Las comidas del alcalde de Trapagaran a costa del dinero público: alubiadas, mariscos, vino de 20 euros, puros y copas

Xabier Cuéllar, alcalde de Trapagaran

Para comer alubiadas, nécoras, cigalas, “txuletones” de hasta 75 euros, oreja, cordero asado, chipirones, zamburiñas, “almejas finas gallegos”, callos, patas de cerdo, pulpo a la gallega, revuelto de hongos o bacalao al pil-pil. Los alimentos venían regados con vinos tintos o blancos, algunos de hasta 20 euros la botella y de bodegas de prestigio como Heras Cordón, Piérola, Campillo, Pago de Capellanes o Ramón Bilbao. Después tocaba un postre, a veces tarta y otras valenciano, y, a continuación, siempre-siempre una copa de ginebra o un gin-tonic, o whisky, o cava, o un orujo, o coñac, o ron Legendario, o Cointreau. O incluso varias en un mismo día. A veces, para rematar el almuerzo, un puro ponía el broche, desde un Montecristo a cigarros de 16 euros la unidad. El alcalde del municipio vizcaíno de Trapagaran, Xabier Cuéllar (PNV), ha pasado al Ayuntamiento en concepto de dietas y gastos casi 40.000 euros desde que accedió al cargo en junio de 2011 y, en los tickets justificativos, a los que ha tenido acceso elDiario.es/Euskadi, consta cómo el regidor y sus invitados (concejales o empresarios, fundamentalmente) han cargado a las arcas públicas elevados consumos en restaurantes en comidas que en algunos casos se prolongaban hasta bien entrada la tarde en vista de la hora de expedición de las facturas.

El Ayuntamiento de Leioa contrató en 2019 a una empresa de su exconcejal de Cultura que ha sido condenado por corrupción

El Ayuntamiento de Leioa contrató en 2019 a una empresa de su exconcejal de Cultura que ha sido condenado por corrupción

La justificación de gastos es muy genérica en la mayoría de los documentos que ha presentado el alcalde para cobrar las dietas. En el caso del kilometraje, sí detalla la distancia recorrida en el mes y la cobra a 0,27 euros/km, aunque incluye desplazamientos dentro del término municipal que, en principio, no deberían serle devueltos. A partir de ahí, el resto son “Varios” u “Otros”. En cuanto a las comidas, son muchas en las que el gasto adicional en alcohol, postres, cafés o puros es mucho mayor que los propios menús. Asimismo, entre las facturas hay tres de compras no explicadas, aunque de muy poco dinero. Una es un gasto de 2,48 euros en comida para perros (el regidor tiene uno, según las fuentes consultadas), otra son 6,16 euros en helado de vainilla y otro producto de un supermercado de Eroski y la tercera suma 8,77 y son tomates, cebolletas y mézclum para ensalada. Hay facturas casi ilegibles por la tinta, hay otras rotas y hay muchas notas manuscritas. Las hay a nombre de alcalde, de “Xabier” o de “Javi”, como también se le conoce.

Este periódico se ha puesto en contacto con la Alcaldía de Trapagaran y no ha obtenido ninguna respuesta a la petición de información realizada. El mismo resultado han dado las gestiones con el PNV. Los nacionalistas gobiernan en coalición con el PSE-EE, el partido al que desalojaron hace una década. Las fuentes consultadas aseguran que harán un “análisis” detallado de la situación, pero no aventuran opiniones o decisiones. Los nacionalistas tienen seis escaños, los socialistas cinco, EH Bildu cuatro y la coalición de Podemos-IU-Equo 1. El alcalde de este municipio de 12.000 habitantes tiene una asignación de unos 60.000 euros anuales.

EH Bildu ya ha solicitado la dimisión de Cuéllar. “Se ha gastado casi 40.000 euros en comidas, tragos y gastos de desplazamiento”, sostiene la portavoz local, Elena Reyero. La coalición reclama también que “devuelva el dinero” no justificado. En este sentido, EH Bildu solicitó un informe jurídico sobre las dietas del alcalde en 2020. El secretario, Juan María Magro Sánchez, concluyó que en la documentación presentada por Cuéllar para cobrar el dinero “se observa el cumplimiento” de la normativa interna. “Es de destacar, asimismo, que no consta reparo alguno por parte del señor tesorero, lo cual garantiza el cumplimiento normativo referido”, se incide. Y se remarca que sería “legalmente improcedente” plantear una devolución de unas cantidades abonadas correctamente.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats