Citroën C4, el modelo que salvó a Villaverde y ahora lidera su categoría

Pruebas de calidad del C4 en pistas especiales de la factoría de Villaverde.

Antes de que el Citroën C4 entrara en la línea de producción, en octubre de 2020, la planta de Villaverde se hallaba en una situación de notable incertidumbre sobre el futuro debido a la languideciente demanda del Cactus, el modelo que hasta entonces centraba su actividad. Año y medio después, la histórica fábrica madrileña Villaverde respira tranquila gracias a la gran acogida del C4, convertido en referente de un segmento que ha liderado en ventas durante 2021, su primer año completo de comercialización, y que marcha segundo en este 2022.

En Villaverde se producen en exclusiva para todo el mundo tanto las versiones térmicas del vehículo como una variante 100% eléctrica que cada vez suma mejores registros. Encabeza su categoría tanto en el mes de abril y en el primer cuatrimestre del año, con 483 matriculaciones.

En términos de producción, el ë-C4 -como se denomina esta versión de baterías- comenzó 2022 con un 17% de todos los C4 fabricados, en la actualidad se ha situado en un 22% de cuota interna y podría terminar el año superando el 25%, de acuerdo con las previsiones de la nueva directora de la planta, Susana Remacha, antes responsable de Ensamblaje en el centro que el grupo Stellantis tiene en Figueruelas (Zaragoza).

Remacha considera que el nuevo rumbo que ha tomado Villaverde basa su éxito en la flexibilidad de sus procesos de producción; por ejemplo, la que permite fabricar versiones de combustión y eléctricas en la misma línea gracias al empleo de plataformas combinadas. Esa misma cintura ha facilitado también sortear de la mejor manera posible la escasez de componentes y haber tenido que parar solo nueve días en lo que llevamos de año.

El otro elemento que distingue a la factoría, según su máxima responsable, es la alta calidad de los vehículos que produce, testada a través de diferentes pruebas que se realizan en las pistas preparadas al efecto con las que cuenta el recinto, además de las que se realizan en la propia cadena de montaje.

La propuesta renovadora encarnada por el nuevo C4 está convenciendo tanto a hogares como a empresas y autónomos, como demuestra el corte casi simétrico entre los canales de venta: en 2021, un 46,2% de las matriculaciones correspondieron a clientes particulares, mientras que un 44,9% se realizaron en el canal conocido como B2B.

Nuno Marques, brand manager de Citroën para España y Portugal, radiografía el éxito de este modelo made in Spain de esta manera: “Posicionado en el centro de su segmento, el C4 lanza una propuesta que reconcilia la polivalencia y la robustez de los SUV con la elegancia, el confort y el espacio interior que se asocia a las berlinas. Gracias a este estilo único y a unas motorizaciones eficientes que, en su gran mayoría, emiten menos de 120 g/km de CO2, se ha convertido en uno de los grandes referentes de su segmento en poco más de un año, tanto en su versión térmica como en su alternativa 100% eléctrica. Está claro que el público, tanto en España como en el resto de Europa, está apostando por una visión innovadora de la berlina media totalmente inspirada en las necesidades de las personas”.

A la espera del ¿C4 Aircross?

En un encuentro con periodistas, Susana Remacha ha desvelado que Villaverde acogerá desde finales de año la producción de otro modelo, derivado del C4 y conocido con el código interno de C43. Todo parece indicar que se trata del nuevo C4 Aircross, un SUV compacto que se posicionaría en el mercado entre el C3 Aircross y el C5 Aircross y que, naturalmente, abriría un futuro aún más prometedor para la factoría de Stellantis en Madrid.

El C43 estará construido a partir de la plataforma CMP del consorcio francés, la misma que usan los C4 y ë-C4 y que está preparada para la completa electrificación. Por tanto, el futuro C4 Aircross podría disponer de versiones de combustión convencionales, híbridas enchufables y hasta 100% eléctricas, en función de lo que marque la estrategia de grupo. 

El inicio de producción de este modelo debería suponer un tercer turno en la planta madrileña, que actualmente tiene dos, suficientes para dar salida a unas 450 unidades diarias. Para formarlo habría que contratar alrededor de 400 trabajadores más (la plantilla es hoy de unos 2.200 empleados), otra buena noticia para Villaverde.

Actualmente se está trabajando a un ritmo de 80.000 unidades al año, y con este nuevo coche -ya adjudicado- sería posible alcanzar las 150.000 unidades que representan el tope de producción de la factoría.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats