Alerta NBQR en Correos por un sobre con polvos sospechosos

[video width="512" height="288" mp4="https://somoschueca. eldiario. es/wp-content/uploads/2015/03/samur-nbqr-cibeles. mp4"][/video]

Los Técnicos Especialistas en Desactivación de Artefactos Explosivos (TEDAX) de la Policía Nacional fueron alertados hacia las diez de la mañana de este sábado de la presencia de un sobre con una «sustancia sospechosa por riesgo biológico» en la oficina de correos del Palacio de Cibeles. A partir de ese momento se activó la alerta NBQR (por riesgo Nuclear, Biológico, Químico y Radiológico), se acordonó la zona y se desplegó un dispositivo de seguridad que obligó a cortar un lateral del Paseo del Prado al tráfico rodado y al tránsito de peatones.

Según informaron fuentes de la Jefatura Superior de Policía, se trataba de un sobre semitransparente que contenía un polvo blanquecino y, ante las sospechas de uno de los funcionarios de Correos, se ha dado el aviso. Los TEDAX han acudido al lugar para analizar el contenido y proceder a su trasladarlo al laboratorio, con todas las precauciones establecidas en este tipo de casos. Allí procederán al análisis de la sustancia y determinarán, dentro de unos días, si se trata de una sustancia nociva o si es totalmente inocua.

Línea de descontaminación

Como es habitual en este tipo de casos, la Policía ha acordonado la zona para que los Bomberos del Ayuntamiento de Madrid y el Samur instalaran sus respectivas tiendas de descontaminación y equipos de intervención necesarios para responder a la alerta NBQR en la calle Montalbán. Allí se ha descontaminado de manera preventiva a un total de 28 personas (23 personas que estaban en la oficina en ese momento, tres efectivos de Samur-Protección Civil y dos TEDAX), sin que ninguno de ellos presentaran alteraciones.

De los seis clientes y 17 empleados que se encontraban en el lugar de los hechos, tan sólo tres han entrado en contacto directo con el sobre, por lo que los Bomberos del Ayuntamiento de Madrid les han realizado una descontaminación completa. A los otros 20 restantes, con menor probabilidad de contacto, se les ha sometido a una descontaminación parcial por arrastre de agua, consistente en un lavado de cara, pies y manos.

Una situación muy parecida a la vivida en la sede de Amnistía Internacional

Intervenciones tan espectaculares como esta –con aislamiento, trajes herméticos y zonas cerradas para la descontaminación– aunque no son habituales en nuestra ciudad, sí que se dan de manera puntual. Por ello, se cuenta con dispositivos y protocolos de emergencia que permiten solventarlos con gran rapidez.

Por ejemplo, el pasado 26 de mayo de 2014 en la sede de Amnistía Internacional (AI) en la calle Fernando VI número 8 se recibía un sobre con unos sospechosos polvos blancos que llevaron también a activar el protocolo NBQR. Como en cualquier tipo de alerta de estas características, la Policía acordonaba la zona y los efectivos de seguridad y emergencias procedían a poner en marcha el protocolo de descontaminación, que tuvo lugar en plena calle, lo que provocó la alarma de los vecinos. Ninguna de las personas que entró en contacto con la sustancia desarrolló ningún tipo de secuela y, tras unos cuantos días de espera por los resultados del análisis de la sustancia, se determinó que no suponía ningún tipo de riesgo para la salud, por lo que todo quedó en una falsa alarma.

Etiquetas
Publicado el
28 de marzo de 2015 - 17:48 h

Descubre nuestras apps

stats