La idea que encendió la mecha de la primera marcha nacional contra la violencia machista

En los últimos meses las redes se han inundado de etiquetas invitando a la marcha / Asamblea 7N

Fue una tarde de jueves del mes de enero. Las mujeres de la Coordinadora Feminista de Valencia, que trabaja a escala local por la igualdad de género, celebraban una de sus habituales reuniones. Sin embargo, ese día sería diferente. Aquel jueves se plantó la semilla de lo que hoy es la primera marcha estatal contra las violencias machistas, que el movimiento feminista lleva diez meses organizando y que recorrerá las calles de Madrid el sábado 7 de noviembre.

El Ayuntamiento de Madrid apoyará la marcha estatal contra la violencia machista del 7N pese al rechazo del PP

El Ayuntamiento de Madrid apoyará la marcha estatal contra la violencia machista del 7N pese al rechazo del PP

#YoVoy7N, #VivasNosQueremos, #NiUna Menos, #MarchaContraViolenciasMachistas. En los últimos meses las redes se han inundado de etiquetas que invitan a sumarse a la movilización. Más de 200 autobuses, unidos a los aviones que volarán desde Canarias y Baleares, partirán de todas las provincias del territorio español para confluir en la capital. De Córdoba, por ejemplo, saldrán siete, seis de Gijón y otros trece de Valencia. Pero no solo las capitales de provincia se suman, también personas procedentes de municipios más pequeños exigirán a las administraciones públicas que la violencia de género sea considerada una cuestión de Estado.

807 mujeres han sido asesinadas por sus parejas o exparejas desde 2003, año en que el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad comenzó a contabilizarlo. En lo que va de año, son 41 las víctimas mortales, una cifra que podría incrementarse hasta las 45 de confirmarse los cuatro casos que actualmente se encuentran en investigación. Sin embargo, la estadística solo computa las agresiones en el marco de una relación sentimental, por lo que según algunas organizaciones se trata de un recuento parcial.

Una inquietud latente

"A las mujeres nos están agrediendo y matando todos los días", denuncia Macu Gimeno, de la Coordinadora Feminista de Valencia. De ella partió aquel jueves la idea que ha cristalizado en la movilización, que saldrá a las 12.00 del Ministerio de Sanidad para desembocar en la madrileña Plaza España.

Nunca antes se había organizado en España una marcha de estas características, a pesar de que "era una inquietud que estábamos sintiendo muchas". El impulso final lo ha dado el ambiente contestatario de los últimos años y la falta de una respuesta contundente al goteo constante de asesinatos machistas. "Las mujeres hemos apoyado todas las luchas sociales, pero frente a esto siempre estábamos solas", denuncia Gimeno.

Tras ser aceptada la propuesta en Valencia, "quedamos en que cada una hablaría con sus contactos para evaluar cómo estaba el ambiente". La idea corrió como la pólvora y el 28 de febrero ya se celebró una asamblea en Madrid a la que acudieron personas de varias provincias españolas. Fue entonces cuando se decidió el nombre: marcha estatal contra las violencias machistas.

Violencias, en plural, porque "no solo se da en el ámbito de la pareja o expareja, también las agresiones sexuales son violencia e igualmente se da en el entorno laboral, social, en las relaciones familiares, la publicidad o los medios", dice Noelia Landete, de la comisión de comunicación. El pasado 30 de octubre, la Asamblea 7N lanzó en Twitter el hashtag #ViolenciaMachistaEs, que al poco tiempo se convirtió en tendencia.

Para la politóloga y directora del Observatorio de Género de la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid, Laura Nuño, lo fundamental es lanzar un grito unitario contra la naturalización de la violencia machista. En su opinión, una lacra que "sigue sin generar la vergüenza y rechazo acorde porque la sociedad ha interiorizado que es una cuestión íntima y privada, en la que el Estado y la sociedad no deben meterse", asegura.