La Unesco alerta del aumento de los ataques contra periodistas que cubren protestas: acoso, detenciones y 10 asesinatos desde 2015

Enfrentamiento entre la policía y manifestantes durante una protesta contra el racismo en Estados Unidos.

En los últimos años se ha desatado una ola de protestas alrededor del mundo. Junto a ellas, se ha producido una escalada notable de ataques contra la prensa. Desde 2015, al menos diez periodistas fueron asesinados mientras cubrían manifestaciones y 15 sufrieron graves lesiones por el uso de munición o balas letales, según el Observatorio de Periodistas Asesinados de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, Ciencia y Cultura (Unesco).

El organismo ha recopilado en un informe 125 situaciones de ataque o arresto a periodistas que se encontraban cubriendo protestas en 65 países, entre el 1 de enero de 2015 y el 30 de junio de 2020.

Según el documento, publicado este lunes, cientos de periodistas han sido acosados, golpeados, intimidados, arrestados, vigilados y secuestrados en todo el mundo, además de haber sufrido la destrucción de sus equipos, mientras intentaban cubrir protestas. Otros han sido incomunicados, humillados, asfixiados y recibieron disparos, tanto de munición no letal como de munición viva. La mayoría de los ataques fueron efectuados por la policía y las fuerzas de seguridad y han sido pocos los casos en que las autoridades del país tomaron medidas correctivas.

De los casos documentados por la organización internacional, 15 ocurrieron en 2015, 16 en 2016, 21 en 2017, 20 en 2018, 32 en 2019 y 21 solo en la primera mitad de 2020, lo que, indican, muestra una clara tendencia creciente en el número de ataques sufridos por los periodistas que cubren protestas.

"Las cifras que se incluyen en este informe dan cuenta de que aún queda mucho por hacer, e instamos a la comunidad internacional y a todas las autoridades pertinentes a asegurar que se respeten estos derechos fundamentales", afirma Audrey Azoulay, directora general de la Unesco. La organización sostiene, además, que en la mayoría de los casos de ataques contra los reporteros que cubren protestas, la impunidad ha seguido siendo la norma.

Al menos 10 periodistas asesinados

Elidio Ramos Zárate era periodista el diario El Sur. Se encontraba cubriendo protestas y enfrentamientos mientras fue abatido de un disparo en 2016 en la ciudad de Juchitan de Zaragoza, en el estadomexicano de Oaxaca. Es uno de los al menos diez profesionales de la comunicación asesinados mientras trabajaban en protestas, de acuerdo con el informe. Lo mismo le pasó a Yaser Murtaja, herido de muerte por un disparo cuando cubría protestas palestinas en la frontera con Israel en 2018. O a Ángel Eduardo Gahona, al que dispararon durante la transmisión en directo para su programa de noticias de la televisión local, este de Nicaragua.

El informe también recoge los casos del operador de cámara Ferzat Jarban, la escritora Lyra McKee, el reportero Precious Owolabi, los reporteros Ahmed Abdul Samad y el operador de cámara Safaa Ghali, el fotógrafo Ahmed Muhana al-Lami o el periodista Alex Ogbu.

Las periodistas están más expuestas a las amenazas de violencia sexual

Las mujeres que trabajan en los medios de comunicación están más expuestas a las amenazas de violencia sexual y violación. Según una encuesta realizada por la Fundación Internacional de los Medios de Comunicación de las Mujeres y el Instituto Internacional de Seguridad de las Noticias, el 26% de las mujeres informaron de que sufrieron violencia física mientras cubrían protestas, concentraciones y otros eventos públicos.

En uno de los casos que recoge el informe, una periodista vio cómo los manifestantes rodeaban su coche mientras amenazaban con violarla durante una protesta de los Chalecos Amarillos. En otra ocasión, dos mujeres periodistas y un compañero masculino fueron arrestados por las fuerzas de seguridad, pese a exhibir sus credenciales, con la excusa de que habían violado una orden de toque de queda. Una vez arrestadas, las mujeres habrían sido obligadas a desnudarse y fueron humilladas por los oficiales, quienes hoy enfrentan una denuncia por violencia sexual.

La Unesco también destaca la discriminación que sufren los periodistas racializados. Durante las protestas por la muerte de George Floyd en Estados Unidos, un periodista afrolatino fue arrestado por la policía mientras a sus compañeros blancos se les permitió seguir informando. El periodista declaró que los tratos fueron “muy distintos”.

En 2020, la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos ha declarado que “para evitar tener que recurrir al uso de fuerza letal, los Estados deben proveer a los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley de medios efectivos y menos letales". Además, la Unesco critica la "retórica hostil" que mantienen determinados dirigentes políticos contra los periodistas. "Una cosa es manifestar el apoyo a la libertad de prensa y a la libertad de expresión, y otra es llevar esos principios a la práctica", señala el organismo especializado de Naciones Unidas.

Para la organización, el comportamiento de la policía con la prensa que cubrió manifestaciones en los últimos cuatro años y medio en casi todo el mundo "deja al descubierto la importancia de brindar una capacitación policial adecuada". Por ello, piden a los países que instruyan apropiadamente a la Policía sobre el uso apropiado de las armas no letales y que haya una discusión acerca del papel de los periodistas en la cobertura de las protestas, para que aprendan a respetar su labor.

Etiquetas
Publicado el
14 de septiembre de 2020 - 10:38 h

Descubre nuestras apps

stats