El Gobierno espera que la Junta Electoral retire los carteles xenófobos de Vox

La vicepresidenta primera Carmen Calvo, durante una sesión de control al Gobierno en el Congreso de los Diputados. EFE/Chema Moya/Archivo

"Hay provocaciones a las que hay que entrar". Así se pronuncian desde el Gobierno sobre la campaña xenófoba que ha lanzado Vox en los medios de transporte público en los que ha colocado carteles con datos manipulados contra los menores extranjeros no acompañados y que este miércoles ha llevado al Congreso. El Ejecutivo, que instó a la Fiscal General del Estado, Dolores Delgado, a actuar a través de una llamada de la vicepresidenta primera, Carmen Calvo, espera ahora un pronunciamiento de la Junta Electoral Provincial para que retire la campaña, aunque fuentes gubernamentales admiten que el órgano que se encarga de velar por la limpieza de los procesos electorales "se está columpiando" últimamente, en referencia a la decisión de mantener las candidaturas de Toni Cantó y Agustín Conde que anuló el Tribunal Constitucional. Por ahora solo Unidas Podemos ha anunciado que llevará los carteles a la Junta Electoral y Más Madrid, a la Fiscalía, al igual que han anunciado las ministras Irene Montero y Ione Belarra.

Xenofobia y manipulación en la propaganda del socio imprescindible de Díaz Ayuso

Xenofobia y manipulación en la propaganda del socio imprescindible de Díaz Ayuso

El PSOE, por su parte, ha denunciado en los tribunales al partido de Santiago Abascal por un presunto delito de odio en la campaña por el señalamiento a los menores extranjeros no acompañados. "El objetivo evidente que se persigue es intentar que se compare con datos absolutamente falsos el gasto que se destina a uno y otro colectivo (las pensiones de las personas mayores frente al gasto público para la atención de los menores extranjeros en situación de desamparo) desde las administraciones públicas", explica la denuncia de los socialistas, que recuerdan que el partido de Santiago Abascal basa "su argumento en datos maliciosamente tergiversados para buscar un impacto que fomente el odio frente a un colectivo vulnerable". 

"Se está creando un claro paralelismo entre la inseguridad, la delincuencia, y los menores extranjeros (y mayores), especialmente los de religión musulmana, y una contraposición con la pobreza de algunos españoles por el gasto en los extranjeros -denuncian los socialistas, que incluyen los carteles, pero también la web de campaña y mensajes vertidos en las redes sociales por la formación de extrema derecha-. Se trata de un mensaje de odio y racismo, basado en el origen y en la religión. No sólo invita al racismo y la xenofobia, sin que lo concreta en la islamofobia y, especialmente, en los menores extranjeros no acompañados, los más vulnerables de todos".

Además de un delito de odio tipificado en el Código Penal, el PSOE considera que los mensajes podrían suponer, además, un delito electoral que considera una infracción “el conjunto de actividades lícitas llevadas a cabo por los candidatos, partidos, federaciones, coaliciones o agrupaciones en orden a la captación de sufragios”. 

Pero en el ámbito político, la coalición considera que hay discursos de la extrema derecha que hay que combatir y el señalamiento a los menores extranjeros no acompañados (menas) es uno de ellos. A los pronunciamientos que se produjeron el martes sobre los carteles en el marco de la campaña electoral, se han sumado varios miembros del Ejecutivo durante la sesión de control en la que Vox ha aprovechado para reiterar su mensaje xenófobo. "Sí hay dinero para mantener a menas en toda España y mantener la estancia de inmigrantes ilegales en Canarias y mientras los españoles y inmigrantes legales, en las colas del hambre", ha expresado el portavoz, Iván Espinosa de los Monteros.

"Lo suyo es el odio, literalmente el odio. Lo que han hecho con esos carteles señalando a niños y niñas que vienen en situaciones terribles habiendo sido objeto de delitos gravísimos en los tránsitos que hacen se llama inhumanidad y odio", le ha reprendido la vicepresidenta primera, Carmen Calvo. "Le debería dar a ustedes vergüenza lo que están instalando en la política de nuestro país", le ha reprochado Calvo, que ha sido ovacionada por las bancadas que sustentan al Gobierno y, especialmente, aplaudida por Nadia Calviño que le ha dicho: "Muy bien, es justo lo que hay que decir".

Espinosa de los Monteros ha usado en la tribuna las mismas cifras sobre el coste de los menores no acompañados en la Comunidad de Madrid: "En base a los documentos oficiales asciende a 4.751 euros de media por cada menor no acompañado". El portavoz de la extrema derecha también ha mostrado un titular del periódico El País que señalaba que la región invertiría 140 euros al día en cada menor no acompañado.

El ministro de Seguridad Social e Inclusión, José Luis Escrivá, había rebatido los datos que buscan la "criminalización " de los menores no acompañados al recordar que solo hay 218 niños y niñas registrados en la Comunidad de Madrid.

También la vicepresidenta tercera, Yolanda Díaz, ha aprovechado una pregunta de la dirigente de Vox Macarena Olona para reprocharles el discurso contra los menores no acompañados que mantiene el partido ultraderechista desde hace años. "En esta sociedad no cabe el odio, el racismo ni la vulneración de los Derechos Humanos", ha señalado la líder de Unidas Podemos en el Gobierno. Y ha concluido: "España es solidaria, sería bueno que lo tengan en cuenta cada día. Lo que hacen representa lo peor de ustedes mismos".

En una respuesta al diputado de Vox, Ignacio Gil Lázaro, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, también se ha referido a la polémica generada por los carteles. "Ustedes hablan de una patria sin derechos humanos y sin derechos fundamentales, una patria fundamentada en odio, y nosotros hablamos de una patria fundamentada en los derechos humanos y en libertades", ha querido remarcar el ministro. 

Marlaska se ha comprometido a "garantizar" que "hasta" desde Vox "puedan decir lo que dicen, siempre que sea dentro de la Constitución y no generen e inciten al odio a la violencia y a la discriminación". "Porque ahí también nos van a encontrar, van a encontrar a este ministro y a las fuerzas y cuerpos de seguridad del Estado", ha recalcado. "Vamos a seguir defendiendo a los vulnerables, y vamos a estar ojo avizor para que esos menores no acompañados, que esas personas por diversidad de género, no sean en modo alguno señalados por fascistas como ustedes".

Las ministras de Igualdad, Irene Montero, y la de Derechos Sociales, Ione Belarra, también han cargado contra Vox. "El anuncio supone un ataque directo a nuestros principios democráticos. Como Gobierno de España teníamos que actuar por lo que hemos emprendido acciones legales", ha dicho Belarra. "Es una obligación del Gobierno proteger la dignidad, garantizar y lo que vemos un discurso del odio", ha añadido Montero.

Fuentes del Gobierno recuerdan la debilidad y vulnerabilidad los menores no acompañados que abandonan sus países en busca de un futuro mejor y explican que el Ejecutivo trabaja para protegerles también en sus países de origen. Desde la vicepresidencia primera indican que antes de que estallara la pandemia tenían un proyecto para intentar mejorar sus condiciones y que no corran el riesgo de emprender el tránsito hacia España.

PP y Ciudadanos reprenden a Vox

El líder del PP, Pablo Casado, ha asegurado que la campaña de Vox es "publicidad engañosa". "En campaña no vale todo", ha señalado Casado, que ha asegurado que en caso de que haya problemas de seguridad lo que hay que hacer es fortalecer a la Policía y la Guardia Civil. La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ha acusado a la extrema derecha de hacer "populismo".

Errejón y Rufián se suman a las críticas

También durante una pregunta al ministro del Interior, el líder de Más País, Íñigo Errejón, ha denunciado que "en España hay discursos y líderes políticos dedicados día y noche a sembrar odio". "Se dice primero que los que acuden a las colas del hambre son subvencionados y mantenidos, y se siembra el odio contra los pobres. Se ponen anuncios racistas contra menores en el metro de Madrid, que hace falta ser cobarde y miserable para poner a los niños en el disparadero, y resulta que a un niño de 12 años le parten la cara en Guadalajara", ha lamentado.

El portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, se ha sumado a las críticas: "Hay que ser una bestia para criminalizar de esa manera a menores", ha expresado en declaraciones a los periodistas en el Congreso. Rufián se ha mostrado "orgulloso" de que Catalunya "sea acogida de tantos y tantos" menores extranjeros no acompañados. "Más solidaridad, más menores extranjeros no acompañados, más acogida y menos racistas, homófobos y xenófobos subvencionados", ha señalado el portavoz republicano, que ha atizado al líder de la extrema derecha: "Un menor extranjero no acompañado que haya trabajado un mes, ya ha trabajado más que Abascal".

Etiquetas
Publicado el
21 de abril de 2021 - 10:28 h

Descubre nuestras apps

stats