Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
El Gobierno carga contra el PP por el recibimiento de Ayuso a Milei
Un juez conservador, seis folios y una “hipótesis” para resucitar la causa contra Oltra
Opinión - Una medalla fake para Milei. Por Esther Palomera

“Escapamos de la secta del bipartidismo decadente y del nacionalismo”

El portavoz de Ciudadanos en Euskadi, Nicolás de Miguel.

Aitor Guenaga

El portavoz en Euskadi de Ciudadanos, Nicolás de Miguel, aboga por el cambio tranquilo también en Euskadi y asegura que su partido no entrará como un elefante en cacharrería. Define a su partido como “constitucionalista y de centro” y se muestra partidario de modificar la Ley de Territorios Históricos y de unificar las tres Haciendas forales en una sola. Sobre pactos no hace ascos a nada, pero siempre con el programa por delante: “en base a programas y a ideario, que no ideología, eso sí”.

En verano cumplirá 52 años. Trabaja en Osakidetza y aunque nació en San Sebastián -es candidato a alcalde por esta ciudad- reivindica su navarrismo. Desmiente que sean el “recambio” del PP, como les acusa Podemos, y niega rotundamente que al presentarse en Álava estén beneficiando al nacionalismo: “Cuando el PP dices esas cosas es porque le estamos mordiendo en su electorado, no hay duda”, apunta.

¿Qué tal ha ido la convención municipal nacional?

Venimos con una sensación muy buena. La gente está con muchas ganas, envuelta en una atmósfera de optimismo, pero también con un nerviosismo lógico derivado de la responsabilidad. Hay que gestionar todo esto y no fallar.

Parece que ahora todo el mundo se ha enzarzado con las propuestas económicas de Ciudadanos, desde Mariano Rajoy hasta Pablo Iglesias, de Podemos.

De repente nos hemos convertido en el objetivo a batir. Y no nos lo esperábamos, de repente el bipartidismo, el PSOE, el PP, incluso Podemos como si estuviéramos compitiendo en la recta final.

Es como si se hubiese pasado la página del bipartidismo y las dos fuerzas emergentes estuvieran peleándose por ver quién lidera este país.

De la noche a la mañana. Así está el populismo emergente este de Podemos y el bipartidismo decadente. Pero son torpes y con una crítica muy facilona y tosca. En fin, que sigan atacándonos de esa manera. Y nos vendrán más votos de PP-PSOE y de Podemos. Yo no vengo aquí a poner a los demas verdes, en todo caso a sacar los colores cuando hay que sacarlos, pero no por sistema. Y siempre de una forma sosegada y tranquila.

Detectan cierto nerviosismo, imagino.

Absoluto. Están desorientados y como dando palos de ciego. Nerviosismo porque nos ven como sus adversarios y desconcierto porque no están preparados para un proyecto moderno como el nuestro. Nos sitúamos en ese espectro de centro sensato, de la gente templada.

En Euskadi son unos recién llegados; ¿cómo están construyendo el partido y las candidaturas?

No somos tan recién llegado como la gente cree. Llevamos ya un año, desde las europeas pasadas, aunque de una forma muy débil, todo hay que decirlo. La organización ha empezado a tomar músculo después del verano. Y desde las andaluces esto ha sido un aluvión. Hemos tenido que parar porque no dábamos abasto con todo el tema de las elecciones y los plazos que teníamos para hacer las candidaturas.

¿Y qué gente se ha ido acercando al partido desde el verano aquí?

Pues la gente que se afilia o colabora con nosotros responde a un perfil que no es homogéneo: más urbano, mucha gente de profesiones liberales como abogados, ingenieros, arquitectos, mucho economista, algún humanista como yo mismo, y luego de clase trabajadora, sector servicios... hasta camareros. Pero el denominador común es que la mayoría tiene un nivel de estudios alto, gente preparada, vaya. Hablo a nivel cultural y de formación, no económico. Clase media trabajadora. Y la mayoría no quiere dedicarse profesionalmente a la política, que está muy bien, eso es bueno, porque tienen su trabajo.

Imagino que han tenido que hacer las candidaturas a toda prisa.

Ya avisamos de que solo nos íbamos a presentar en aquello sitios donde tuviéramos equipos solventes. Y es lo que vamos a hacer, podíamos habernos presentado por mas sitios, pero hemos preferido hacerlo de esta manera.

¿En dónde se presenta Ciudadanos el 24-M además de en las tres capitales y en Juntas Generales?

En Gipuzkoa, aparte de Donosti, nos presentamos por Irun; en Álava nos presentamos en todas las circuscripciones para Juntas y ademas de Vitoria, con Rodrigo Zamora, presentamos candidatura en La Guardia. En Bizkaia, nos presentamos en todas las circunscripciones salvo en el Duranguesado, y aparte de Bilbao, con David Pasarin, vamos por Ermua y Getxo.

Algunas cosas no han gustado nada aquí del discurso de Albert Rivera, por ejemplo su propuesta de acabar con las diputaciones o con el Concierto Económico. Parece que están reñidos con la foralidad.

Se ha ido al trazo grueso y no al matiz. Sin en Europa abogamos por una fiscalidad única y por una unión política, sería incoherente y absurdo que no lo predicásemos también para nuestro país. Pero todo tiene sus tiempos, no se trata de entrar como elefante en cacharrería. Cuando decimos que vamos a eliminar las diputaciones, nos referimos a las de régimen común. En Euskadi, para hacer una cosa de esas habría que hacer antes unas reformas profundísimas. Estamos hablando de cosas serias y somos un partido muy serio. Por eso hablamos de medidas progresivas. El primer paso sería la unificación de la Hacienda vasca. Habría que pensar en modificar de arriba a abajo la Ley de Territorios Históricos. No tenemos ningún miedo a hincarle el diente a esa reforma. No tenemos tabúes. Y habría que modificar también la ley electoral autonómica, que es totalmente medieval. Pero para llegar a ello hay que hacer el camino con cabeza y tiento. Pregonamos un cambio sensato, no un cambio rupturista. Somos un partido constitucionalista y de centro. Tenemos un proyecto común para todos los españoles y para los vascos en España porque no entendemos Euskadi sin España y Europa.

Por pura logica electoral, Álava parece el territorio idóneo para crecer y lograr ediles en Vitoria y junteros en la provincia, aunque parten de un nivel muy bajo: 1.054 votos en las europeas en Vitoria.

Tenemos un buen equipo para el ayuntamiento y para las Juntas Generales. Pero también en los otro dos territorios. Además, la afiliación está muy proporcionada, está creciendo de manera homogénea en las tres provincias.

Le decía lo de Álava porque el PP reconoce que Ciudadanos tiene cierto recorrido, aunque le falta “proyecto, equipo y propuestas”.

Eso no es cierto.

Y Javier de Andrés, el candidato a la reelección a diputado general por el PP, hablaba de que la salida de Ciudadanos en Álava beneficiaba al nacionalismo.

¡Qué disparate! Nosotros nos dirigimos a una ciudadanía mucho más amplia que todo eso. La gente que se nos aproxima es gente muy moderada, sensata, que a veces ha votado PSOE, PP o nada; tenemos mucha gente de la abstención. Incluso gente que ha votado PNV o ha tenido responsabilidades en ese partido: ese PNV urbano, no doctrinario, que vota más pensando en la gestión y en la seguridad que en la identidad. !Mira si somos transversales! Cuando el PP dices esas cosas es porque le estamos mordiendo en su electorado, no hay duda. La gente ve en nosotros una cosa muy importante: ve ilusión, además de propuestas. Y nos lo creemos, que yo hoy me he levantado a las cinco de la mañana para ir a trabajar en el hospital, en Osakidetza.

Pues Pablo Iglesias, de Podemos, dice que son el “recambio” del PP

No somos recambio de nada, sino un cambio desde la sensatez. Eso no es así. Quremos un cambio profundo de nuestro sistema, pero desde la reforma, no desde la ruptura.

Y en el tema de pactos, ¿cómo se va a comportar Ciudadanos? Euskadi va a hacia fragmentación política.

Pues salvo con Bildu, por razones obvias, estamos aquí para llegar a acuerdos y hacer la vida a la gente más fácil, no para generarles problemas. En base a programas y a ideario, que no ideología, eso sí. No vamos a ser el bastoncito de nadie. Los estudiaremos caso por caso y que sean pactos que redunden en beneficio de toda la ciudadanía y no solo de una parte. Hay que gobernar para todos, se han acabados las sectas y los dogmas. Sin renunciar a lo mejor de la socialdemocracia y del liberalismo. Hay que coger lo mejor de cada casa, como decía mi madre.

Etiquetas
stats