“Me mantengo en el 'no'. No he oído ni una sola razón en el Comité Federal para cambiar mi voto”

Margarita Robles en la sede del PSOE en Ferraz

Margarita Robles (León, 1957) fue la número dos de Pedro Sánchez el 26J. Se mantiene fiel al no a Mariano Rajoy y considera que el mandato que Javier Fernández ha calificado como "imperativo" para todo el grupo parlamentario no lo es. Recuerda que la Constitución le da libertad para posicionarse y defiende que firmó un "contrato" con los votantes que pasaba por rechazar las políticas del PP. Cree que la decisión de abstenerse tiene más que ver con la guerra interna del PSOE que con la gobernabilidad. Junto al PSC y diputados sueltos, como Susana Sumelzo y Odón Elorza, Robles desafía a la gestora con su no a Rajoy en la investidura.

El PSOE aprueba una abstención incondicional para que Rajoy sea presidente

El PSOE aprueba una abstención incondicional para que Rajoy sea presidente

¿Qué le parece que el Comité Federal haya decidido que el PSOE debe abstenerse?

Hoy es un día muy triste para el PSOE. Se ha puesto de relieve el divorcio que hay entre los órganos directivos y la militancia. Ha quedado claro que hay una gran división dentro del PSOE. Lo demuestra el hecho de que haya habido 96 miembros que han votado no. Va a ser difícil retomar el acuerdo que se ha tomado hoy.

Serán los diputados quienes tengan que acatar esa decisión. ¿Sigue dispuesta a votar en contra de Mariano Rajoy?

Sí, absolutamente. Me mantengo en el no. No he oído en lo que se ha hablado en el Comité Federal ni una sola razón para cambiar mi voto. Tiene que quedar muy claro que la posición del no a Rajoy es la coherente y respetuosa con el programa del PSOE. Yo, como independiente, cuando fui en las listas, asumí un compromiso con los votantes y los ciudadanos que era un al cambio y, por tanto, un no al Gobierno de Mariano Rajoy. Mi compromiso es con los votantes del PSOE. El programa es un contrato, que estoy obligada a cumplir. En él no había ninguna duda de que los militantes y votantes querían un no a Rajoy. Me sorprende enormemente que no se haya dado la voz a los afiliados y que se haya rechazado un congreso en el que pudieran explicar cuál es su posición.

El argumento que expresa la resolución aprobada es que el PSOE rechaza las políticas del PP, pero que prima el desbloquear la situación. ¿No lo comparte?

Ese es un posicionamiento que no se corresponde con la realidad porque la abstención lo que hace, pese a lo que digan algunos, es apoyar y permitir que continúen las políticas del PP que han traído tanto daño a España durante casi cinco años, han perjudicado a las clases medias, a los trabajadores, que han supuesto un retroceso en materia de derechos y libertades... Con la abstención que hoy ha acordado el Comité Federal, se quiera decir lo que se quiera decir, se permite que se continúe con esa política restrictiva. Entiendo que el PSOE, que tiene tanta fuerza y un capital de 137 años de historia, no puede de ninguna manera con su abstención permitir que sigan esas políticas.

¿España puede asumir seguir otros tantos meses de bloqueo?

Ese planteamiento no es correcto. Si ese planteamiento de la abstención del PSOE se hubiera hecho el 27 de junio podría haber sido respetable porque hubiera puesto de relieve que sí preocupaba la gobernabilidad. Pero cuando se plantea en este momento, después de que se ha descabezado entre comillas al secretario general, hay muchas razones para pensar que lo que ha primado no ha sido la gobernabilidad sino cuestiones internas.

¿Complica eso el futuro interno a quienes han hecho esta maniobra para la abstención?

Lo que me parece peor de todo es que con esta decisión se pierde la posibilidad de ejercer un liderazgo desde el centro-izquierda y la defensa de los derechos y libertades. Se da un cheque en blanco al PP. Igual que hoy se argumenta la abstención por un supuesto sentido de la gobernabilidad mañana serán los presupuestos y después otra cosa. La decisión que se ha tomado hoy es que se continúe con estos años que han sido dañinos para España con el gobierno del PP.

¿Le ha dado el PSOE todo el capital de la oposición a Pablo Iglesias?

Se lo ha facilitado bastante. El PSOE tiene que ser el partido que cambie España, el partido de la modernidad como lo fue en 1982, porque es quien mejor representa a la España de hoy en día. Pero cuando lo que hace, como hoy, es acomplejarse y permitir que gobierne el PP está dilapidando un caudal de 137 años de historia.

No comparto aquellos que dicen que el PSOE es un solar. Es verdad que los dirigentes están divididos y que la gestora está absolutamente separada de los militantes, pero un partido son los militantes, la gente que sale cada día a defender sus principios. Los militantes del PSOE pueden sentirse muy orgullosos del trabajo que están realizando. Espero que la gestora cumpla con su cometido y que a la mayor brevedad, sin excusas, convoque un congreso.

¿Al que debería presentarse Pedro Sánchez?

Pedro Sánchez debe presentarse porque fue elegido por los militantes en primarias y deben ser ellos los que digan si tiene o no la confianza. Me resulta sorprendente, y a veces un poco difícil de entender desde la perspectiva de alguien que no pertenece al PSOE, cómo los secretarios generales que han sido elegidos por primarias, como Borrell y Sánchez, tienen tan poca vida y no se les permite cumplir el mandato de los militantes. Por eso espero que la gestora cumpla inmediatamente con su cometido y sean los militantes los que decidan si sigue o no Pedro Sánchez.

Ahora que menciona a Borrell. ¿Sería un buen secretario general en este momento?

En este momento lo importante es que se convoque un congreso y sean los militantes los que decidan quién es el secretario general. Lo que necesita es una persona que defienda con vehemencia, convicción y sin complejos las políticas autónomas y contrarias a las que en este momento representa el PP.

¿Ha hablado con Pedro Sánchez hoy?

No.

Por saber si va a mantener su acta o con esta decisión del Comité Federal se va a marchar...

Él ha puesto un tuit. Creo que es evidente. La deducción de ese tuit está claro que Pedro Sánchez va a estar siempre con la militancia.

¿En el Congreso?

Eso lo tendrá que decidir él.

¿Merece la pena ser diputada socialista en estas condiciones?

Sí, merece la pena porque para mí lo importante son los militantes y votantes del PSOE, no los órganos de dirección. Me consta por las llamadas que estoy teniendo, los apoyos que recibo y lo que me cuentan de las agrupaciones que la gente mayoritariamente en el PSOE está con el no al gobierno de Rajoy. Me sentí en su día orgullosa de estar en las listas del PSOE, me siento orgullosa de esos militantes anónimos que trabajan cada día para hacer de España un país mejor. Lamentablemente ese país mejor no lo va a representar el PP.

Javier Fernández ha dicho que la abstención debería acatarla todo el grupo parlamentario. ¿Teme que se le imponga alguna sanción por romper la disciplina de voto?

Tengo un compromiso con los votantes del PSOE. Votando no soy fiel a ese compromiso que asumí yendo en las listas del PSOE. Cada uno verá las decisiones que tome. Soy absolutamente coherente y, desde la responsabilidad, voy a mantenerme en el no a la continuación de un gobierno que creo que no es bueno para España.

¿Y si le mandan al Grupo Mixto como sanción?

No creo mucho en esto de las sanciones. En el siglo XXI los planteamientos tienen que ser otros. Cuando en cualquier organización se acude a la represión y las sanciones es que algo malo está pasando. Creo en un PSOE abierto, tolerante y que respete la libertad y los principios de todo el mundo. La Constitución es muy clara cuando dice que los diputados no estamos sometidos a ningún mandato imperativo. No estoy sometida a ningún mandato más allá del de los militantes y votantes del PSOE. Ellos están muy mayoritariamente por el no.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats