La posición de PP y Vox frustra un pacto de Estado frente a la pandemia del coronavirus

Pablo Casado y Santiago Abascal, durante un Pleno del Congreso.

Los dos principales partidos de la oposición, Partido Popular y Vox, han rechazado este lunes cualquier opción de alcanzar un gran acuerdo de Estado entre todas las fuerzas políticas y los agentes sociales para hacer frente a las consecuencias económicas de la crisis del coronavirus. Con su negativa pierde fuerza la pretensión del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, de lograr unos "nuevos Pactos de la Moncloa" como los que en 1977 impulsaron un nuevo modelo económico y social para la España postfranquista.

Casado rechaza unos nuevos Pactos de la Moncloa y plantea rebajas fiscales para los familiares de muertos por coronavirus

Casado rechaza unos nuevos Pactos de la Moncloa y plantea rebajas fiscales para los familiares de muertos por coronavirus

"Todos los partidos vamos a trabajar en unos nuevos Pactos de la Moncloa para relanzar nuestra economía y el tejido productivo", aseguraba Sánchez el sábado, durante su comparecencia para anunciar una nueva prórroga del estado de alarma hasta el 26 de abril. "Los españoles necesitan ver a los políticos trabajando hombro con hombro. Es lo que queremos y lo que vamos a hacer", añadía, por su parte, el ministro de Transporte y secretario de Organización del PSOE, José Luis Ábalos, este lunes, en rueda de prensa.

Los principales dirigentes de PP y Vox, fuerzas que mantienen una pugna por el electorado de derechas desde hace meses, se apresuraban en cambio a rebajar las expectativas del Ejecutivo de izquierdas y se desmarcaban de ese posible gran acuerdo político y social.

Tras recalcar que, a su juicio, los Pactos de la Moncloa supusieron "un cambio de régimen", el presidente del Partido Popular, Pablo Casado, sostenía este lunes durante una intervención telemática ante los grupos parlamentarios del PP en el Congreso y el Senado que la oferta de Sánchez para reeditar esos acuerdos "no suena muy sincero por parte de la persona que estuvo dos semanas sin levantar el teléfono, ya no para agradecer, sino para solicitar otra prórroga del estado de alarma, al único partido que lo apoya en la medida más extrema que ha tomado este país en democracia".

Nuevos insultos al Gobierno

El líder del PP rechaza los "señuelos" de Sánchez, término con el que Casado se refirió a esos nuevos Pactos de la Moncloa. "Dialogo social, sí; cambio de régimen encubierto, no", aseveraba este lunes Casado, que volvía a dedicar duras palabras para calificar la gestión del Ejecutivo ante la crisis del coronavirus, acusándole de "arrogancia", "mentiras" e "incompetencia".

Los populares apoyarán la prórroga del estado de alarma en el Pleno del jueves, aunque no las demás medidas laborales o sociales que se debaten en el Congreso, como el decreto del Gobierno que aprobó el permiso retribuido y recuperable. "Para salvar vidas el Gobierno tiene todo nuestro apoyo, pero no para arruinar España", remachaba el presidente del PP. Para Casado, la propuesta de unos nuevos Pactos de la Moncloa por parte de Sánchez forma parte de una suerte de estrategia del líder socialista para "no rendir cuentas o no resolver los problemas que ahora mismo en su confinamiento están sufriendo millones de compatriotas".

El PP plantea su propia salida a la crisis, con un nuevo decálogo actualizado respecto al presentado al inicio de la crisis sanitaria, pero que también se basa principalmente en la bajada de impuestos. Casado quiere que los herederos de los fallecidos por coronavirus no paguen el Impuesto de Donaciones. Ahora, en cambio, los populares también proponen un mayor gasto público incluyendo, por ejemplo, una paga extraordinaria para los trabajadores sanitarios del sistema público de salud.

Posibles "delitos dolosos"

Vox tampoco está dispuesto a sentarse en la mesa con el Gobierno para alcanzar un gran pacto de Estado. Es más, la formación de extrema derecha va a iniciar acciones judiciales contra el Ejecutivo y los altos cargos que hayan intervenido en la gestión de la pandemia del coronavirus por si hubieran podido incurrir en "dejación de responsabilidades, imprudencia grave o, en su caso, delitos dolosos", tal y como lo anunciaba este lunes, en rueda de prensa, el eurodiputado y portavoz del partido, Jorge Buxadé.

Su líder, Santiago Abascal, no quiso este fin de semana coger el teléfono a Sánchez en la ronda contactos que el presidente realizó con los líderes políticos. "De este Gobierno solo esperamos su dimisión, pero que antes pague a todos los españoles a los que impide trabajar", señaló el presidente de Vox en un tuit el sábado. 

La formación de extrema derecha insiste en acusar al Gobierno de facilitar el resto de partidos "información errónea y manipulada" sobre la crisis sanitaria y de haber "cambiado unilateralmente las condiciones del estado de alarma –cuyos dos primeros decretos sí apoyó Vox– para hacerlo al gusto de lo que le pedían separatistas y extrema izquierda".

La postura de PP y Vox contrasta en cambio con la de Ciudadanos, que desde el principio de la epidemia ha apelado una y otra vez al "sentido de Estado" para apoyar al Gobierno en la gestión de la crisis sanitaria. Su líder, Inés Arrimadas no solo ha celebrado la idea de impulsar un pacto de Estado para afrontar de forma "consensuada" la salida de esta crisis sanitaria, si no que se ha atribuido la idea.

Ciudadanos, proclive al acuerdo

Tras la conversación que mantuvo con Sánchez el fin de semana, Arrimadas aseguró que había pedido al presidente del Ejecutivo "un Pacto de Reconstrucción Nacional". Y este lunes exigía que el Consejo de Ministros apruebe esa propuesta en su reunión de este martes y lleve "la fórmula al Congreso el próximo jueves". “Necesitamos consensuar una salida progresiva de esta situación; un plan alternativo, moderado, realista y razonable", aseguraba Arrimadas en rueda de prensa.

No obstante, la líder de Ciudadanos ha insistido en que el Ejecutivo tiene que dejar "las improvisaciones y la unilateralidad ante las medidas que marcarán el futuro del país" y que "van a afectar a millones de personas durante mucho tiempo". Por ello cree que es urgente que Sánchez lidere ese gran acuerdo con la oposición y con los agentes sociales, insistiendo en que "no se trata de  una lucha ideológica, sino contra el virus". Arrimadas no ha querido excluir a priori de ese gran pacto a ningún partido político y, por tanto, no deja fuera ni a Vox ni a los independentistas catalanes.

Etiquetas
Publicado el
6 de abril de 2020 - 22:22 h

Descubre nuestras apps

stats