Gobierno y diputaciones acuerdan un protocolo para las residencias vascas que combine seguridad con más visitas y salidas de los mayores

La consejera de Salud, Gotzone Sagardui, este martes

La nueva consejera de Salud, Gotzone Sagardui, ha presentado este martes una actualización del protocolo de respuesta a la COVID-19 en las residencias vascas y que persigue combinar la prevención de nuevos contagios en un ámbito especialmente sensible -son ya casi 700 las personas fallecidas desde que lo hizo Esteban a primeros de marzo, un interno de un centro de Vitoria- con más visitas y salidas para garantizar igualmente el bienestar de los mayores y un "final de vida digno". Sagardui ha matizado, en todo caso, que serán las diputaciones las que deberán aprobar a lo largo de esta semana tres decretos para recoger las nuevas medidas, ya que son ellas las que gestionan estos centros. Ha asegurado que se trata de un acuerdo entre el Gobierno vasco y las instituciones forales.

Euskadi interpreta que ha dejado atrás el pico de la segunda ola y asegura no tener activos "focos importantes"

Euskadi interpreta que ha dejado atrás el pico de la segunda ola y asegura no tener activos "focos importantes"

Visualización a pantalla completa en este enlace

Es un protocolo "riguroso" y a la vez "humano", ha repetido en varias ocasiones Sagardui, que en el pasado fue gestora de una residencia pública de la Diputación de Bizkaia en Leioa. Se trata de "conjugar las medidas de control y aislamiento" con la "necesidad" que tienen los mayores de recibir visitas o realizar algunas salidas en el entorno cercano con "familiares y amistades" o incluso a algún domicilio para un encuentro familiar. Se limitará la "socialización excesiva" pero "dentro de lo razonable". Según Sagardui, el estado de alarma fue "especialmente doloroso" en las residencias y ha añadido que si se permiten válvulas de escapa en el ocio para el conjunto de la sociedad han de extenderse también a las residencias. "Cariño y acompañamiento por encima de cualquier circunstancia. Condiciones de seguridad elevadísimas, pero también dignidad", ha dicho la titular de Salud.

Según los últimos datos de Gipuzkoa y Álava, hay un fallecido más en los centros de mayores en las últimas 24 horas, el único interno contagiado en Mizpirualde, en Bergara. En ese territorio hay 61 casos activos entre los mayores, por 228 de Bizkaia y alrededor de 67 en Álava, donde ha aparecido el último brote, el de la residencia Orobidea de Murgia, con 9 infectados. La Diputación de Gipuzkoa ha comunicado también que habilita un nuevo centro de referencia para aislar casos leves de COVID-19 que amplíe la actual capacidad del ala cedida en el hospital de Eibar, con 56 plazas. El lugar elegido es la residencia San José de Ordizia, que ha estado cerrado por obras desde junio después de una dura primavera en la que se produjeron 25 decesos entre los internos. En la primera ola, la sede de la Cruz Roja en Donostia ejerció estas funciones.

La consejera Sagardui no ha proporcionado datos concretos sobre las residencias de Euskadi y ha delegado en las tres diputaciones la comunicación de las novedades. Eso sí, desde la prudencia, ha indicado que la tendencia "favorable" que se da en el conjunto de la sociedad -las autoridades sanitarias interpretan que se ha superado ya el pico de la segunda ola- se empieza a apreciar también en los centros de mayores. 75 de las 694 muertes se han producido desde agosto, cuando empezaron a dispararse los casos de nuevo.

Etiquetas
Publicado el
22 de septiembre de 2020 - 13:30 h

Descubre nuestras apps