La portada de mañana
Acceder
El PSOE hace equilibrios para renovar el Poder Judicial entre los vetos del PP a Podemos
Los 15.000 inmuebles que la Iglesia sumó a su patrimonio con inmatriculaciones
Opinión - No, no ha lugar, por Esther Palomera

El alcalde de Pamplona quiere celebrar corridas de toros en Sanfermines aunque estén suspendidos

Descabello del un toro en la plaza de toros de Pamplona. Sanfermines 2016. Foto: Colectivo Britches

Más allá de la polémica generada esta semana en Pamplona sobre quién es el encargado de anunciar la suspensión o convocatoria de los Sanfermines tras las declaraciones de la presidenta de Navarra, María Chivite, en las que reconoció que "no va a ser posible" celebrar unas fiestas como las de San Fermín en una situación sanitaria como la que atraviesan Navarra y España en la actualidad, el alcalde de Pamplona, Enrique Maya (Navarra Suma), ha sido claro a la hora de afirmar que, pese a que se puedan suspender los Sanfermines, le gustaría que se pudieran celebrar algunas actividades como las corridas de toros, en las que asegura el Ayuntamiento "ya está trabajando".

Pamplona enfila el segundo año consecutivo sin Sanfermines

150 millones de euros: el coste para Pamplona de suspender los Sanfermines

En unas declaraciones recogidas por la agencia EFE, el alcalde reconoce que "tendrían que cambiar mucho las cosas" para poder celebrar este año unas fiestas como las de San Fermín, que cada año atraen a la ciudad de Pamplona a más de un millón de personas, muchas de ellas turistas del extranjero. Con todo, Enrique Maya asegura tener la "esperanza" de que en julio la situación de la pandemia sea mejor y se puedan llevar a cabo algunos actos. En la mente del alcalde está el poder celebrar corridas de toros, lo que afirma, le haría "mucha ilusión" no solo por él, sino también por el sector del toro, "que atraviesa muchas dificultades", asegura. Maya confía además, en que en la actual situación los toreros estuvieran en "disposición de posibilitar corridas con menos aforos". "Poniendo todos de su parte, ¿por qué no se van a poder hacer?".

El alcalde apunta que la celebración de algunas actividades durante la semana del 6 al 14 de julio, aunque los Sanfermines estén suspendidos, ayudaría a sectores como el de la hostelería, el que sufre el mayor impacto de una hipotética suspensión de las fiestas, a minimizar los daños. Maya asegura que muchos comercios de Pamplona "van viviendo durante todo el año porque en los Sanfermines tienen un empujón", y que cancelar las fiestas es "terrible para ellos". El último estudio realizado por el consistorio en el 2006 tasó en 76 millones de euros el impacto económico de los Sanfermines en las arcas de la ciudad de Pamplona. Una cifra que estudios más recientes, como uno de ANOET, suben hasta los 150 millones de euros, teniendo en cuenta la cada ve mayor afluencia de turistas extranjeros en las fiestas.

Para que se puedan celebrar espectáculos como las corridas de toros con público en la grada, el Ayuntamiento de Pamplona deberá contar con el visto bueno del Departamento de Salud, quien el año pasado ya insistió en la importancia de no celebrar ningún acto que implicase la reunión de grandes grupos de personas, teniendo en cuenta que las fiestas estaban suspendidas. Con todo, en los que se han conocido como los "no Sanfermines" 2020 se produjeron varios brotes de coronavirus, originados en los tradicionales almuerzos de las cuadrillas y otras celebraciones. El más grande, detectado en el barrio pamplonés de Mendillorri con más de 500 contagios, obligó al Gobierno de Navarra a devolver a la fase 2 a todo el barrio, que quedó prácticamente confinado. Además, Salud tuvo que realizar un cribado de pruebas PCR a todos los jóvenes de la zona, el grupo de edad mayoritario en los contagios.

Etiquetas
Publicado el
4 de febrero de 2021 - 19:32 h

Descubre nuestras apps

stats