Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
El Supremo se contradice para intentar tumbar la amnistía
CRÓNICA | Sánchez abona las deudas pendientes para amarrar el apoyo de ERC a Illa
OPINIÓN | Estese a lo acordado, por Elisa Beni
Sobre este blog

No nos gusta la palabra “discapacitado”. Preferimos retrón, que recuerda a retarded en inglés, o a “retroceder”. La elegimos para hacer énfasis en que nos importa más que nos den lo que nos deben que el nombre con el que nos llamen.

Las noticias sobre retrones no deberían hablar de enfermitos y de rampas, sino de la miseria y la reclusión. Nuria del Saz y Mariano Cuesta, dos retrones con suerte, intentaremos decir las cosas como son, con humor y vigilando los tabúes. Si quieres escribirnos: retronesyhombres@gmail.com

Arthur Floyd Gottfredson

Mickey Mouse

Mariano Cuesta

Una de las cosas que más me gustan de escribir aquí es que buscando casos de personas con discapacidad te encuentras verdaderas joyas. En este caso, lo encontré de casualidad. Andaba yo leyendo la Breve Historia del Cómic de Gerardo Vilches cuando una curiosidad salvaje apareció. Walt Disney, del que todos conocemos la mayoría de historias que se cuentan sobre él, se asoció con un dibujante sobre el que depositó el peso de los diseños de Mickey Mouse. Este hombre no era otro que el artista de origen danés Arthur Floyd Gottfredrson, cuyo trabajo fue fundamental para desarrollar el personaje de Mickey. 

Nacido en 1905, durante su infancia, Arthur tuvo un accidente en una cacería y le dejó un brazo prácticamente inutilizado. Así que empezó a interesarse por las cosas que no requerían un gran esfuerzo físico y aprendió a dibujar.

Por entonces estaban de moda las tiras cómicas, así que hizo un curso de caricaturas y se dedicó a perfeccionar su técnica. Mientras trabajaba como proyeccionista de cine en el estado de Utah ganó un concurso y se trasladó con su familia a California. Había siete periódicos donde poder trabajar pero la suerte no le sonrió, así que tuvo que buscar trabajo de nuevo y lo encontró como proyeccionista, de nuevo.

Un tiempo después, se enteró de que Disney estaba buscando artistas y solicitó el trabajo con tan buena suerte que le contrataron como aprendiz. Fue tan bueno que a los pocos meses le encargaron el dibujo y los argumentos de Mickey Mouse, el gran personaje de los estudios Disney. Aunque Floyd estaba contento con ese trabajo, prefería hacer tiras cómicas e intentó que lo de Disney fuera un trabajo pasajero. Walt le dijo que podría retomarlo más adelante, pero la cuestión es que el señor Gottfredson se dedicó al personaje de Mickey durante los siguientes cuarenta y cinco años siguientes, siendo el dibujante de la compañía más veterano hasta entonces.

Entre 1978 y 1983 Gottfredson hizo un total de 24 pinturas encargadas por el coleccionista Malcolm Willits, inspirado por el éxito de las pinturas de los patos de Disney realizados por Carl Barks. Las pinturas representan varias historias del periodo clásico del período clásico de Mickey. 

Una pintura de una escena de 1936, Mickey Mouse, Donald Duck y Goofy investigando una presunta casa encantada fue utilizada como la portada del álbum Gladstone (1989) que reimprimió la historia (titulada “Los siete fantasmas”

El trabajo de Gottfredson se imprimió en los periódicos, revistas y cómics en todo el mundo durante más de 50 años, pero como empleado de Disney, nunca se le permitió firmarlo. La identidad de Gottfredson fue finalmente revelada a mediados de 1960 por fan Malcolm Willits. Posteriormente, las re-ediciones de sus tiras de Mickey Mouse en los 1970 fueron acreditados con su nombre.

Finalmente murió en 1986, después de una larga enfermedad y haber dedicado prácticamente toda su vida a dibujar. 

Hay tanto talento por descubrir, tanto trabajo por revisar, tantas cosas por analizar que es un gustazo aprender de gente que se dejó la vida haciendo lo que más le gustaba sin importar su condición. 

Sobre este blog

No nos gusta la palabra “discapacitado”. Preferimos retrón, que recuerda a retarded en inglés, o a “retroceder”. La elegimos para hacer énfasis en que nos importa más que nos den lo que nos deben que el nombre con el que nos llamen.

Las noticias sobre retrones no deberían hablar de enfermitos y de rampas, sino de la miseria y la reclusión. Nuria del Saz y Mariano Cuesta, dos retrones con suerte, intentaremos decir las cosas como son, con humor y vigilando los tabúes. Si quieres escribirnos: retronesyhombres@gmail.com

Etiquetas
stats