La portada de mañana
Acceder
Qué está en juego cuando hablamos de la "derogación de la reforma laboral del PP"
Una familia con un hijo con brotes violentos, al límite por la falta de recursos públicos
Opinión - Más allá de los comités de aplausos, por Esther Palomera

Para aprender dale al ‘play’

Miguel Caballero, uno de los fundadores de la plataforma educativa Tutellus. / Foto: Tutellus

Tras una experiencia frustrante a la hora de formarse por Internet nace el germen de crear “una plataforma web donde aprender fuera sencillo, social y divertido”, cuenta Miguel Caballero, uno de los cofundadores de Tutellus junto a Javier Ortiz. Este amante de la física cuántica compró varios cursos online que sólo le ofrecían documentación para leer y luego empezó a ver vídeos formativos en Youtube y no aprendió mucho de aquello más que para querer crear su propia plataforma educativa.

En enero de 2012 lanzan Tutellus, una plataforma colaborativa de educación online exclusivamente en español en la que son los propios usuarios los que generan el contenido. A través de pequeños vídeos puedes aprender la materia que más te interese y si eres un profesional de alguna temática puedes compartir tu conocimiento y así ganar dinero en esta comunidad de medio millón de usuarios que está presente en 160 países.

Actualmente cuentan con unos 60.000 vídeos de todas las temáticas que van desde el yoga, pasando por Historia, programación, finanzas o marketing. A través de píldoras formativas de unos 5 ó 10 minutos el alumno va aprendiendo con el apoyo de servicios extra para mejorar el aprendizaje. “La base formativa es un conjunto de vídeos con servicios de la plataforma que fomentan la comunidad, como un servicio de preguntas y respuestas con el profesor y entre alumnos, un servicio de notas, de proyectos y quien quiera se puede programar la herramienta, incluso, para hacer exámenes”, cuenta Caballero. Para él, estos servicios son los que marcan la diferencia con ver vídeos en Youtube.

Conviértete en profesor

El usuario medio de Tutellus tiene entre 25 y 40 años, ha terminado de estudiar o ha empezado la actividad profesional y es consciente de que no se puede quedar atrás. Esta empresa -ubicada en Madrid- ofrece una microformación muy concentrada para ayudar a todo el mundo a que no pierda el hilo y esté al tanto de las últimas tendencias.

Si quieres ser profesor en esta plataforma educativa existe un canal de formación para ayudarte a preparar el curso, a comercializarlo, moverlo, y así poder sacar el máximo provecho de la plataforma. Caballero asegura que cualquiera que se lo curre un poco puede ser profesor y ganar dinero, como el caso de un niño de 11 años que enseña desarrollo web.

¿Cuánto cuesta un curso?

El precio de cada curso lo pone el profesor, dependiendo de su calidad, del tiempo y de la ley de la oferta y la demanda. Cada curso cuesta entre 5 y 200 euros. Asimismo, la plataforma tiene un producto especial que son los cursos que llevan asociados diplomas oficiales universitarios, con sus créditos ECTS correspondientes que cuestan 300 euros. Los profesores de estos cursos no son académicos sino profesionales que reúnen una serie de requisitos que llevan al equipo de la plataforma a tramitar dicho curso como diploma universitario y así el alumno recibe al finalizarlo un título universitario.

Para quienes están interesados en realizar varios cursos lanzaron este verano una tarifa plana para aprender lo que quieras. Uno de sus fundadores la define como un “Spotify educativo”, llamado Al Límite, que por 29 euros mensuales te permite hacer todos los cursos que te interesen.

Comunidad de estudiantes

Tienen muchos usuarios que intentan publicar cursos, por lo que tienen que ser muy cuidadosos con lo que permiten que se suba a la web, ya que puede haber gente que intente publicar un curso con vídeos de Youtube que no son suyos. Y al mismo tiempo tienen que ser muy rápidos, ya que hay miles de profesores intentando publicar cosas todos los días. Por lo que tienen una serie de mecanismos automáticos que ven el contenido, la calidad, buscan el origen del mismo en plataformas de vídeos en streaming y si pasa todos los filtros hay una valoración humana, donde comprueban que la materia que se enseña es la que se dice.

“No nos metemos en validar o valorar la calidad docente, será la comunidad de usuarios la que decida si tu curso es bueno o no mediante un sistema de ranking, puntuándote”, explica Caballero. Por tanto, si el alumno está contento y da buena referencias del curso será muy visible, si es al revés ocupará las últimas posiciones y no lo verá nadie. El equipo de Tutellus no es juez de nada, sino que es la propia comunidad de estudiantes la que decide si el producto es bueno o no.

Etiquetas
Publicado el
13 de octubre de 2015 - 22:32 h

Descubre nuestras apps

stats