Si alguna vez te has preguntado cómo sería ver una serie en vertical y en tu móvil: en China ya lo están probando

Imágenes de iQiyi, la plataforrma de vídeo online china

Si alguna vez en una escena familiar te has encontrado a alguien defendiendo la idea de grabar un vídeo en horizontal frente a un vídeo en vertical seguramente deberías abrazar a esa persona: es una especie en extinción. Seguramente será un licenciado en Comunicación Audiovisual, un editor de vídeo o simplemente un purista de los formatos a quién le gusta ver todos los vídeos en horizontal. Y será alguien que habrá amado muy fuerte este vídeo que se publicó en 2014 y que animaba a NO grabar vídeos en vertical.

Ahora un nuevo giro en esta batalla se ha producido: la industria china está produciendo ficciones audiovisuales específicas para móvil. Y en vertical (Insert Video Editor Tears Here). Lo llaman “Vertical Dramas” (Series en Vertical). Varias son las compañías que ya han estrenado series en esta línea.

Tencent (una empresa especializada en contenidos digitales para Internet) produjo en 2018 una serie de episodios cortos titulada “My Boyfriend-ish Sister” y “My Idiot Boyfriend”. Poco después, iQiyi, una plataforma de vídeo online que publicó una sitcom titulada “Ugh! Life!”, produciendo también “Arg Director”.

Otras productoras más pequeñas se han animado a llevar a cabo series similares aunque con menos presupuesto. Un ejemplo notable sería “Mr Yan Dong! Don’t Come Over”, una serie gay romántica producida por Manman, una app dedicada a crear comics digitales.

¿Es todo esto nuevo? No exactamente. Snapchat fue de los primeros en popularizar las imágenes en vertical (allá por 2011). Su estilo fue posteriormente clonado en 2016 a los IG Stories de Instagram. Y recientemente se ha sumado Tik Tok (y su versión china llamada Douyin). Incluso Youtube aproximadamente hace un año comenzó a aceptar y adaptar su interfaz a los usuarios que subían vídeos en vertical.

Cuando algo se populariza entre los usuarios, ¿quién se apresura en intentar sacarle partido? Las marcas. Estas se dieron cuenta de que tienen que producir contenidos audiovisuales específicos para móvil y ya es bastante habitual (sobre todo en IG Stories) toparnos con publicidad audiovisual que ha sido adaptada al formato vertical.

Lo que sucede es que la industria china no está planteando simplemente una adaptación de contenidos a formatos verticales. Según un artículo publicado por Henry Sung en The Next Web las denominadas series verticales cuentan con características narrativas propias:

1. Episodios Cortos

Un episodio de una serie en vertical suele durar entre dos y cinco minutos. Cada giro de guión está planteado para suceder lo más rápido posible. De esta forma, la unidad mínima de consumo no suele ser tanto el capítulo como una temporada entera. Los productores saben que su audiencia, presumiblemente más joven de media, van a ver estos capítulos cuando están en el transporte, en un descanso del colegio, etc. También saben que solo van a usar una mano para consumirlo, de ahí que para asemejarse a la fragmentada y veloz narrativa de aplicaciones como IG Stories o Tik Tok necesitan ofrecen un contenido de calidad que evite el “deslizar hacia la izquierda” (lo cual equivale normalmente a descartar un contenido y pasar al siguiente).

2. Lo vertical se trata como un género

Y no como un simple formato. Lo primero y más evidente a este respecto es cómo afecta en cuanto al tipo de historias y a cómo se desarrollan. Las comedias y el humor, por su propia naturaleza de ir generando pequeñas gratificaciones en forma de chiste, son perfectas para un ritmo más trepidante que el de una serie convencional que consumimos en horizontal. La propia narrativa televisiva se adapta mejor a este contexto que la cinematográfica. Por último, la falta de contexto y de gestionar con mayor generosidad lo que sucede 'fuera de campo' obligan a los guionistas intensificar el desarrollo de acontecimientos en una historia, en busca de captar la atención del espectador.

3. Un lenguaje visual fragmentado

Tomando la propia interacción que ejercen los usuarios en aplicaciones móviles, el lenguaje y la narrativa de las series en vertical está lleno de rápidos cortes, pantallas que se deslizan o se parten para ofrecernos dos perspectivas distintas de una misma historia. Al final, esto se traduce en un incremento brutal del número de planos que consume el espectador y por tanto de mucha más información en menos tiempo. Si la pantalla de cine busca que nos sumerjamos en una historia, las series verticales no buscan la inmersión del espectador: el pacto narrativo precisamente se fundamenta en aceptar todo lo extraordinario como parte de lo que sucede en una historia que no se desarrolla buscando imitar los cauces y los tiempos de lo que de ‘lo real’.

Tal y como apunta el propio Sung esto no sucede simplemente en el contexto asiático: "Tiene que ver más con el formato vertical de consumo de contenidos en móvil. Si miramos Snap Originals, que se ha lanzado hace poco, podemos intuir características similares. El vídeo móvil es un gran medio y los creativos de todo el planeta están empezando a darse cuenta de lo que funciona". Así pues, si eres un hater de los vídeos verticales será mejor que vayas sacando la bandera blanca (en horizontal, si quieres).

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats