El Gobierno obliga a desmantelar tres pistas de esquí en Navacerrada por su impacto ambiental

Varias personas hacen cola para acceder a la estación de esquí en el puerto de Navacerrada. EFE/ Fernando Villar

El Gobierno obliga a desmantelar tres pistas de esquí alpino en el puerto de Navacerrada por el impacto ambiental que provocan en una zona calificada como “de mayor valor de la Sierra de Guadarrama”. Las bajadas afectadas son el Telégrafo, el Escaparate y el Bosque, que discurren por zonas de especial protección y lindan con el propio Parque Nacional situado a caballo entre la Comunidad de Madrid y Castilla y León.

El Parque Nacional de Guadarrama, un espacio protegido que tira del reclamo económico

El Parque Nacional de Guadarrama, un espacio protegido que tira del reclamo económico

Estas tres pistas, ubicadas en la parte baja de la estación de esquí, ocupan terrenos que pertenecen al Organismo Parques Nacionales gracias a una concesión firmada en 1996 por 25 años que expira el 3 de abril. El Organismo ha decidido que no haya más concesión de uso por motivos ambientales. La empresa de la estación deberá desmontar las instalaciones y dejar el terreno preparado para su regeneración, según se estableció en el contrato de 1996. La estación cuenta con otras cuatro pistas en la zona más alta sobre el monte de Guarramillas.

La concesión se extiende por 7,6 hectáreas de la provincia de Segovia en las que se han construido tres telesillas con sus edificios e instalaciones complementarias y donde se ha montado un sistema de creación de nieve artificial que cuenta con un depósito, compresores, conducciones, tuberías y una toma de agua del arroyo del Telégrafo. Además, “se encuentra en la zona un remonte tipo tapiz rodante instalado sin autorización, ocupando ilegalmente una pequeña superficie en el Alto del Telégrafo del monte Pinar de Valsaín”, según el informe que justifica la decisión del Organismo, al que ha accedido elDiario.es.

La fecha de caducidad de la concesión es el 3 de abril de 2021. Ahora, Parques Nacionales, que depende del Ministerio de Transición Ecológica, ha decidido no otorgar “una nueva concesión de uso privativo ni a realizar ningún procedimiento de concurrencia competitiva para el fin solicitado”. Es decir, se acaba el esquí alpino en esa zona.

La principal razón aducida para terminar con la actividad es el uso intensivo del entorno natural que ha supuesto la estación de esquí. El informe sobre la ocupación del monte describe que “en el entorno del Puerto de Navacerrada, espacio que soporta un grave problema de saturación y de acceso, [se producen] aglomeraciones que en ocasiones suponen un problema de orden público y seguridad ciudadana, aportes de residuos sin una solución clara para su recogida y evacuación a la fecha y en definitiva un modelo inadecuado de uso público totalmente opuesto al que se debería establecer en un entorno natural de un parque nacional”.

El espacio ocupado por estas pistas está declarado Zona de Especial Conservación y Zona de Especial Protección de Aves. Lindan con el Parque Nacional Sierra de Guadarrama. La Junta de Castilla y León ha considerado que la intrusión humana a base de “instalaciones deportivas y de ocio, pistas y estaciones de esquí” es una de las presiones y amenazas sobre estos ecosistemas. También han expresado su preocupación por “la afluencia masiva y uso público no ordenado”, según refiere el informe.

Parques Nacionales razona que estas siete hectáreas están “imbuidas por el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama”. Al fin y al cabo, están separadas del límite del parque por una decisión administrativa ya que la ley no permite unas instalaciones como estás enclavadas dentro de un parque nacional. “Deben primar acciones orientadas a la preservación y mejora de los hábitats que componen estos montes”, aseguran.

Sobredemanda por motivos económicos

La cuestión es que el propietario del terreno ha concluido que la estación está ocasionando daños al patrimonio público natural al saturarse de gente la zona. “Se considera necesario minorar la demanda y reorientar los usos del Puerto de Navacerrada. Siendo la estación de esquí uno de los elementos que intervienen en la sobredemanda actual”.

Ahora, la empresa Puerto de Navacerrada Estación de Esquí tendrá que devolver el 30 de octubre los terrenos “aptos para la recuperación de la vegetación de la zona”. Es decir, tienen que desmantelar las infraestructuras que los ocupan: “Debe proceder a desmontar y retirar los remontes y sus zapatas, eliminar edificios y retirar sus escombros, retirar cables tomas de agua ya sea en emplazamientos de cañones o en la toma del arroyo del Telégrafo”.

Las cláusulas de la ocupación que obtuvo la sociedad en 1996 aclaran que cuando caduque el contrato, la empresa tiene que salir de allí sin derecho a recibir cantidad económica alguna una vez terminado el plazo establecido para desarrollar su negocio,  “debiendo dejar el beneficiario la zona afectada en la forma que se determine por el Centro Montes de Valsaín, sin que por todo ello tenga derecho a formular reclamación alguna ni a percibir indemnización de ninguna clase”, explican los términos de la concesión de hace un cuarto de siglo.

El Puerto de Navacerrada y la estación de esquí se asientan en suelos de Castilla y León y la Comunidad de Madrid. De hecho, el Gobierno regional madrileño inició en 2010 un plan de adecuación del puerto con el objetivo, según explicó la presidenta entonces Esperanza Aguirre (PP), de multiplicar los usos durante todo el año.

Aguirre, defendía que el puerto era el punto más importante para potenciar las actividades de montaña pero que “el limitado rendimiento económico de algunas de sus instalaciones y el impacto de algunas obras e infraestructuras, no siempre afortunadas, han sido perjudiciales”. Se presupuestaron 10 millones de euros para plantar árboles y enterrar líneas eléctricas, pero también “dotarlo de nuevos usos” y aumentar la “accesibilidad y desplazamiento”. Con este proyecto se construyó el telesilla-alfombra. El Ejecutivo madrileño aseguró que la modernización del puerto “la está desarrollando la empresa concesionaria” a la que se le había permitido levantar nuevas casetas de información y venta de entradas. 

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats