Para 2021, España espera recibir 25.000 millones.

España prevé destinar un 39% de los fondos a la transición ecológica, un 29% a la transformación digital, un 10,5% a la educación y la formación y un 7% a la I+D+i. Y Dombrovskis ha recordado que los países han logrado "un buen equilibrio entre inversiones y reformas" y que han respetado los objetivos de destinar al menos un 37% a transición ecológica y un 20% a transición digital.

En cuanto a las reformas, el eurodiputado de Ciudadanos Luis Garicano (Renew Europe) ha preguntado a los comisarios cómo van a controlar que las "reformas fakes" del plan español, según sus palabras. "Esas reformas son cruciales y los Estados miembros están intentando salirse de rositas con esas reformas falsas. ¿Qué van a hacer al respecto y cómo van a exigir verdaderamente esas reformas?". El vicepresidente Dombrovskis ha sido contundente: "La dotación de fondos dependerá de la aplicación de las reformas y del cumplimiento de esos objetivos". Es decir, sin reformas no habrá dinero.

"El reto principal al que nos enfrentamos ahora una vez que se aprueben los planes será ver si lo que se recoge en los planes se convierte en realidad y se hace en el plazo previsto.  Y a mí me parece que va a resultar difícil en el caso de algunos países. Los compromisos asumidos en los planes son de gran calado y la Comisión, junto con el Parlamento y el Consejo, estará ahí para evaluar esa posible aplicación y hacer un seguimiento de ella. Ese es el reto. Si lo que se recoge en los planes se lleva a la práctica".

A preguntas del eurodiputado de En Comú Podem, Ernest Urtasun (Verdes), el vicepresidente de la Comisión ha dicho: "Hemos tenido un diálogo muy intenso con todos los Estados miembros . Sólo quedan algunas excepciones que van a presentar los planes más adelante. Y sobre todos los planes que hemos recibido, en general estamos muy satisfechos".

El plan español se estructura en cuatro pilares: transformación verde; transformación digital; cohesión social y territorial; e igualdad de género. Incluye medidas en movilidad sostenible, eficiencia energética en edificios, energía limpia, competencias digitales, conectividad digital, apoyo al sector industrial y pymes, y vivienda social. Los proyectos del plan se centran principalmente en el período 2021-2023. El plan propone proyectos en las siete áreas emblemáticas europeas.

Los países de la UE que todavía no han ratificado la legislación para que la Comisión Europea emita deuda conjunta para financiar el fondo de recuperación –decisión de recursos propios– son Estonia, Irlanda, Hungría, Países Bajos, Austria, Polonia, Rumanía y Finlandia. Su aprobación por los 27 es imprescindible para que los fondos arranquen.

Etiquetas
Publicado el
10 de mayo de 2021 - 15:13 h

Descubre nuestras apps

stats