Los dos ayuntamientos fusionados por Feijóo para superar los 5.000 habitantes están a punto de bajar de ese límite

Escenificación de la fusión de los ayuntamientos coruñeses de Oza dos Ríos y Cesuras y evolución de su población

Fue el " target="_blank">gran anuncio del último debate de política general del primer mandato de Feijóo al frente de la Xunta, en marzo de 2012, y un año más tarde se consumaba. La fusión de los ayuntamientos coruñeses de Oza dos Ríos y Cesuras era presentada por los populares como un ejemplo pionero a nivel estatal de la según ellos necesaria reforma de la planta municipal gallega, mientras que a nivel local se publicitó, entre las ventajas de la unión, que la suma de los dos municipios permitiría superar los 5.000 habitantes, nivel a partir del cual los ayuntamientos reciben más dinero de la hacienda estatal. Sin embargo, según las últimas cifras de población, que acaban de hacerse oficiales a través del Boletín Oficial del Estado (BOE), en 2019 el nuevo ayuntamiento de Oza-Cesuras cayó hasta los 5.101 habitantes.

Solo siete municipios gallegos tienen más nacimientos que defunciones

Solo siete municipios gallegos tienen más nacimientos que defunciones

También sigue perdiendo población la otra fusión de ayuntamientos impulsada en estos años, la de Cerdedo-Cotobade, pero en su caso algo más lejos de perder el nivel de los 5.000 habitantes, en concreto 5.699 según las últimas cifras oficiales. Una tendencia, la de la pérdida de población, que es la dominante en la mayor parte de Galicia, de forma que solo 42 de los 313 ayuntamientos han ganado población en la última década. Sin embargo, en el caso de Oza-Cesuras y Cerdedo-Cotobade la pérdida de habitantes puede tener el efecto de devolver en pocos años a los dos municipios a la situación previa a sus fusiones en cuanto a los ingresos que perciben del Estado.

Los ayuntamientos participan de los impuestos recaudados por el Estado en función de su población, aplicándoseles un coeficiente multiplicador en función del nivel en el que se encuentran. Así, ese coeficiente es 1,00 para los ayuntamientos con menos de 5.000 habitantes, pero aumenta a 1,17 para los que superan esa cifra, a 1,30 para los de más de 20.000 habitantes y a 1,40 para los de más de 50.000. Ese hecho, el de que la suma de los habitantes de Oza dos Ríos y Cesuras pudiera superar las 5.000 personas y así recibir más fondos estatales, fue uno de los argumentos empleados para impulsar la fusión en 2013, al igual que la de Cerdedo y Cotobade en 2016.

La fusión no pudo impedir la tendencia de pérdida de población de ese tipo de ayuntamientos rurales del interior de Galicia. En el caso de Oza-Cesuras, a un ritmo de medio centenar de habitantes cada año que podría hacerlo bajar del nivel de los 5.000 habitantes en apenas un par de años más. La tendencia es similar, e incluso más acelerada, en el caso de Cerdedo-Cotobade, pero con unas cifras aún lejanas de ese nivel de los 5.000 habitantes. Si en el caso de Oza-Cesuras la pérdida de población desde la fusión es de un 4,4%, en el de Cerdedo-Cotobade aumenta hasta el 6,1%.

Etiquetas
Publicado el
20 de enero de 2020 - 08:24 h

Descubre nuestras apps

stats