Euskadi mantiene la clausura de los locales de juego en municipios en alerta roja a pesar de la reapertura de la hostelería ordenada por la Justicia

Un bar de Vitoria recibe a sus primeros clientes este miércoles.

Tras el varapalo judicial que ha permitido la reapertura en Euskadi de la hostelería en las localidades en alerta roja por alta transmisión comunitaria de la COVID-19, el Gobierno de Iñigo Urkullu ha decidido agarrarse a los resquicios no anulados por la resolución judicial del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco cuyo ponente ha sido el polémico Luis Garrido -"Los epidemiólogos son médicos de familia que han hecho un cursillito"- para mantener cerrados en esos municipios los salones de juego y prohibida la actividad deportiva escolar y federada. Algunos colectivos afectados por estas restricciones ya han anunciado recursos para tratar de ganar la partida al Ejecutivo e incluso -en el caso de una plataforma a favor del deporte escolar- han contratado al mismo abogado que los hosteleros que recurrieron la clausura de bares y restaurantes.

El mapa rojo, según estos cambios, se queda en 56 municipios. La caída generalizada de la tasa de incidencia ha hecho que 33 municipios hubiesen podido reabrir la hostelería desde este viernes incluso sin auto judicial, entre ellos algunas localidades de gran tamaño como Barakaldo, Hernani, Llodio o Portugalete. En la lista, en cambio, continúan las tres capitales, Bilbao, Vitoria y Donostia por orden de mayor a menor tasa de contagios. Además, cuatro municipios más pequeños han pasado a nivel rojo en estos días: Bergara, Oñati, Zaratamo y Zegama. Se pueden consultar todos ellos en el mapa interactivo.

El Gobierno de Urkullu ya se ha mostrado molesto por verse privado de una herramienta automática para controlar unos espacios en los que se producen contactos sociales y en algunos momentos sin mascarilla. Este viernes se reunirá la mesa de crisis de la emergencia sanitaria (denominada Labi) para valorar las medidas en vigor y posibles cambios. Fuentes del Ejecutivo asumen que será complicado reconstruir el sistema demolido por la Justicia y tampoco creen que haya que buscar una "venganza" con otra solución drástica. Juega a favor que el pico de la que ha sido la cuarta ola en Euskadi parece haber quedado atrás en cuanto a número de positivos y que del centenar de localidades en alerta roja se ha pasado a casi la mitad en una semana, con visos de que Vitoria y Donostia puedan pasar también a nivel naranja en pocos días.

La positividad baja del 5% pero la UCI sigue llenándose más y más

De hecho, este jueves el Servicio Vasco de Salud (Osakidetza) ha notificado por vez primera desde el 23 de diciembre una positividad inferior al 5%, que ya para la Organización Mundial de la Salud (OMS) constituye un indicativo de menor transmisibilidad aunque Europa y la propia Euskadi habían optado por ser más conservadores y bajarla hasta el 3-4%. Los nuevos contagios aparecidos en las últimas 24 horas son 684 y la tasa de incidencia general cae a 564 (desciende un 15% en siete días). El R0 -que mide los casos que origina cada positivo- sigue en parámetros de seguridad, 0,83. Por territorios, han aparecido 386 casos entre vizcaínos, 187 entre guipuzcoanos y 100 entre alaveses, así como 11 de personas de fuera o sin residencia conocida.

El problema es que la caída de positivos no se está reflejando aún en los hospitales. Al contrario. La UCI vuelve a registrar un máximo de ocupación en toda la segunda fase de la pandemia -iniciada en agosto- y hay 167 casos críticos de COVID-19. Es el 48% de las 348 camas habilitadas, sin contar a los enfermos con otras patologías. Son 679 los hospitalizados totales, 70 de ellos ingresados en la última jornada. No se detalla si se han producido fallecimientos después de que la semana pasada se alcanzasen los peores registros del pico de noviembre-diciembre.

En cuanto a los centros escolares, son 119 los que tienen casos de coronavirus. Uno de ellos, la escuela El Carmen de Vitoria, lleva cerrada del todo desde el lunes. En los otros 118 se mantiene parcialmente la actividad pero hay 202 aulas clausuradas, que son el 1,15% del total de la red no univesitaria. La única franja de edad en la que la pandemia no desciende con claridad son los menores de 18 años, singularmente los adolescentes de 13 a 16. 73 de los 684 nuevos positivos se han dado en este tramo.

Etiquetas
Publicado el
11 de febrero de 2021 - 13:22 h

Descubre nuestras apps

stats