La portada de mañana
Acceder
Investigación - El gran negocio de tres inspectores del Banco de España
La coalición de Gobierno sigue encallada en la reforma laboral
Opinión - No es Netflix, es el catalán, por Neus Tomàs

Botellón incívico en el parque infantil

Operarios de limpieza en el parque de Juan Pujol | RAQUEL ANGULO

A nadie se le escapa la evidente relajación durante el verano de la policía municipal con respecto al botellón -o el laterismo- en calles y plazas de Malasaña. La etapa del anterior gobierno municipal, caracterizada por una intensiva presencia policial en las calles y multas de 500 € por tomar una cerveza, no demostró que fuera la mejor solución al problema del consumo de alcohol en la calle. Tampoco sabemos si este nuevo periodo será mejor.

La transición de uno a otro modelo se está produciendo de modo improvisado, sin implicación del Ayuntamiento en la solución de unos problemas que ya surgieron en el pasado y que corren el peligro de volver a repetirse ahora. Uno de los más evidentes, ejemplificado en esta imagen que hoy publicamos y que fue tomada este fin de semana, es el profundo incivismo de parte de los que practican el botellón de madrugada. Los que no saben beber y no les importa hacerlo en el mismo lugar donde jugarán los niños - o lo intentarán si la suciedad no se lo impide como a la niña de la foto- unas horas después.

Manuela Carmena dijo en campaña electoral que establecería mediadores -no policías- en las zonas de conflicto con los vecinos, que convencerían con argumentos a los incívicos para reconducir su actitud. Conseguir que alguien no invada un parque infantil con botellas y latas de alcohol no debería ser muy complicado, pero hace falta que alguien lo haga. Si no, estamos condenados a ver estampas como la que publicamos todas las mañanas de todos los fines de semana en todos los parques del centro de Madrid.

Carmena también repite constantemente que la mejor solución es buscar las causas del problema y arreglarlas. De momento, su administración solo está atacando los efectos del problema del botellón incívico: la suciedad que genera en la calle en forma de desperdicios, orines y destrozos. Poner a dos funcionarios a limpiar un parque a las 11.00 de la mañana se nos antoja arreglo escaso para un problema que Malasaña lleva décadas padeciendo y que corre el peligro de volver a resurgir con su peor cara si nadie lo remedia.

Vecino

Esto es una pesadilla. La policia dice que sabe que es necesaria su intervención TODOS los días de la semana (no sólo viernes y sábado), pero que no depende de ellos el elegir a qué puntos se dedican los pocos efectivos de los que disponen. Me dan una página web para poner quejas, munimad, pero me dicen que es necesario que mucha gente las ponga.

Antonio Corral

Efectivamente es una pena lo de este barrio. Todo lo que tiene de encanto y de buen ambiente se pierde por la lamentable educación de algunos que no respetan el descanso de los vecinos. Orinar en medio de la vía pública, botellones, gritos, música a tope a altas horas esta a la orden del día. Desgraciadamente no nos quedará otro remedio que irnos a vivir a otro barrio como los propios incivicos nos dicen a la cara.

Este problema hay que tratarlo desde la raíz mandando a todos "estos" al colegio para recordarles la lección de ética que parece olvidaron muy pronto.
Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats