La portada de mañana
Acceder
El PSOE apela a la nueva posición del PP para llegar a pactos en políticas de Estado
La segunda ola, desde dentro de la UCI: "Pasan los meses y no vemos el final"
OPINIÓN | Picoletos novit curia, por Elisa Beni
Noticia de agencia

Noticia servida automáticamente por la Agencia Europa Press

Esta información es un teletipo de la Agencia Europa Press y se publica en nuestra web de manera automática como parte del servicio que nos ofrece esta agencia de noticias. No ha sido editado ni titulado por un periodista de eldiario.es.

España creció un 0,1% en el tercer trimestre, según el Banco de España

El PIB creció un 0,1% en el tercer trimestre, según el Banco de España

eldiario.es / EUROPA PRESS

MADRID —
  • Tras nueve trimestres de contracción, la entidad cree que el verano aportó el primer signo positivo a la evolución de la economía, aunque los expertos piden más factores para dar por acabada la recesión

El Banco de España cree que en el trimestre del estío la economía mejoró un 0,1% frente a los tres meses precedentes. El dato es una previsión ya que es el Instituto Nacional de Estadística el que dará la cifra definitiva las próximas semanas. La entidad y el INE divergen en ocasiones en una décima, lo que podría llevar al traste este pronóstico.

La recesión languidece, la crisis se mantiene con fuerza

La recesión languidece, la crisis se mantiene con fuerza

Según algunos expertos, un país entra en recesión técnica cuando acumula dos trimestres consecutivos de crecimiento negativo y sale de ella cuando muestra tasas positivas en un trimestre. Con el crecimiento del 0,1% registrado en el tercer trimestre, la economía española entra en positivo tras nueve trimestres de contracción y dice adiós a la llamada recesión técnica. Otros economistas aseguran que se deben dar muchos otros signos en la economía, como la creación de empleo, para que se den las condiciones necesarias para dar por finalizada una recesión.

La autoridad monetaria estima también un "pequeño avance" del consumo de los hogares en el tercer trimestre (+0,1%), en un entorno en el que la ocupación tuvo un comportamiento "algo menos contractivo", que podría haber contribuido a aminorar el ritmo de descenso de la renta disponible, a lo que también habría contribuido la "notable desaceleración" de la inflación a lo largo del verano.

"Con todo, el bajo nivel de renta, las todavía desfavorables perspectivas del mercado laboral y el elevado endeudamiento de las familias no permiten prever una recuperación sensible del consumo a corto plazo", subraya.

Paradójicamente, a la vez que apunta a este pobre y anémico nivel de consumo, también anima e insta a la moderación salarial. En su opinión, la tendencia de moderación salarial resulta de "vital importancia" para contribuir a que la "incipiente" recuperación de la actividad se traslade "con intensidad" a la creación de empleo.

A su vez, el Banco de España destaca que el empleo moderó sustancialmente su ritmo de descenso en este periodo, con una leve reducción intertrimestral del 0,1% (-3,1% en tasa interanual, 0,7 puntos porcentuales menos), lo que, de confirmarse, representaría la tasa "menos desfavorable" desde el inicio de la crisis.

El crédito pone el peligro la recuperación

En su informa, la entidad gobernada por Luis María Linde asegura que percibe "algunas fricciones" en la oferta de crédito que podrían estar actuando como "freno" a la recuperación económica en España, derivadas a los elevados costes de financiación de la banca española por la fragmentación de los mercados financieros en Europa.

Los mayores costes de financiación de las entidades financieras españolas influyen en sus clientes, por lo que se restringe por esta vía la concesión de financiación. Además, el Banco de España ha constatado que los elevados tipos de interés de la deuda pública, que tienden a moderarse, actúan como un "suelo" para la rentabilidad a partir de la cual las entidades considerarán ventajosa la concesión de crédito al sector privado. Esto es, los bancos no están dispuestos a prestar por debajo de la rentabilidad que les ofrece la deuda pública.

En su último boletín, el supervisor también ha subrayado que estas fricciones, también procedentes de los efectos de la crisis sobre la calidad crediticia de los prestamistas, inciden con mayor intensidad sobre las pymes. En este sentido, ha insistido en una serie de líneas de acción para potenciar la financiación hacia este segmento, como puede ser reforzar el papel del Instituto de Crédito Oficial (ICO) o simplificar el marco público de apoyo financiero a las pymes.

También ha abogado por acortar los procedimientos de insolvencias y flexibilizarlos, por facilitar mecanismos extrajudiciales de pago y por mejorar la aplicación de las provisiones legales que limitan los plazos de cobro de estas empresas, entre otras medidas.

No obstante, el Banco de España ha asegurado que se está produciendo una reasignación de la financiación a favor de los agentes más productivos y menos endeudados, con el fin de dotar de crédito a nuevos proyectos rentables de inversión. El supervisor ha recordado que la caída del crédito se explica en parte por el necesario desendeudamiento de las familias y las empresas.

En este contexto, el organismo liderado por Luis María Linde ha considerado que la mayor parte de actuaciones de política económica que tendría sentido plantearse para relajar las condiciones de financiación trasciende el ámbito nacional o tiene un radio de acción que va más allá del mercado de crédito, como medidas necesarias para completar el ajuste de los desequilibrios acumulados.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats