eldiario.es

9

¿Otro gobierno a la italiana?

El primer ministro de Italia, Giuseppe Conte.

En mayo de 2018 la Lega (antes conocida como Liga Norte) y el Movimiento 5 Estrellas (M5S) alcanzaron un acuerdo para formar gobierno en Italia. Dicho acuerdo parecía canalizar un sentimiento extendido por buena parte de los italianos contrario a las fuerzas del establishment. De hecho, el apoyo que habían recibido ambos partidos, en suma, llegaba al 50 por ciento de los votos.

Aunque el denominado gobierno giallo-verde no representa el primer experimento de coalición populista en la historia de la Segunda República italiana -de hecho, todos los gobiernos liderados por Silvio Berlusconi fueron apoyados por dos fuerzas populistas: la Liga Norte y Forza Italia-, no es menos cierto que la coalición M5S-Lega, puede considerarse una coalición excepcional por, al menos, dos razones. Primero, porque ambos partidos difieren completamente en términos ideológicos (excluyendo el componente populista que sí comparten) y, segundo, porque mientras que la mayoría parlamentaria que apoyaba los gobiernos Berlusconi no estaba formada exclusivamente por partidos populistas, el Gobierno Conte I significaría, stricto sensu, la primera coalición puramente populista.

Sin embargo, la excepcionalidad de esta coalición tuvo un corto recorrido. Pasado apenas un año, en agosto de 2019, el Gobierno terminó por romperse. Matteo Salvini había impulsado una moción de censura que respondía a un claro cálculo electoral. Por un lado, las encuestas le deparaban una subida en votos que lo colocaba en los primeros puestos de salida y, por el otro, los buenos resultados cosechados en las elecciones al Parlamento Europeo de 2019, en la que había sido primera fuerza, alentaban al líder de la Lega a romper el acuerdo con M5S.

Seguir leyendo »

La fatiga tras el cáncer de mama: no responsabilicemos a las supervivientes

Hoy, día 19 de octubre, celebramos el día del cáncer de mama. Sabemos que cada vez más mujeres sobreviven a esta enfermedad. Sin embargo, la supervivencia al cáncer, es una realidad muy compleja y no bien conocida.

Entre un 30 y un 40% de las supervivientes a un cáncer de mama siguen sufriendo una fatiga invalidante años después de haber sido diagnosticadas y tratadas, incluso aunque no exista una recaída.

En condiciones normales, la fatiga es un síntoma de alerta que normalmente desaparece con el sueño y el descanso. Pero en las personas que han padecido un cáncer de mama, la fatiga no desaparece con el sueño. Esa fatiga tiene unas características específicas, con mucha trascendencia para la calidad de vida y para la reincorporación de las supervivientes a la vida normal. En su caso, se trata de una condición asociada con el insomnio, la depresión y el dolor.

Seguir leyendo »

La hora de la policía

26 Comentarios

Un grupo de mossos, durante los disturbios del martes en Barcelona.

Imagina un universo paralelo (vamos, Francia o Alemania, sin ir más lejos) en el que se producen disturbios callejeros, con alteraciones de la paz social, como cortes de carreteras y contenedores incendiados. ¿Qué desearías? ¿Que las decisiones sobre cómo reestablecer el orden las tomaran profesionales con años de formación y experiencia y cuya reputación depende de tener éxito en mantener dicho orden, es decir, los cargos intermedios de las fuerzas de seguridad, o, por el contrario, políticos hiperventilados sin experiencia en la gestión de la violencia callejera y cuyos intereses electorales no siempre pasan por transmitir una imagen de paz social?

Seguramente, preferirías que se deje la gestión del caos en quienes tienen protocolos para traer el orden y no en políticos amateur, de la misma manera que, si sufres una crisis cardíaca, no te gustaría que el cirujano cambiara su protocolo de actuación porque a un político (amigo o enemigo tuyo) se le ocurre que ésa es la mejor manera de operar. Pero, con la seguridad nacional, nos olvidamos de la profesionalidad, como si la preparación y la experiencia no importaran. Y todo el mundo corre a dar órdenes "excepcionales".

Sucedió el infausto 1-O de 2017, cuando algunos políticos lanzaron a policías a la tarea, tan titánica como estéril, de retirar miles de urnas usando la fuerza. El orden constitucional en España estaba garantizadísimo sin necesidad de ese despliegue. Pero eso no era suficiente para políticos que querían ponerse ellos la medalla al mérito civil.

Seguir leyendo »

¿Voto obligatorio? Antecedentes

4 de cada 10 españoles creen que es obligatorio ir a votar, según un estudio.

Ante las elecciones que se avecinan, todos los analistas apuntan a que la participación será fundamental para medir el éxito de cada uno de los partidos. Dejando de lado la obviedad del argumento -la participación siempre es fundamental para determinar los resultados electorales; caso contrario, ¿por qué los partidos hacen campaña?-, es cierto que la movilización de los potenciales votantes es uno de los principales parámetros que los partidos (y casas encuestadoras) tienen en cuenta a la hora de preparar la campaña electoral y estimar los resultados. Sabemos que no todo el mundo vota. De hecho, la participación es muy variable durante la misma elección. Por ejemplo, en las elecciones generales de abril, la participación en la Comunidad de Madrid rozó el 80%. Melilla, en cambio, apenas superó el 63%. Si casi 17 puntos de distancia son importantes, en 2016 la diferencia entre Madrid y en Melilla, aún fue mayor: casi 24 puntos.

El problema de esta distancia no es que en un territorio se vote más que en otro, sino que sabemos que hay unos ciudadanos que votan más que otros. Por ejemplo, nuestra compañera en Piedras de Papel, Aina Gallego nos ha mostrado en varios artículos académicos (y un libro estupendo) cómo la educación es un factor fundamental para explicar la participación: cuanto mayor es el nivel educativo, mayor es la participación. Esto es un problema porque también sabemos que cuando menos equitativamente está distribuida la participación -esto es, unos grupos sociales votan más que otros grupos- menos representativas son las políticas que se implementarán. Nuestros representantes tienen más incentivos para priorizar los asuntos que preocupan a los votantes que al resto de los ciudadanos.

Así las cosas, en esta entrada y en otra futura defenderé que una forma de atajar esta desigualdad es mediante la adopción del voto obligatorio. En esta explico cuándo, cómo y por qué se ha decidido adoptar esta medida en dos países muy distintos, y por qué se ha abandonado. En la segunda, discutiré algunos de los motivos por los que establecer el voto obligatorio creo que es una buena idea.

Seguir leyendo »

Radiografía del votante de Más Madrid

25 Comentarios

Iñigo Errejón, líder de Más País

Iñigo Errejón y Más País han irrumpido con fuerza en el panorama político nacional con el anuncio de que participarán en las elecciones del 10 de noviembre. Esta llegada se justifica en la decepción de sectores de la izquierda por el fracaso de las negociaciones para la formación de gobierno entre PSOE y Unidas Podemos y la consiguiente investidura fallida. En el contexto actual, es precisamente el impacto que puede tener Más País en las elecciones probablemente la mayor incógnita para el 10N. Se trata de una candidatura muy peculiar no solo porque no tiene todavía un programa definido a un mes de las elecciones, sino también porque, por ejemplo, no concurrirá en todas las provincias.

Ante esta incertidumbre, uno de los pocos puntos de luz para saber algo más del electorado potencial de Más País es utilizar los datos de encuesta disponibles sobre Más Madrid, el germen de esta fuerza política que se presentó en mayo a las elecciones en el Ayuntamiento de Madrid (donde fue la fuerza más votada con un 31% del voto) y en la Comunidad de Madrid donde obtuvo casi un 15% de los votos. En este post, en concreto, utilizo datos de la encuesta preelectoral del CIS para la Comunidad de Madrid, que es la única que tiene los microdatos disponibles. Para fotografiar al electorado de Más Madrid y compararlo con el resto de partidos de la izquierda, considero votantes de cada partido aquellos que declaraban que votarían por ese partido en las siguientes elecciones autonómicas del 26 de mayo o aquellos que declaran simpatía por esa fuerza política (el clásico VOTO+SIMPATÍA de las encuestas del CIS). 

Antes de empezar hay una salvedad que hacer. Estamos analizando datos que son únicamente de la Comunidad de Madrid. Es razonable esperar que el electorado de Madrid que puede votar a Más País no será exactamente igual al que puede votarlo en otras provincias (sobre todo en aquellas donde concurre con fuerzas de peso, como Compromís en la Comunidad Valenciana). 

Seguir leyendo »

¿Cuánto gana tu alcalde o alcaldesa?

"¡Vecinos de Villar del Río! Como alcalde vuestro que soy, os debo una explicación…"

Esta frase es una de las más recordadas de nuestro clásico patrio Bienvenido Mister Marshall. Como es de sobra conocido, el alcalde (Pepe Isbert) repite este mensaje en bucle, pero lo que es explicación, no da ninguna.

Hoy en día es posible, no obstante, acceder a una cantidad significativa de información sobre los gobiernos locales en España. Entre otras cuestiones, es posible comprobar cuáles son las retribuciones que perciben los alcaldes y concejales de su municipio. Están disponibles en el llamado Espacio ISPA. La información disponible cubre el periodo entre 2013 y 2017 y en las próximas semanas debería hacerse pública la información referida a 2018. El origen de la disponibilidad de estos datos está en la obligación que impuso el Decreto-Ley 20/2012 de que las CCAA y las corporaciones locales remitiesen información detallada al Ministerio sobre gastos de personal.

Seguir leyendo »

Verde, que no populista

35 Comentarios

Equo concurrirá a las elecciones del 10N con Más País, el partido de Errejón

El espacio político de Más País existe en todas partes, de forma más o menos holgada, dependiendo un poco de lo que permita el sistema electoral, y en casi toda Europa está poblado por algún miembro del Partido Verde Europeo (que no siempre se llama verde). Ese espacio está claramente diferenciado del resto de la izquierda, es un espacio que desborda la categoría "verde", bastante trasversal dentro de la izquierda, con una afinidad relativa importante hacia ciertos partidos de ámbito regional o subestatal y con una clara tendencia a convertirse en partidos de gobierno, pese a sus raíces en movimientos sociales y a ser partidos de minorías. En realidad, se parece poco o nada a la idea que durante años ha defendido Errejón de trasversalidad y de conquista de la mayoría, y que él mismo ha identificado como populista, pero nadie dice que las derrotas no enseñen. Sobre todo, cuando la lección – que se es una minoría que quiere influir en una sociedad compleja- necesita poco más que un vistazo.

Como los partidos se juntan entre sí de la forma que mejor les parece a ellos, nos facilitan mucho las cosas y limitan los debates bizantinos sobre quién es de verdad qué. El panorama organizativo de la izquierda en Europa es este: Los partidos que los politólogos, sin otro fin que clasificar, llaman de "izquierda radical" se unen entre sí en tres partidos, Ahora el Pueblo (al que pertenece Podemos), el Partido de la Izquierda Europea (IU) e Izquierda Anticapitalista Europea (idem en España). Todos ellos se reúnen en un solo grupo parlamentario en Estrasburgo: Izquierda Unida Europea-Izquierda Verde Nórdica. Los socialdemócratas, como el PSOE, forman el Partido Socialista Europeo. Los partidos nacionalistas y regionalistas que se dicen progresistas forman la Alianza Libre de Europa. Los partidos de tipo "radical" (a sí mismo llamados, esta vez) o liberales progresistas, se sitúan fuera de todo esto y muchos no tienen organización internacional. Y después están los verdes.

El Partido Verde Europeo aúna a la mayoría de los partidos derivados del movimiento ecologista, pero no incluye a algunos que utilizan la etiqueta verde o ecosocialista (como los partidos rojo-verdes nórdicos) y sí a algunos que no se identifican por el color. En al menos cuatro países, el partido miembro del PVE no se llama así; el partido que impulsa Errejón podría ser el quinto. Un caso importante, porque ha gobernado en coalición en 2011-14, es el Partido Socialista Popular de Dinamarca (7,7% del voto en 2019) que es miembro del Partido Verde Europeo desde 2014 (informalmente asociado desde 2004). Otros miembros no identificados con esa etiqueta son "La política puede ser diferente" de Hungría (7,1% del voto en 2018) y dos pequeños partidos en Macedonia y Malta.

Seguir leyendo »

Hacia el 10N: ¿cómo se canalizará el malestar político?

Poco después de apretar el botón electoral, los partidos políticos han podido testar o, más bien, certificar el (sulfurado) estado de ánimo preelectoral. Una encuesta realizada, entre el 18 y 20 de septiembre, por la empresa demoscópica 40dB, "cuantificaba" de qué forma recibían los ciudadanos la convocatoria de nuevas elecciones. Un contundente 51,5% utilizaba el calificativo de "muy mal" y otro 17% optaba por la respuesta "mal" a la pregunta de cómo valoran la repetición electoral. Más del 50% de los ciudadanos admitía tener una peor opinión sobre el modo en que funciona la democracia, como consecuencia de lo que (no) ha sucedido en los últimos meses.

Ni siquiera la apelación de Pedro Sánchez a la necesidad de que la sociedad exprese su voluntad de forma más clara, ha resultado una razón de peso para sus propios votantes. Junto al electorado de Unidas Podemos, los electores socialistas eran los que de forma más crítica valoraban el anuncio de un nuevo llamamiento a las urnas.

Asimismo, muy negativas han sido las "sensaciones" que, de forma inmediata, ha generado, en la sociedad, la falta de acuerdos para formar un gobierno. Siguiendo los resultados de la encuesta de 40dB, más de un tercio de los ciudadanos afirmaba, hace unos pocos días, sentir (principalmente) "decepción". Otro tercio, optaba por el término "enfado". Y un 22% decía sentirse preocupado. Tan sólo un 4,4% sentía alivio, siendo los votantes de Vox (23,1%) los que parecían mostrarse más reconfortados (entendemos, por no haber llegado a buen puerto las negociaciones entre los partidos de izquierda (PSOE-Unidas Podemos).

Seguir leyendo »

Plagios

Manuel Cruz, presidente del Senado, niega haber cometido plagio en un manual de filosofía de 2002.

Cuando el poeta romano Marcial acusó a su rival Fidentino de robar sus versos lo llamó "secuestrador"; en latín, plagiarius. Es la primera vez, que se sepa, que se empleó la palabra en ese sentido, en unos epigramas satíricos. Se puede añadir que en latín plagio se refería al secuestro de esclavos, y que se necesitó un poeta para usarlo de manera metafórica, que es como nos ha llegado. Tal vez un poeta que supiera griego y recordara el sentido original de plagios (oblicuo). La palabra está relacionada con una raíz indoerupea "plak" presente en playa, pleito o placer, todo cosas vastas. Igual hasta con Platón, el filósofo de las espaldas anchas. Pero es algo moderno. El término se introduce en inglés en 1601, resucitado por Ben Jonson -el rival de Shakespeare, por si acaso. En francés es posterior. En castellano está atestiguado con esa acepción desde el Diccionario de Esteban de Terreros y Pando, en el año 1788.

El párrafo anterior tal vez pasara la prueba del Turnitin (uno de los programas detectores de plagio más conocidos), pero tiene mucho de pastiche, un refrito de cosas que he leído en varios sitios. Lo de Platón es ocurrencia mía, así que a lo mejor es un original falso y no un falso original. De lo demás, creo que solo coletillas como "todo cosas vastas" y algún otro adorno quedarían sin marcar por un omnisciente anti robo. La primera frase la he copiado tal cual de The Perfectly Acceptable Practice of Literary Theft, del profesor Jack Lynch, que está disponible en la red. La he traducido, literalmente, y eso disimula y despista. Una de esas copias en las que un autor piensa que, venga, no hay tantas formas de decir una cosa simple y así acabamos antes. El párrafo tiene un contenido alto en plagio incluso si no me he puesto a copia-copiar, pero es casi todo reescritura sin créditos. En principio, la cura sería citar las fuentes, pero claro, uno no quiere citar la Wikipedia, un foro de internet, o un compendio del que ha sacado varias morcillas que le hacen quedar bien, un libro que ya se ha citado demasiado, o que da vergüenza haber leído, o cosas que se supone que podría saber, o tal vez debería saber…. En fin, que las ocasiones son muchas para simplemente seguir haciendo embutido y, en el mejor de los casos, citar luego alguna fuente aceptable [1].

Cada vez se publican más libros, periódicos, blogs y múltiples contenidos online… y la cultura de la reutilización y el reciclaje se ha impuesto en esta pujante industria sin necesidad de campañas. Párrafos de segunda y tercera mano se pasa uno la vida leyéndolos; más en unos sitios que en otros, aún hay jerarquías, pero no son excepciones.

Seguir leyendo »

El "sorpasso" en el independentismo: ERC, JxCat y sus tribulaciones

Si por algo se caracterizaron los días previos a las elecciones generales del pasado 28 de abril fue por una suerte de “falsa” incertidumbre. Por un lado, se respiraba la certeza de que el voto al PSOE aumentaría considerablemente, pero por otro nos preguntábamos qué ocurriría con el resto de fuerzas. ¿Sería la caída del Partido Popular tan estrepitosa como indicaban algunas encuestas?, ¿irrumpiría Vox con tanta fuerza en el Congreso de los Diputados?, las antes llamadas “nuevas formaciones”, C's y Unidas Podemos, ¿perderían definitivamente la capacidad de movilización que las había caracterizado desde 2014?

Mientras nos hacíamos estas preguntas, parece que se nos escapó parte de lo que estaba ocurriendo en escena y de lo que tan solo nos percatamos tras saber los resultados del 28A: ERC se consolidaba como la primera fuerza en Cataluña, con más de un millón de votos y 15 diputados en el Congreso de los Diputados.

Seguir leyendo »