Donostia aprueba la creación de un observatorio LGTBI en vísperas de la celebración del Orgullo

El Kursaal de San Sebastián iluminado con la bandera LGTBI.

El pleno del Ayuntamiento donostiarra ha aprobado este jueves, a cuatro días de la celebración el próximo lunes del día del Orgullo, la creación de un observatorio LGTBI en la ciudad. La propuesta, presentada por Elkarrekin Donostia, ha contado con el respaldo de todos los grupos, e incluirá la habilitación de un teléfono de atención ciudadana para asesoramiento y acompañamiento, además del compromiso de sistematizar una recogida de datos que permitan la elaboración de diagnósticos e informes.

La portavoz de la formación morada, Aitzole Araneta, ha sido la encargada de defender la propuesta y ha empezado su intervención recordando las últimas agresiones homófobas y tránsfobas registradas en diferentes puntos de Euskadi: el ataque que sufrió Ekain, el joven de Basauri, a manos de 13 personas, el pasado 8 de junio, otra agresión de corte homófobo registrada en Zornotza el pasado sábado, y la aparición en un colegio de Vitoria de pintadas contra el colectivo.

Estos ataques demuestran, según ha defendido Araneta, que "no estamos aún en una sociedad libre de comportamientos de este tipo" y que para erradicarlos "es importante contar con recursos que recojan y sistematicen las denuncias y discriminaciones que se pudieran dar en la ciudad por motivos de orientación, identidad o expresión sexual".

"Además, están sucediendo en fechas significativas. En pleno mes del Orgullo, que rememora una fecha en la cual, frente al odio, se inició un camino imparable para ensanchar los márgenes de autonomía y de libertad, independientemente de quiénes seamos o a quién deseemos", ha añadido Araneta.

No obstante, la portavoz de Elkarrekin Donostia, quien siempre ha reconocido abiertamente su transexualidad, también ha querido dejar claro que más allá de las denuncias y del hartazgo del colectivo ante la violencia, su objetivo era defender la propuesta con un tono "propositivo" y situar a Donostia al mismo nivel que otras ciudades, como Vitoria o Barcelona, que cuentan con observatorios LGTBI.

La propuesta incluía cuatro puntos y si bien los tres principales han salido adelante -la creación de un teléfono específico para la atención a personas del colectivo, la recogida de datos sistemática que permita la elaboración de informes que a su vez contribuyan o sustenten el diseño de programas de atención integral futuros y que el tejido asociativo también pueda tener un lugar en la Casa de las Mujeres-, el último no ha sido aprobado. Este último punto planteaba la elaboración de un estudio que garantizase en un futuro un plan de inserción socio-laboral de personas en situación de transexualidad. Y no ha sido aprobado porque la concejal de Igualdad, Ane Oyarbide (PSE-EE), ha explicado que no había presupuesto suficiente para financiarlo.

Etiquetas
Publicado el
24 de junio de 2021 - 20:02 h

Descubre nuestras apps