¿Por qué abren las terrazas bajo los árboles y no los parques infantiles?

Un parque infantil cerrado en la calle Fuencarral, con una terraza abierta al fondo

Rosa Mª Casado (lectora)

1

Soy una vecina de Chamberí, madre de dos niñas de 2 y 3 años y quería contar la situación en la que nos encontramos respecto a los parques y zonas infantiles, tanto en el barrio como en el resto de barrios cercanos: parques cerrados sin una orden clara, policías que dan varias razones para desalojar, niños que necesitan recuperar su espacio y más en esta situación que estamos viviendo.

Después de la nevada del pasado 8 de enero se publicó un decreto de cierre de parques por riesgo en los árboles tras la nevada. A día de hoy el cierre continúa en parques donde ya han pasado los servicios del Ayuntamiento a limpiar y revisar, como los que hay en la calle Bravo Murillo. Pero lo que más nos molesta como padres es que sigan cerrados parques como el de la plaza de Olavide o los tres de la calle Fuencarral por riesgo por árboles, pero las terrazas de los bares que comparten espacio sigan abiertas. Quizás es que los árboles son selectivos y sólo caen del lado de los usuarios que no generan movimiento económico, o sea nuestros hijos.

Quizás es que los árboles son selectivos y sólo caen del lado de los que no generan movimiento económico

En algunos de estos parques y zonas infantiles ha habido familias que han quitado el precinto que los cerraba para que sus hijos pudieran jugar. Pero entonces la policía ha actuado (en Olavide, Valle de Súchil, Fuencarral…) desalojando a los niños y a sus familias sin reparo. Y de nuevo lo que nos chirría, dependiendo del policía la razón esgrimida es una u otra: o bien es por riesgo por arboles (en sitios donde hay terrazas y no las han cerrado por riesgo) o también nos dicen que es un cierre por el aumento de casos de coronavirus (Olavide es la zona de Eloy Gonzalo y aunque la tasa de cierre perimetral es de 1000 nosotros tenemos 997, qué casualidad, no tendrá nada que ver la cercana calle de tiendas de Fuencarral o en Espronceda, la calle llena de bares de Ponzano).

Uno de estos policías nos dijo que escribiésemos una queja al ayuntamiento y que si había muchas quizás consiguiéramos que abriesen de nuevo. Así que nos pusimos manos a la obra, el mensaje corrió por grupos de crianza, de escuelas infantiles, de colegios… y la respuesta fue que los cierres son debidos a la nevada, a los posibles daños en árboles y punto, ni una fecha, ni una solución, ni una alternativa.

A día de hoy los parques y zonas infantiles siguen cerrados oficialmente y nuestros niños otra vez encerrados en casa u obligados a correr y saltar por aceras llenas de gente y llenas de terrazas sobre las que no hay riesgo de que caiga un árbol. De nuevo lo más importante es lo que contribuye a la economía, los bares, y lo menos importante, los pequeños.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats