eldiario.es

9

Los jóvenes ambientalistas españoles salen a la calle contra el calentamiento global

El movimiento Fridays for Future, los viernes por el futuro, eclosiona este viernes con manifestaciones en Madrid, Barcelona, Girona, Málaga o Valencia

"Queremos que las personas que legislan, que trabajan en el Congreso, sepan que estamos ahí fuera, reclamando que empiecen a actuar ya", asevera Fernando Justa

Más de 10.000 estudiantes marcharon en La Haya contra el cambio climático

Marcha estudiantil en La Haya contra el cambio climático. EFE

Este viernes marca un hito para el ambientalismo español. Los jóvenes, organizados en el movimiento global estudiantil Fridays for Future, propagado ya por más de 270 localidades del mundo, salen a la calle simultáneamente y por primera vez en ciudades como Madrid, Málaga y Valencia, tras las concentraciones en Girona y Barcelona, para exigir políticas que frenen el cambio climático. 

En Madrid tendrá lugar además la primera sentada frente al Congreso de los Diputados que lleva a cabo la Juventud por el Clima, la organización paraguas que engloba a todos los colectivos de jóvenes agrupados en el  Fridays for Future en diferentes puntos de la geografía española. 

La acción de protesta, que comenzará a las 12.30, espera contar con "una participación alta", según los organizadores en Madrid, quienes alegan que, desde la creación del movimiento hace apenas un par de semanas éste "no ha dejado de crecer". 

"Al principio éramos sólo dos personas en el grupo de WhatsApp, mi amiga Lucía y yo, y ahora ya somos unas cien", precisa a eldiario.es Fernando Justa, un estudiante de 19 años que, junto a Lucía Curtu (25), decidió llevar la iniciativa que crecía internacionalmente a Madrid. "Conocíamos el movimiento internacional por los medios, seguíamos en redes todo lo que estaba pasando en Europa con Greta Thunberg, y también en otras ciudades del mundo, e incluso habíamos visto que estaban empezando a hacer protestas en Girona. Y pensamos que Madrid también lo necesitaba".

"No teníamos ninguna expectativa, simplemente dijimos hay que hacer algo y lo hicimos, pero no sabíamos que iba a tener este impacto", señala Lucía Curtu, por su parte.

Nada más crear el perfil de Fridays for Future Madrid en las redes de Twitter e Instagram empezaron a recibir mensajes de gente que quería colaborar, que había estado esperando a que la "ola verde" llegara a España. Según fueron llegando peticiones, se fue sumando más gente al grupo de WhatsApp, y desde entonces han estado organizando la primera sentada del 1 de marzo. 

"Queremos que las personas que legislan, que trabajan en el Congreso, sepan que estamos ahí fuera, reclamando que empiecen a actuar ya", asevera Fernando Justa. 

En Girona y Barcelona, donde se organizaron las primeras acciones por el clima enmarcadas en este movimiento, los jóvenes repiten un viernes más, y se han dado cita a las 12.00 en Plaça Pompeu Fabra (Girona) y a las 16:30 en Plaça Sant Jaume (Barcelona). 

En Valencia, la protesta se ha programado a las 12:00 en la Plaça de la Mare de Déu, mientras que en Málaga será a las 19:00 en la calle Andrés Pérez.

"La idea es que esto ocurra todos los viernes, excepto el siguiente, que coincide con el 8M, la  huelga feminista", asegura Rubén Gutiérrez, miembro muy activo de la Ecoaldea de la Universidad Complutense de Madrid, así como de Extinction Rebellion y Fridays for Future Madrid. Explica que, a partir de la huelga internacional por el clima del 15M y de la movilización prevista para esa misma fecha, se seguirán organizando protestas los viernes en el marco de Fridays for Future, e incluso más acciones ecologistas, aprovechando el fenómeno que, insiste, tiene vocación de continuidad y de ir "más allá de las elecciones".

Una de las reivindicaciones centrales de estas manifestaciones es la justicia ambiental intergeneracional, o el derecho de su generación y el de las venideras a vivir en un planeta saludable. 

Cartel de la convocatoria.

Cartel de la manifestación

"Nos jugamos nuestro futuro", recalcan en el manifiesto publicado por Juventud por el Clima. En él hacen referencia a la necesidad de tomar medidas frente a la crisis ecológica, propiciada por el agotamiento de los recursos, la degradación de los ecosistemas y el calentamiento global. "La posibilidad de que el nivel global del mar suba tres metros de aquí al año 2100 es real, el 74% del suelo español está en proceso de desertificación y se prevé que un 20% de lo que hoy está a salvo se vea en riesgo dentro de 50 años", reza el texto. 

El ejemplo de Greta 

En agosto de 2018, la sueca de 16 años Greta Thunberg dejó de ir al colegio los viernes para manifestarse frente al Parlamento en Estocolmo y exigir acción climática. "Estamos en huelga estudiantil por el clima. Todos los viernes nos sentaremos frente al Parlamento hasta que Suecia esté en línea con el Acuerdo de París", dijo la activista en un vídeo publicado en su perfil de Twitter. "Os instamos a todos a que hagáis lo mismo, donde quiera que estéis. Sentaos frente al Parlamento o sede del gobierno local, hasta que vuestro país esté en la senda segura hacia el objetivo de menos de dos grados de calentamiento". 

En diciembre, Thunberg fue invitada a la cumbre de Katowice (COP24), en Polonia, y en enero se convirtió en la participante más joven del foro económico de Davos, donde sermoneó a algunos de los asistentes por haber volado hasta allí en jet privado. "Me parece increíble que las personas que están aquí para hablar del cambio climático lleguen en jets privados", espetó, y afirmó que ella ha dejado de viajar en avión "por convicción", "porque no quiero decir una cosa y actuar de otra manera".

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha