Vox logra sentar a Ciudadanos a negociar en Madrid pero pide más para apoyar una investidura de Díaz Ayuso

La reunión entre PP, Cs y Vox en Madrid acaba sin acuerdo.

Vox ha logrado su objetivo de sentar en una mesa a Ciudadanos para negociar delante de las cámaras y hacerse una foto. Hasta ahora, las reuniones entre la formación naranja y la de extrema derecha se habían desarrollado en secreto. El primer encuentro a tres en la Comunidad de Madrid, sin embargo, no ha dado sus frutos y no ha logrado salvar la investidura de Isabel Díaz Ayuso. Vox pide algo más que una foto. Este miércoles habrá un pleno sin candidato y el reloj para nuevas elecciones se pone en marcha.

PP, Vox y Ciudadanos intentan salvar la investidura de Díaz Ayuso en Madrid con una reunión a tres

PP, Vox y Ciudadanos intentan salvar la investidura de Díaz Ayuso en Madrid con una reunión a tres

Las valoraciones de la reunión han sido diametralmente opuestas. Ciudadanos se ha presentado ante la prensa con actitud de liderazgo y gesto torcido por el fracaso de una mesa a tres propuesta a última hora a la quéue se habían negado hasta ahora."Lamentablemente no he sido capaz de convencer a la señora Monasterio de que no bloqueara la investidura". Ignacio Aguado ha culpado a Vox de conducir a los madrileños a una repetición electoral. "Las posturas de todas las formaciones están claras. Parecen inamovibles. Si Vox no rectifica iremos a segundas elecciones", ha señalado. Su partido no está dispuesto a moverse de su postura: el acuerdo con el PP es cerrado y solo están abiertos a que Vox lo apoye pero no a que incorpore nada en él, ha reiterado.

La candidata de Vox ha salido, sin embargo, exultante del encuentro. Con la fotografía de este martes, Vox logra su objetivo de ser legitimado como un partido más en las mesas de negociación. "Hemos superado algunas barreras y nos estamos sentando como gente civilizada", ha apuntado Rocío Monasterio.

El gesto es un "primer paso", asegura, pero pide más para apoyar una investidura. "Lo que estamos pidiendo que haya un punto mínimo común denominador que podamos tener los tres. Y el primer paso era sentarnos a hablar. Es el paso fundamental para llegar a un acuerdo", ha añadido sin concretar los términos de las exigencias. Según sus declaraciones, en la reunión ni se ha sacado el documento de PP y Ciudadanos.

Monasterio espera "futuras reuniones", a las que Aguado evita comprometerse: "No me gustaría romper los lazos. Lo que voy a seguir siendo es fiel a lo que dijimos en campaña. Ayer firmamos un documento cerrado. Eso no quita para que Vox pueda proponer, pero lo que hemos construido no vamos a desmontarlo. La idea es intentar sumar", ha señalado.

Isabel Díaz Ayuso ha sido la única que no ha comparecido ante los medios tras la primera reunión a tres. Al PP no le ha sentado bien esta convocatoria en el último momento de Ciudadanos. "Aguado ahora viene de salvador", ironiza un dirigente del partido. Fuentes del PP deslizan, en el mismo sentido, que la convocatoria ha sido más estética que práctica. "Estamos en el mismo punto. No sé muy bien para qué ha sido. Se podría haber convocado antes de la ronda de contactos de esta mañana. Es lo que llevamos pidiendo nosotros un mes y medio".

Aunque los conservadores sí ven la reunión como "un punto de arranque pero ya hacia más adelante". Fuentes cercanas a la candidatura de Díaz Ayuso dudan de que el acuerdo a tres pueda alcanzarse en la próxima semana, pero Pablo Casado se muestra confiado de que así será. "Confiamos en que la semana que viene haya investiduras en Madrid y Murcia", ha afirmado tras su reunión con Pedro Sánchez.

Las negociaciones tendrían que correr mucho para encajar en las expectativas de Casado. Cuando haya acuerdo, si lo hay, el presidente de la Asamblea de Madrid debe convocar una tercera ronda de contactos para constatar los apoyos de Isabel Díaz Ayuso. Después, han de pasar entre tres y siete días hasta la celebración del pleno.

Etiquetas
Publicado el
9 de julio de 2019 - 20:53 h

Descubre nuestras apps

stats