La inspección que motivó la denuncia de Fiscalía a cinco trabajadores de una residencia: "Se observan posibles maltratos y malas praxis"

Extracto del acta de inspección de la residencia El Escorial

La Fiscalía de Madrid ha denunciado a cinco auxiliares que han trabajado en la residencia El Escorial, situada en el municipio con el mismo nombre, tras detectar un "trato deshumanizado hacia una mujer con incapacidad total", según ha explicado el Ministerio Público en una nota de prensa, en la que también ha expuesto que "los hechos relatados son constitutivos de un delito contra la integridad moral". La inspección de la Consejería de Políticas Sociales dejó constancia de este presunto caso de malos tratos en un acta emitido el pasado 3 de junio, publicado por elDiario.es

La justicia condena a una residencia de Madrid por falta de personal y sobrecarga de trabajo en los meses previos a la pandemia

La justicia condena a una residencia de Madrid por falta de personal y sobrecarga de trabajo en los meses previos a la pandemia

En este documento, los funcionarios de la Comunidad de Madrid expusieron cómo la dirección del centro se enteró de este presunto caso de malos tratos por las hijas de la residente, que en septiembre de 2019 colocaron una "cámara/despertador encima de la mesilla de la habitación" por "desconfianza de los cuidados prestados por parte del personal del centro hacia su madre, así como desconfianza en la anterior directora". En el acta, el inspector explica que la familia tomó esta decisión tras hablar "previamente con un abogado" e instalaron este dispositivo sin que la residencia tuviese conocimiento de ello.

Las hijas de la residente colocaron una cámara en la mesilla de la habitación

En las imágenes aportadas en febrero por la familia a la dirección del centro "se observan posibles malas praxis y posibles maltratos por parte del personal auxiliar", recoge el acta. Las hijas facilitaron esta información después de que los trabajadores de la residencia detectasen en febrero una cámara "encima de la mesilla de la habitación". Tras varias reuniones, la familia aportó todo el material a la dirección (41 grabaciones de vídeo) y el 27 del mismo mes la responsable del centro informó de estos hechos a la Dirección General de Atención al Mayor y la Dependencia.

Ante las imágenes observadas, el centro decidió actuar despidiendo a dos auxiliares y sancionando a otras tres. Estas cinco trabajadoras han sido denunciadas por la Fiscalía, según ha anunciado este jueves el Ministerio Público, después de que la Consejería de Políticas Sociales remitiese "toda la información" que habían "recabado en la inspección" realizada a esta institución, según exponen fuentes del departamento dirigido por Javier Luengo. Según consta en el informe emitido el 3 de junio, hasta ese momento la familia no había "interpuesto reclamaciones" por estos hechos.

Los gestores de la residencia tomaron la decisión de despedir a una de las auxiliares involucradas en este caso "por catalogar sus acciones como presuntos malos tratos hacia la residencia", recoge el acta emitida el 3 de junio. "Así, como los responsables del centro consideran como malas praxis, tratos bruscos y no profesionales, faltas de respeto, trato poco cariñoso y deshumanizado el resto de imágenes que han visualizado", apunta el funcionario de la Comunidad. El segundo despido se produjo "por reiteración" — no aclaran más en el documento de la Consejería de Políticas Sociales — y las tres sanciones disciplinarias oscilaron entre los 15 y 45 días, dependiendo del caso.

Las trabajadoras aseguraron "no ser conscientes de sus acciones"

En la conversación que mantuvo la directora con el inspector, la responsable del centro expuso que en las reuniones mantenidas con las auxiliares que salían en las grabaciones, las trabajadoras alegaron que sufrían "estrés laboral" y aseguraron "no ser conscientes de sus acciones cuando se vieron en las imágenes". Debido a la pandemia, explica el funcionario que firma la evaluación, "no se han podido realizar nuevas formaciones o recordatorios" relacionados con "medidas adoptadas para la prevención de malos tratos".

Asimismo, destaca que "se ha iniciado un proyecto de humanización" en el centro. Ante esta situación, el inspector de la Comunidad de Madrid ha instado a los gerentes de la residencia El Escorial a elaborar "medidas de vigilancia y/o cuidado especial que garanticen la prevención, supervisión e intervención para las personas usuarias dependientes". Por su parte, el centro de mayores ha rechazado realizar declaraciones sobre este caso a elDiario.es.

Si tienes información sobre la situación en las residencias de ancianos durante la pandemia, escríbenos a pistas@eldiario.es.

Etiquetas
Publicado el
22 de noviembre de 2020 - 21:54 h

Descubre nuestras apps

stats