La portada de mañana
Acceder
La Palma, una isla oceánica que creció a fuerza de erupciones
El Tribunal Supremo aborda los mayores fraudes de ERTE durante la pandemia
Chueca responde al odio contra el colectivo LGTBI: "Nunca había visto esta provocación"

Actuaciones penales contra 12 personas, una de ellas veterinario, por sacrificar a 46 perros

Guardia Civil investigando los restos

La Guardia Civil ha abierto diligencias penales a 12 vecinos de la comarca de Tierra de Barros como presuntos autores de delitos de maltrato animal, uno de los cuales es un veterinario que se enfrenta también a un delito de falsificación documental, por el sacrificio de 46 perros en los últimos tres años.

La investigación se inició el pasado mes de agosto cuando el Servicio de Protección de la Naturaleza (Seprona) de la Guardia Civil de Hornachos tuvo conocimiento del hallazgo del cadáver de un perro de raza galgo en avanzado estado de descomposición, junto a un saco lleno de restos óseos, en un olivar cercano al paraje de San Isidro, término municipal de Ribera del Fresno.

Con el microchip del animal se pudo identificar al propietario, un vecino de ese municipio, que contó a los agentes que había sacrificado al perro al no satisfacer sus expectativas para la actividad de la caza, mediante eutanasia practicada por un facultativo veterinario.

Sospechas

Tras enviar el cadáver del animal y el resto de evidencias recogidas en el lugar al Departamento de Medio Ambiente del Servicio de Criminalística de la Dirección General de la Benemérita para su análisis, los agentes sospecharon que era una práctica habitual de algunos propietarios de animales, que además contaban con la colaboración de un facultativo veterinario de la comarca.

En la investigación pudieron averiguar la identidad de otras 10 personas, vecinas de diferentes municipios de la comarca, que dieron de baja un total de 46 perros de caza de corta edad, en su mayoría galgos, que supuestamente fueron sacrificados siendo animales sanos, sin motivo que justifique su sacrificio de forma legal.

Posteriormente se comprobó que el sacrificio lo realizaba el mismo veterinario mediante una mala praxis, ya que administraba la eutanasia sin aturdimiento previo de los animales e incluso fuera del centro veterinario.

También se detectó que dicho facultativo falseaba la causa en el registro de la baja de los animales como enfermedad o accidente en vez de como eutanasia, para ocultar la actividad ilegal que realizaba.

Las diligencias instruidas a los doce investigados han sido puestas a disposición de los juzgados de instrucción de Villafranca de los Barros.

Etiquetas
Publicado el
3 de diciembre de 2019 - 21:58 h

Descubre nuestras apps