La portada de mañana
Acceder
Exclusiva - Amazon utilizó a un hombre de Villarejo para espiar a sindicalistas
Buscar la vacuna sin cobrar por ello: "Lo fácil sería dejarlo todo"
Opinión - Cuatro estúpidos y la ilustrada de Ayuso, por Esther Palomera

Lucio del Valle: el ingeniero del agua y de la Puerta del Sol

Placa en honor a Lucio del Valle en Valverde | A. MADRID

El 24 de junio de 1858 todo el boato de la corte madrileña se concentraba en la calle Ancha de San Bernardo. En la tribuna de autoridades Isabel II presidía el gran acontecimiento del año: la llegada del agua del Lozoya a Madrid, o lo que es lo mismo, la inauguración del Canal de Isabel II. Un gran surtidor de agua elevó el líquido por encima de la Iglesia de Monserrat, dejando fotos para los manuales de Historia de Madrid.

La escena es muy conocida, pero no lo es tanto para el gran público la figura de Lucio del Valle, ingeniero y arquitecto que vivía a pocas calles del lugar, y que sería quien firmaría aquella gigantesca obra de ingeniería civil que fue el Canal, llevada a cabo, en parte, por un millar de presidiarios, y tomada como modelo posteriormente para el abastecimiento de la ciudad de Nueva York.

Desde octubre de 2015 una placa amarilla, de las del Ayuntamiento de Madrid, recuerda al personaje en la que fuera su casa, en el número 33 de la calle Valverde. También tuvo casa en el número 8 de la calle San Roque.

Tras terminar sus estudios, se había  granjeado un merecido prestigio entre la profesión por la ejecución del tramo de la carretera Madrid-Valencia, por las Cabrillas y en 1857 es nombrado director facultativo de las obras de ensanche de la Puerta del Sol, que supone la primera gran transformación del centro de la ciudad, con grandes expedientes de expropiación, derribos y el cambio definitivo del perfil socioeconómico de los vecinos de muchas de sus calles.

Se trata, como se ve, de un profesional de Estado, situado en el centro del centro, pues le tocó participar de la gran transformación de la ciudad antes de los planes de Ensache.

No toda la carrera del ingeniero estuvo ligada al Madrid moderno, entre su obra destacan los faros metálicos del delta del Ebro y en especial el llamado faro de la isla de Buda, de 50 m. de altura, que fue el más alto en su género en el momento y una obra de ingeniería señera del XIX español.

En la sección Su nombre en una placa recogemos las semblanzas de los vecinos y vecinas de Malasaña que figuran en las placas conmemorativas del Ayuntamiento de Madrid para que conozcas más de sus vidas.

Más información:

Más información:

Etiquetas
Publicado el
22 de agosto de 2017 - 12:15 h

Descubre nuestras apps

stats