Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
El juez Peinado exprime la causa contra Begoña Gómez y cita ahora a Pedro Sánchez
OPINIÓN | 'Que no pare el espectáculo Peinado', por Esther Palomera
CRÓNICA | Una guerra de cien días para impedir la victoria de Trump

Lección de dignidad

Celebración de resultados en Francia

84

La expresión tiene origen médico. Según la RAE, es un “conjunto de elementos, medios o disposiciones que se organizan en algún lugar o país para detener la propagación de epidemias, plagas, etcétera”. Y el método consiste en establecer una frontera en la zona infectada para no dejar entrar ni salir a nadie de este perímetro. El cordón sanitario funciona en medicina y funciona en política. En Francia, desde luego. La derecha conservadora lo ha tenido claro desde finales del ochenta del siglo pasado no sólo por cuestiones morales o ideológicas, sino también por el convencimiento de que cualquier alianza con el Frente Nacional (hoy RN) acabaría devorándola. Aliarse con la extrema derecha, claro, obliga a asumir sus marcos,  hacer concesiones y confundirse con ella de tal modo que a los electores les resulta indistinguible la una de la otra y eligen siempre el original en lugar de la copia. 

Kant decía que en el reino de los fines todo tiene un precio o una dignidad. Las cosas que se pueden cambiar por otras son las que tienen precio. Aquellas que no admiten ningún valor equivalente son las que tienen dignidad. Por eso en Francia hace cuatro semanas, los conservadores expulsaron a su líder tras querer pactar ante las legislativas con los de Le Pen, lo que implicaba romper el cordón sanitario que históricamente había marcado las relaciones con la ultraderecha. La dignidad antes que el gobierno. En cuestión de horas, el partido de Los Republicanos anunció la destitución de Eric Ciotti y la decisión se adoptó por unanimidad de todos los miembros de su Ejecutiva. ¿Imaginan esto en España? ¿Un Feijóo devorado por su dirección tras unirse a la extrema derecha en lugar de cortar de raíz con ellos? Lo ha hecho en comunidades autónomas y en ayuntamientos y no ha pasado nada. Todo han sido lisonjas. Entre el poder y la integridad, la derecha española, a diferencia de la francesa, lo tiene claro. Siempre lo primero.

Y encima su líder se permite pontificar en la red social 'X' (antes twitter) sobre “la unión del centro político” y sobre los resultados de las legislativas en Francia, donde este domingo el “no” a la extrema derecha ha sido clamoroso gracias al cordón sanitario de la izquierda y el centro para derrotar al Reagrupamiento Nacional de Marine Le Pen en unas elecciones anticipadas en las que el vencedor por sorpresa ha sido la izquierda del Nuevo Frente Popular (NFP).

“Francia es uno de los principales motores democráticos de la Unión. Europa siempre se ha construido desde la moderación. El centro político debe unirse para evitar que los extremistas dirijan su futuro”, ha escrito Feijóo. Con un par… El mismo que gobierna con los de Abascal en seis comunidades autónomas y más de un centenar de ayuntamientos, donde tras la entente se han producido notables retrocesos en materia de memoria democrática, inmigración, violencia machista, derechos del colectivo LGTBI o medio ambiente. Ahí están los llamados planes o “leyes de la concordia” en las que se reconoce a “todas las víctimas de la violencia ideológica” sin mencionar específicamente el franquismo ni la Guerra Civil. O la eliminación de ayudas a los sindicatos, la patronal y hasta la cooperación. O la asunción del lenguaje ultraderechista sobre lo que se niegan a llamar violencia machista. O la infamia de vincular inmigración con inseguridad. O el estrambote de la medalla de la Comunidad de Madrid a Milei que otorgó Ayuso, con el silencio cómplice de Feijóo. O la connivencia con organizaciones ultraderechistas como Manos Limpias o Hazte Oir. 

O se está con la moderación o se está con Vox. O se está con la democracia o se está con quienes pretenden su erosión O se está con el centro político o se está con los extremistas que pactan con Orban y Le Pen. Porque decir una cosa y hacer su contraria no puede ser. Mucho menos después de la lección de dignidad que han dado los franceses para que la extrema derecha antiinmigración, xenófoba y euroescéptica -como el Vox que gobierna con los de Feijóo- se quedase otra vez con las ganas de ganar las legislativas y además, contra todo pronóstico, fuera relegada a un tercer puesto.

Etiquetas
stats