El exbanquero Jaime Botín paga la multa de 91,7 millones a la que fue condenado por el contrabando de un Picasso

Archivo - El banquero Jaime Botín (centro) acude al Juzgado de lo Penal número 27 de Madrid, donde comienza el juicio contra él, que está acusado de un delito de contrabando de bienes culturales por haber intentado sacar de España el cuadro de Picasso 'Ca

El exbanquero Jaime Botín ha pagado la multa de 91,7 millones de euros que le impuso la Justicia por un delito de contrabando. El expresidente de Bankinter sacó de España pese a la prohibición expresa del Ministerio de Cultura el cuadro Cabeza de mujer joven, un Picasso de 1906, valorado en 26,2 millones. Según ha publicado el diario Expansión, el empresario abonó la penalización económica hace unos meses con la esperanza de evitar así la pena de prisión de tres años a la que también fue condenado por este delito.

Interceptan un barco de Jaime Botín con un Picasso que tenía prohibido salir de España

Interceptan un barco de Jaime Botín con un Picasso que tenía prohibido salir de España

El juzgado número 27 de Madrid condenó a Botín en enero de 2020 a 18 meses de prisión y una multa de 52,4 millones, aunque un mes después, en una modificación de la sentencia, elevó la pena a tres años de prisión y la citada cantidad. El hermano del fallecido Emilio Botín alega además su edad (85 años) para ser destinado a un Centro de Inserción Social (CIS) y no a la cárcel.

El empresario defendió siempre que no hizo contrabando pues el cuadro "fue pintado en el extranjero" y allí habría tenido "su domicilio permanente", a bordo del Alix. Lo cierto es que Cabeza de mujer joven fue adquirido por Botín en la galería Marlborough Fine Art Ltd de Londres en 1977, pero el cuadro no fue elaborado allí. Pablo Picasso lo pintó hace más de un siglo en Gósol, un pueblo leridano que entonces no llegaba a los 800 habitantes, en la primavera de 1906.

La Junta de Calificación, Valoración y Exportación de bienes del Patrimonio Histórico Español aseguró en diciembre de 2013 que no existe una "obra semejante" en España por ser de las pocas que se conservan de la llamada "etapa Gósol". Con tales datos, la Audiencia Nacional confirmó hace cuatro años "que se trataba de un Bien de Interés Cultural que en ningún caso podía salir de España".

Botín conocía perfectamente el valor histórico del cuadro, por eso lo habría ocultado en su lujoso velero Alix con la ayuda de su capitán y se dirigía con él a Córcega, lugar desde donde tenía planeado volar hasta Ginebra.

Previamente, el acusado había intentado vender la obra a la prestigiosa casa de subastas Christie's, que lo pensaba sacar a la puja en su sede de Londres en febrero de 2013. Sin embargo, Botín necesitaba una licencia de exportación y, ante la imposibilidad de que el Ministerio de Cultura se la concediese, decidió dar un paseo marítimo a bordo del Alix acompañado del cuadro millonario.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats