eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Ciudadanos, ¿hacia el populismo de extrema derecha?

68 Comentarios

Albert Rivera, en el acto España Ciudadana. Imagen: Ciudadanos

El acto "España Ciudadana" del pasado fin de semana es probablemente la culminación de un proceso de transformación ideológica que se ha ido gestando en Ciudadanos a lo largo de los últimos meses. Se trata de una transformación de gran calado consistente en desplazar el eje central de la estrategia del partido de la regeneración democrática a un discurso de corte nacionalista español. Gracias a este movimiento estratégico, Ciudadanos ha logrado lo que hasta ahora parecía imposible en la política española: lograr agrietar las bases más conservadoras del PP. Según los últimos barómetros del CIS, Ciudadanos cuenta hoy con el 24% de los votos de los españoles de derechas (valores 7 y 8 de la escala ideológica). Se trata de un porcentaje tres veces superior al de abril del año pasado (4-9%).

Es cierto que la identidad nacional se encuentra en el ADN de Ciudadanos, pues apareció en Catalunya hace ya más de una década como resultado de la clásica confrontación nacionalista entre el centro y la periferia. Sin embargo, cuando Ciudadanos irrumpió en el escenario político español, su perfil anti-nacionalista catalán quedó relegado a un segundo plano. Hasta hace pocos meses, el éxito de Ciudadanos se explicaba por su discurso de regeneración democrática y de hartazgo con la corrupción entre electorado de centro y centro-derecha. Sin embargo, cuestiones como la identidad nacional o la preferencia sobre la organización territorial del Estado no tenían prácticamente nada que ver con el voto a Ciudadanos en las elecciones generales de 2015 y 2016.

Este perfil ideológico que tenía Ciudadanos al llegar a la política española ha cambiado sustancialmente en los úlitmos meses y actualmente el nacionalismo ocupa un papel central. Según la nueva versión de Ciudadanos, los conflictos tradicionales de clase social o las actuales brechas generacionales deben dejarse a un lado con el fin de estar unidos ante una coyuntura crítica para España.  Albert Rivera lo dejó claro en su discuro del fin de semana pasado: sólo ve a españoles, sin facciones ni intereses contrapuestos. Ahora no es momento de poner el acento en  lo que divide a los ciudadanos, España debe ser un solo pueblo unido ante la agresión del secesionismo catalán.

Seguir leyendo »

Ya haremos dieta después de las elecciones

Quizá ustedes ya lo hayan notado. Aceras levantadas, instalación de farolas en las zonas más oscuras, calles cortadas para construir una nueva rotonda majestuosa, la promesa de un parque reluciente donde antes solo había un descampado... Una actividad acelerada se desarrolla en su municipio más cercano. Se acercan las elecciones.

Efectivamente, queda un año para las próximas elecciones municipales en España. Es precisamente en este periodo de tiempo cuando más visible se hace un fenómeno conocido en inglés como political budget cycle (ciclos políticos en la política presupuestaria). Se trata de un patrón de comportamiento de los gobiernos, potencialmente de todos los niveles, por el cual los políticos al mando actúan sobre la política fiscal para maximizar la probabilidad de volver a salir reelegidos. Estos ciclos suelen tomar la forma siguiente: Según se van acercando las elecciones, llega la bonanza fiscal. Rebajas de impuestos y tasas. Gasto en obras que se aceleran para inaugurarse unas semanas antes de los comicios. Para compensar estos excesos, después de las elecciones toca hacer dieta. Subidas de impuestos, parón en la obra pública. Es la época de vacas flacas en política fiscal.

 ¿Existen estos political budget cyclesen los municipios españoles? Muy posiblemente ustedes recuerden casos que indicarían que así es. La piscina cubierta de Cantillana (Sevilla) se inauguró pocas semanas antes de las elecciones de 2015, el mercado de A Ponte en Ourense se dio por concluido también en esas fechas y Ruiz Gallardón inauguró el último tramo del túnel de la M-30 solo tres semanas antes de los comicios de mayo de 2007.

Seguir leyendo »

Dos crisis por el precio de una

Una de las grandes consecuencias de la reciente crisis económica ha sido el gran impacto que ha tenido en el crecimiento del malestar con cómo funcionan nuestras democracias. Este legado es particularmente importante en España, donde el legado de la crisis económica en la satisfacción con el sistema político es muy grande. Algunas de estas cuestiones ya las indagué  en este post hace casi cuatro años. Los españoles estaban a la cabeza de Europa en el descenso de la valoración de su sistema político como consecuencia de la crisis económica. A la pregunta de cómo estaban de satisfechos con cómo funciona la democracia en su país en una escala de cero a diez, los españoles pasamos de valorar la democracia española en 5,8 en el año 2008 antes del tsunami de la crisis, a reducir esa valoración a 3,98 en 2012, cuando la crisis había golpeado ya de lleno (algunos países como Grecia, que podrían tener descensos mayores, no aparecen porque en ellos no se realizó la segunda encuesta). En este gráfico muestro, la comparación con 2014 en que la crisis ya estaba remitiendo en bastantes países. Tal y como ocurría con la comparación de 2012, España es donde la huella de la crisis económica es más patente en la reducción de la satisfacción con la democracia.

 

Gráfico 1: Caída de la satisfacción con la democracia en Europa (2008-2014)

Seguir leyendo »

Mejor ingenieros ecuatorianos…

Aunque los inmigrantes representan un porcentaje más bien estable de la población mundial, el número de personas que se mueven entre fronteras es más alto hoy que nunca, y Europa y España están (y estarán) expuestas a importantes presiones migratorias. El tiempo de elegir entre inmigración sí o inmigración no parece definitivamente enterrado. Inmigración sí, pero…

¿Qué inmigración?

Los estudios sobre actitudes ante la inmigración suelen tener dos importantes limitaciones para responder a esta pregunta. La primera es el 'sesgo de deseabilidad' social, es decir, la reticencia a declararse xenófobo, racista, clasista y, en general, contrario a lo socialmente deseable (o lo que es razonablemente aceptable según las normas sociales). La segunda es la tendencia a utilizar categorías muy genéricas que ignoran la enorme diversidad que hay detrás de la inmigración. Cuando se pregunta en una encuesta si la inmigración es buena o mala para el país, los que responden recurren a prototipos y prejuicios que dan contenido a imágenes muy estereotipadas. Pero, ¿aceptamos cualquier inmigración? Por ejemplo, ¿nos importa el color de la piel? ¿preferimos la inmigración latinoamericana? ¿qué hay de la intersección entre inmigración y clase social? ¿queremos solo trabajadores inmigrantes o también a sus familias?.

Seguir leyendo »

La desigual carga de nacer con bajo peso

Una de las conclusiones más comúnmente aceptadas entre quienes estudian la evolución de la desigualdad educativa es que los problemas a los que se enfrentan los hijos de las familias con menos recursos tienen un origen muy temprano. Tanto es así que incluso mucho antes de que se escolaricen, los niños ya presentan dificultades en su desarrollo que difieren en función de quiénes son (o de cómo son) sus padres.

En este post tomamos un indicador frecuentemente utilizado como una de las medidas de desventaja más tempranas: el peso al nacer. Sabemos que el bajo peso al nacer, aquel que está por debajo de los dos kilos y medio, correlaciona de manera muy clara con un peor estado de salud y mayor morbilidad en distintas fases del ciclo vital. Aunque hay menos evidencia al respecto, también parece estar asociado con peores resultados escolares e incluso laborales. A continuación analizamos su influencia en el éxito escolar (medido en comprensión lectora) a medio plazo (para una muestra de escolares entre 10 y 15 años de edad en China) y observamos que los efectos adversos son muy diferentes en función de los recursos socioeconómicos de los hogares.

Desmenuzamos nuestro argumento en tres partes.

Seguir leyendo »

No solo cuántas sino cuándo: mujeres en altos cargos

En los últimos tiempos se ha escrito mucho sobre las diferencias laborales y salariales entre hombres y mujeres. Las brechas siguen siendo importantes pero se han reducido en comparación con hace varias décadas. Además, parecería que las diferencias se han hecho más visibles (al menos en ciertos medios) y, por tanto, menos sostenibles. Así, parecería que el ‘techo de cristal’ –la barrera que tienen muchas mujeres para progresar y alcanzar los puestos de mayor responsabilidad en su campo de actividad-, poco a poco, se estaría resquebrajando.

Aunque el cristal no se rompe del todo, algunas mujeres han ido atravesando las grietas paulatinamente. En puestos políticos a nivel nacional, las mujeres han ido alcanzando cotas proporcionales en casi todos los partidos (y también en autonomías y ayuntamientos, como las alcaldesas de Madrid y Barcelona, por ejemplo). En la administración del estado la distribución es desigual en función del cuerpo que se analice (en una entrada anterior expliqué que el porcentaje de embajadoras es del 10%). 

Sin embargo, la proporción de mujeres que han accedido a los más altos puestos empresariales es todavía mucho menor. Por ejemplo, con datos de 2017, en las 35 empresas más importantes en la bolsa en España (el IBEX-35) tan solo hay 3 presidentas: Ana María Llopis (de los supermercados DIA), Ana Patricia Botín (Santander), Rosa García (Gamesa-Siemens).  De la misma forma, el Código de Buen Gobierno en los consejos de administración recomienda que para 2020 las mujeres sean el 30%. En noviembre de 2017 no llegaban al 22%. Siguiendo con la idea de los techos de cristal, en el mundo de la empresa también los hay y parece que son más altos que en otros ámbitos.

Seguir leyendo »

Himnos y letras

22 Comentarios

Adopción de himnos nacionales en democracias (Europa Occidental, América del Norte, Australia, Nueva Zelanda e Israel)

Un himno sin letra es una bendición. No hay más que leer las letras de la mayoría de ellos. Si alguien piensa que el Himno de Riego, que ha sido el único rival serio de la Marcha Real, supone alguna mejora, es que no lo ha leído.  Por lo demás, cantos patrióticos, batallas, armas, sangre, honor, Dios, la Virgen María, el chauvinismo menos disimulado, el paisajismo del paraíso... ese es el material del que se hacen.

Además, es demasiado tarde para este género. Las letras de (casi) todos los himnos "nacionales" de nuestro entorno son del siglo antepasado (o aun más viejas). La única excepción es Austria, que estrenó himno y letra en 1946, y que tiene también la única letra, hasta donde sé, compuesta por una mujer,  Paula von Preradović. Una vindicación del paisaje del tipo de Sonrisas y lágrimas, dicho sea con todo el cariño, que ojalá fueran todos los himnos como esas grandes canciones de Broadway (Rodgers y Hammerstein 1959). De hecho, eso debió de pensar alguien del equipo de Ronald Reagan quien, en 1984, en un momento de inspirada diplomacia,  hizo sonar Edelweiss -un tema de aquel musical- tomándolo por el himno, en una recepción al presidente de Austria. Hay que reconocer que,  en la película, lo parece.

Que las letras sean antiguas no quiere decir que los himnos lo sean, necesariamente.  A algunos países les entra la gana de himno bastante tarde, o, al menos, el apetito por hacerlo oficial. Pero en esos casos lo normal es repescar alguna vieja canción, o adaptarla con recortes que hagan olvidar sus posibles connotaciones supremacistas (Alemania) o eliminando las alusiones más directas a la guerra y al enemigo (las sucesivas adaptaciones del himno belga, que comenzó siendo una canción anti-holandesa). En algunos casos, se oficializa tal cual, como en Israel, ya en el siglo XXI, y ya pueden decir los ciudadanos no judíos lo que les parezca sobre ese canto expresamente étnico, compuesto para ser himno del sionismo.

Seguir leyendo »

Emociones vs ideología: cómo los políticos reproducen estereotipos de género en Twitter

La gran mayoría de los parlamentarios están en Twitter: un 85% de los diputados en el Congreso español y un 80% de los parlamentarios autonómicos tienen una cuenta. Las redes sociales nos dan una oportunidad para examinar si los políticos y las políticas se comunican con el público de manera distinta en función de su género y si contribuyen con sus mensajes a confirmar los estereotipos de género. Para examinar estas cuestiones, analizamos las interacciones en Twitter entre ciudadanos y miembros de los diferentes parlamentos de todas las Comunidades Autónomas y del Congreso de los Diputados. Hemos descargado un total 125.846 tuits originales enviados por 1.221 diputados estatales y autonómicos entre diciembre de 2017 y abril de 2018.

Un modelo estadístico permite examinar si hacen un uso del lenguaje distinto en función de su género. Una regresión logística Lasso usa como variable dependiente el género del político que escribe un tuit y como variables independientes las miles de palabras distintas que aparecen en todos los tuits. El coeficiente que se obtiene indica si existe correlación entre el género del autor y el uso de determinadas palabras. Por ejemplo, si la palabra “violación” aparece con mayor frecuencia en mensajes escritos por mujeres, el modelo la considerará una palabra muy correlacionada con el género del autor. Eliminamos de la lista resultante los nombres propios.

Las conclusiones son claras: nuestros políticos y nuestras políticas usan un lenguaje estereotípicamente femenino y masculino. Quizás lo que más destaca es el uso de emoticonos. Las políticas utilizan muchos más emoticonos para comunicarse, a menudo relacionados con emociones (sonrisas, besos, enfado, tristeza, etc.). Además usan con mayor frecuencia rosas, altavoces, árboles de navidad y, sobre todo, muchos corazones. En cambio, en la lista de palabras que correlacionan con el género de los políticos hombres apenas aparecen emoticonos. Los pocos que hay con factuales como un triángulo, un documento, una sirena, dos cámaras de vídeo o la bolsa. Claramente, los políticos hombres son más reticentes a expresar emociones.

Seguir leyendo »

PSOE y Podemos: ¿Se puede cooperar en la Comunidad de Madrid?

Con la dimisión de Cristina Cifuentes comienza la precampaña de las elecciones regionales de mayo de 2019. Unas elecciones que se espera serán muy competidas, pues ninguno de los partidos llegaría con una ventaja significativa y mucho menos con capacidad de ganar por mayoría absoluta. En el espectro ideológico de la derecha Ciudadanos le está comiendo terreno al PP madrileño. En la izquierda Podemos se ve más atractivo con Errejón para disputarle el liderazgo al PSOE, quien previsiblemente mantendrá a Gabilondo, un candidato que gusta entre los suyos.

Centraré este post en la competición entre estos dos últimos partidos. Me propongo explorar si existen o no condiciones para la cooperación entre el primer y segundo partido de la oposición en la Comunidad de Madrid: el PSOE y Podemos. Dicha exploración aspira a evaluar la idea fuerza que hace semanas está intentando promover el que será con casi toda seguridad el candidato de Podemos a la Presidencia de la CAM: Errejón defiende que la relación con los socialistas debe estar gobernada por una “competición virtuosa” entre las dos formaciones políticas, es decir mantener la pugna política que justifica sus diferencias pero haciendo un especial esfuerzo por encontrar un espacio de comunión programática que les permita forzar un giro significativo en el rumbo político. En otras palabras, cooperar para que se pueden implementar las políticas en las que ambos partidos están de acuerdo y que la política deje de estar pilotada por el PP y Ciudadanos. En Madrid y en España.

Si bien el dirigente de Podemos defiende esta posición estratégica fundamentalmente de cara a las elecciones autonómicas, esta es también su opinión respecto a cómo deberían orientarse las relaciones con el PSOE a nivel estatal. Así lo dejó escrito en un artículo de prensa. Pero ahí el errejonismo tiene pocos resortes. Al menos de momento. Centrándonos en la Comunidad de Madrid, pues, y conociendo las preferencias de la oferta, cabe preguntarnos si existe demanda para dicha cooperación. ¿Qué fracción del electorado de izquierda sería proclive a la cooperación? ¿Se diferencian mucho de los menos proclives a cooperar? ¿Cuáles son las principales barreras?

Seguir leyendo »

Reparte el dinero y corre

Mariano Rajoy

El principal problema de nuestro sistema no son los políticos que roban. Sino los políticos que hacen justo lo contrario a los ladrones y corren de un lado a otro repartiendo dinero. Con la crisis de la democracia representativa, los partidos “atrápalotodo” están dejando paso a partidos “repártelotodo”, dispuestos a trocear el tesoro público para ganar las elecciones. Lo hemos visto en otros países. Y lo estamos viendo en España con la discusión de los presupuestos generales del Estado.

La reciente campaña electoral italiana fue paradigmática. Berlusconi resucitó gracias a ofertas monetarias como una pensión mínima de 1,000 euros o un tipo impositivo único del 23%. Enfrente, el M5S prometía una renta universal de 780 euros. Todas eran ofrendas inverosímiles dada la situación presupuestaria italiana. Pero recordemos que Italia ha sido, desde el medievo, un campo de experimentación donde se han probado artilugios políticos – democráticos, maquiavélicos, fascistas, televisivos – que el resto del mundo ha adoptado poco después.

Y en España hace ya tiempo que desembarcó esta ideología del cash. Nuestra política ha sido tradicionalmente cortoplacista. Hemos gastado más en atender las necesidades presentes que en inversiones para las generaciones futuras. Pero esta miopía se ha acentuado con la salida de la crisis. Exactamente cuando podríamos permitirnos inversiones a largo plazo para transformar el modelo productivo, los políticos ponen en el punto de mira los bolsillos de los votantes. De hoy, no del futuro.

Seguir leyendo »