La Junta se reúne hoy con el presidente del Tajo tras recibir críticas por los desembalses hidroeléctricos

Olga García, consejera de Transición Ecológica y Sostenibilidad, en un debate la semana pasada en la Asamblea de Extremadura

JL


0

Las críticas a los desembalses en los pantanos extremeños del Tajo para producir electricidad en plena sequía, han llevado al Ministerio de Transición Ecológica y a la Junta a concertar un encuentro de nivel entre la consejera extremeña de Transición Ecológica y Sostenibilidad, Olga García, y el presidente de la confederación hidrográfica, Antonio Yáñez.

La cita es a las cinco y media de la tarde este martes en la sede de la Consejería en Mérida, y a ella se desplaza desde Madrid el presidente del Tajo para hablar de la situación de la cuenca.

No ha bastado el encuentro que para el mismo tema reunió el pasado día 12 en Madrid al director general extremeño de Sostenibilidad, Jesús Moreno, y directivos de la confederación hidrográfica.

Una vez acabadas las lluvias, escasas, de marzo-abril, los pantanos han empezado a perder agua pero los extremeños de la cuenca del Tajo en mayor cantidad debido al aprovechamiento hidroeléctrico por parte de Iberdrola en Valdecañas, Torrejón Tiétar, Alcántara (estos dos últimos afectan de lleno al parque nacional de Monfragüe) y Cedillo.

Algo que ha sido criticado particularmente por Unidas por Extremadura o Partido Popular, en el primer caso con reproche extendido también a Iberdrola, o por la Asociación de Amigos de Monfragüe.

Políticamente es un apuro para la Junta dado el descontento social por los precios de la luz en general, y por el hecho de que la energía producida de forma hidroeléctrica, que es más barata, se cobra luego a precio de la más cara, el gas, por un complicado sistema de cálculo de precios, tildado de “perverso”; un apuro político que se produce además en año preelectoral pues en 2023 habrá elecciones autonómicas.

Aunque esos cuatro pantanos mencionados son principalmente de uso hidroeléctrico, con poca relevancia en general para el riego agrario, las críticas políticas no han dejado de manejar ese factor, añadiendo los de suministro a las poblaciones, y el ambiental, un perjuicio este último que ya sufrió el año pasado el parque nacional de Monfragüe.

PP: “Las compañías eléctricas se están forrando”

En un debate sobre el particular la semana pasada en el Parlamento regional, la consejera extremeña Olga García informó que se había dirigido a la vicepresidenta tercera del Ejecutivo central, Teresa Ribera, “para advertir sobre las potenciales consecuencias negativas de los desembalses sobre el abastecimiento y sobre los ecosistemas”.

“Todos tenemos que arrimar el hombro y no aprovechar para confundir y sobre todo para alarmar”, respondía García al diputado del PP Bibiano Serrano, y añadía que la energía hidroeléctrica producida en Extremadura de enero a abril “ha sido un 63 % inferior a la del mismo periodo de 2021”; otras fuentes apuntan que en las últimas semanas sin embargo Iberdrola ha triplicado la actividad de sus turbinas.

Bibiano Serrano reprocha que los regantes extremeños dejarán de sembrar 6.000 hectáreas de tomate, 16.000 de arroz y más de 14.000 de maíz mientras las compañías eléctricas “se están forrando” con la “benevolencia” del Ejecutivo regional, al que ha acusado de ser “incapaz” de frenar un desembalse.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats