Eloy Moreno, escritor: "Debemos recuperar la cultura del esfuerzo de nuestros padres"

Eloy Moreno

Eloy Moreno (Castellón, 1976) regresa con 'Tierra' (Ediciones B), su novela más ambiciosa donde misterio, conflicto familiar y crítica social se juntan en una trama que no deja de sorprender mientras se va desplegando. Dado que el autor es reacio a hablar sobre el contenido de sus libros "para no quitarle la magia al lector", diremos sólo que 'Tierra' encierra una imaginativa y feroz crítica a los medios de comunicación. Eloy Moreno alcanzó su primer éxito con 'El bolígrafo de gel verde' (2011) y conserva desde entonces el cariño de los lectores, que le siguen libro a libro. Estuvo en Murcia presentando su nueva novela.

Entrevistarte es un reto: eres un autor al que no le gusta nada desvelar el contenido de sus novelas.

Es que no quiero que se sepa de qué van porque, a poco que desveles, se pierde esa sorpresa y el lector ya no disfruta lo mismo. Con 'Invisible' pasaba así y con 'Tierra' también. Cuanto menos sepas sobre lo que vas a leer, mejor. Más intriga.

Y si un lector te pregunta de qué va 'Tierra', ¿qué le respondes?

(Ríe) Nunca contesto a esa pregunta. Les digo que el libro es como un regalo, y que si les gustaría que un regalo se lo diesen desenvuelto. Me dicen que no y les respondo: "Pues ya está".

La primera sorpresa que te encuentras en 'Tierra' es un QR a una lista de Spotify con música para escuchar mientras lees.

En otras ocasiones lo había hecho, pero no había puesto la lista en el libro, sino en las redes sociales. Siempre escribo con música y me gusta compartir esa música con los lectores.

Es tu novela más compleja en cuanto a estructura, extensión…

Y creo que en cuanto a originalidad también. Es distinta a mis anteriores. Hay dos historias que se van trenzando y vas descubriendo que 'Tierra' significa varias cosas a lo largo del libro…

Sueles escribir en bloques de texto muy breves.

Siempre he hecho los libros así. No me gusta cuando hay demasiada letra, que no te deja respirar. Con bloques pequeños consigues que el lector diga: "Bueno, por dos páginas más no pasa nada", y siga y siga leyendo. Además, siempre dejo una pequeña intriga al final. Escribo tal como me gusta leer.

'Tierra' es una novela de intriga y misterio, pero tiene también mucha carga crítica, en especial hacia la telerrealidad y los 'reality shows'.

Tengo algún amigo que trabaja en televisión, y te cuentan cosas sobre lo que hay detrás de las cámaras. Descubres que todo es falso. Te engañan. Yo quería escribir sobre esto. Y también hay un fondo medioambiental en la historia. La foto de la portada es muy bonita, con la chica en el lago. Pero esa imagen no debería existir: Ese lago no debería haberse derretido, debería ser hielo. Es en cierto modo sobre lo que trata la historia, de lo que hay tras lo que parece bonito.

¿Por qué situar la novela en Islandia?

La primera vez que visité el país me enamoró y la segunda dije "aquí me gustaría situar una novela". Suelo ambientar mis historias en sitios reales, como Toledo y Alarcón.

Uno de tus personajes afirma que la televisión funciona igual que una droga. La gente no va a dejarla por mucho que les repitan que lo que ven es falso.

Claro, él compara el modo en que se consume televisión con las adicciones. La gente sabe que fumar es malo, pero no dejan el tabaco. Dice que la batalla está ganada para las televisiones porque, aunque repitas mil veces lo nocivos que son ciertos programas, la mayoría de espectadores no va a dejar de verlos. Y que, además, la adicción a la tele es "legal".

La gente cada vez ve menos tele.

Yo mismo casi no la veo. Prefiero ver películas o Netflix. Por lo menos sé que es ficción y no ficción guionizada que quieren hacerme pasar por realidad, como sucede en los 'realities'.

En 'Tierra' describes una sociedad enferma, dominada por la superficialidad de la imagen… No es una distopía.

No, es real. Mucha gente sigue en redes sociales a otra gente que nada de lo que hace es real. Es muy fácil engañar.

Tú te mueves mucho en redes sociales.

Las redes sociales son una herramienta. Como un martillo, puedes usarlas para clavar un clavo o para pegarle a alguien en la cabeza. Yo las utilizo para llegar al público. La gente me conocía, y me conoce, gracias a las redes. Empecé con Facebook. El problema es cuando las empleas para algo ficticio, que no existe. Entonces se convierten en una mentira.

¿Qué deberíamos hacer como sociedad ante esta escalada de superficialidad y artificialidad?

Yo explico en el libro lo que hay. Cómo solucionarlo, personas habrá que lo sabrán mejor. Quizás habría que empezar desde cero, porque son cosas que vienen ya del colegio: Muchos niños quieren ser youtubers, influencers en Instagram, famosos y poco más.

Como escritor has logrado dar forma a tu vocación prácticamente desde la nada. Editaste tú mismo tu primera novela, 'El bolígrafo de gel verde', que hoy va por 200.000 ejemplares vendidos. ¿Qué dirías a quien quiera hacer ese camino?

El problema es que hoy no hay cultura del esfuerzo. Lo ves en muchos colegios, donde nadie se esfuerza por nada. Si algo no lo puedes tener en cinco minutos, ya no lo quieres. Y la vida no funciona así. Las cosas que realmente quieres hay que esforzarse por ellas. Y eso cuesta tiempo, sucede poco a poco, como me pasó a mí. Hay que recuperar la cultura del esfuerzo que tenían nuestros padres.

Etiquetas
Publicado el
22 de febrero de 2020 - 10:31 h

Descubre nuestras apps

stats