Póngame con un ministro

Hay que entenderlo. Rodrigo Rato llegó a casa estresado porque le habían detenido y le imputaban tres delitos, fiscal, blanqueo y evasión. No podía soportar más semejante maltrato judicial e hizo lo que siempre se ha hecho en las casas ricas y de buena familia ante semejante apuro: llamar al ministro para que pusiese orden.

Por su parte, el ministro Fernández Díaz se limitó a hacer lo que siempre han hecho los ministros cuando les llaman de las casas ricas y de buena familia para tratar esta clase de asuntos delicados: ponerse.

Comprometido como está en su lucha incansable contra el yihadismo, el independentismo y el abortismo, el Ministro no debió de apreciar nada raro en recibir en su propio despacho a un imputado por varios delitos e investigado por los mismos cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado que él comanda, directa o indirectamente. Es más, seguramente es el trato que dispensaría a cualquier ciudadano investigado por la policía o la Guardia Civil que se lo pida. De hecho, no lo hace más porque no se lo pedimos

- No puedo salir ni un minuto del despacho, Rodrigo, - Puede que le dijera- . La unidad de España depende de mí. Pásate y charlamos de lo tuyo con calma y así lo tenemos todo más a mano.

Aseguran desde el Ministerio que se trató de una reunión cordial, que duró dos horas y que nada hay que ocultar porque no hablaron de lo suyo, aunque tampoco fue un encuentro personal entre amigos. Entonces ¿De qué charlaron esas dos horas? ¿A qué se dedicaron? ¿A jugar al Call of Duty?

Puede que Rodrigo Rato acudiera a preguntarle por los mejores sitios para fondear el yate y darse un refrescante chapuzón en las azules aguas del mar para sacudirse tanto acoso judicial.

Pero también puede que Rato dedicara el tiempo a que su viejo amigo le explicara los detalles de la conspiración de la cual se cree víctima, quién mueve los hilos desde Moncloa, qué más pueden tener para tirarle encima y con quién hay que hablar para que paren de una vez.

Pero también pudiera ser que Rato, o el propio ministro, aprovecharán la oportunidad para soltar esa frase de El Padrino que todo soñamos espetarle a alguien alguna vez: le haré una oferta que no podrá rechazar.

Aunque lo más normal es suponer que hablaron de lo que habla la gente de bien cuando se junta con un ministro para tratar cuestiones privadas en dependencias públicas: a ver cómo arreglamos esto sin hacernos más daño del estrictamente necesario y sin que la gente insista en hacer más preguntas, que bastante lo hemos liado ya. Quién sabe. La imaginación al poder.

Puestos a exaltar la amistad, entre mandar un sms que diga "Lo entiendo Rodrigo, sé fuerte" y un café y un rato de charla distendida en el Ministerio, mucho mejor lo segundo. Dónde va a parar. Mucho más cristiano.

Etiquetas
Publicado el
9 de agosto de 2015 - 19:48 h

Descubre nuestras apps

stats