eldiario.es

9

INTERNACIONAL

¿Cuál ha sido la causa del tsunami en Indonesia y por qué no hubo aviso?

Un corrimiento de tierras bajo el agua puede haber causado la mortífera ola, pero los científicos no tendrán la respuesta exacta hasta dentro de un tiempo

En el caso de los tsunamis causados por terremotos, el movimiento de la tierra puede servir de advertencia, pero es mucho más complejo anticipar tsunamis causados por erupciones volcánicas

Un residente camina rodeado de casas arrasadas por el tsunami en Carita, Indonesia

Un residente camina rodeado de casas arrasadas por el tsunami en Carita, Indonesia STR / AP PHOTO / Gtres

¿Qué ha pasado?

Los esfuerzos de búsqueda y rescate continúan en Indonesia después del tsunami mortal que ha golpeado el Estrecho de la Sonda y que se ha cobrado más de 400 vidas. Unas 1.500 personas han resultado heridas y 22.000 se han visto desplazadas. El distrito de Pandeglang, en el extremo occidental de la isla de Java, ha sido el más afectado, con más de 280 muertos y de 1.140 heridos.

Se cree que el volcán de Anak Krakatoa entró en erupción debajo del agua, lo que puede haber provocado un corrimiento de tierras submarino, desencadenando las brutales olas sobre la superficie. La agencia de desastres naturales del país ha confirmado esta versión, que a su vez ha señalado que se necesitan sistemas de avisos para este tipo de casos.

Los expertos no sabrán la causa exacta del tsunami hasta que se pueda llevar a cabo un monitoreo por sonar, pero por el momento es demasiado peligroso hacerlo.

David Kennedy, profesor asociado de la Universidad de Melbourne, señala que este trabajo se puede hacer con embarcaciones relativamente pequeñas, de unos 10 metros, utilizando la técnica sonar multihaz, una versión más potente que el sonar 'buscador de peces'.

¿Por qué no funcionó el sistema de avisos?

En el caso de los tsunamis causados por terremotos, el movimiento de la tierra puede servir de advertencia, pero es mucho más complejo anticipar tsunamis causados por erupciones volcánicas.

"Por lo general, se produce una bajada del nivel del mar mayor que cuando está la marea baja, por lo que si estás en la costa tienes cuestión de minutos para llegar a tierra alta", asegura Kennedy.

El profesor explica que si hubiese habido una red de boyas alrededor del Anak Krakatoa, lo máximo que se podría esperar era una advertencia de uno o dos minutos antes de que llegase la ola. "El coste de hacerlo en todos lados es simplemente imposible de asumir", afirma. Indonesia tiene 147 volcanes y 76 están considerados activos.

Kennedy indica que el crecimiento de población en la costa y la popularidad de los complejos hoteleros en la playa pone en peligro a más gente ante el riesgo de tsunamis.

"El actual sistema de avisos es para la actividad de terremotos", ha escrito en Twitter el portavoz de la agencia de desastres naturales de Indonesia. "Indonesia debe construir un sistema de avisos para tsunamis generados por corrimientos de tierras subacuáticos y por erupciones volcánicas", ha añadido.

La historia del Krakatoa

El volcán Krakatoa es parte del Anillo de Fuego del Pacífico. La placa Australiano-indonesia se está metiendo debajo de la placa Euroasiática. "A medida que la placa se introduce en el manto terrestre empieza a derretirse, así que lo que tienes son volcanes asentados sobre todo eso", señala Kennedy, añadiendo que además tienen altos niveles de sílice, que atrapa los gases y el agua. "Tienden a ser volcanes muy viscosos y pegajosos que producen erupciones masivas. Esto es porque remezclan todo el viejo suelo oceánico", añade.

En 1883, erupciones en el Krakatoa causaron unas olas de tsunami de 36,6 metros que aniquilaron a 36.000 personas. Toda la isla de Krakatoa desapareció y los gases volcánicos, la ceniza y las rocas fueron escupidas a 80 kilómetros de altura.

Las erupciones, turboalimentadas por vapor, fueron uno de los ruidos más fuertes jamás escuchados por los seres humanos en la historia moderna, cuenta Kennedy. "Hay informaciones que dicen que el ruido se escuchó en Darwin (Ausralia) y otras dicen que llegó hasta Perth, en el extremo suroeste de la isla, a 3.500 kilómetros al sur de Darwin.

Kennedy cuenta que las nubes de ceniza del Krakatoa enfriaron la temperatura global en torno a un grado durante muchos años.

Krakatoa permaneció tranquilo hasta finales de 1927, cuando una nueva erupción empezó en el suelo oceánico. Al año siguiente, surgió en el mar un cono en ascenso. Dos años más tarde, aquello se convirtió en una isla llamada Anak Krakatoa (literalmente Hija de Krakatoa).

El profesor cuenta que erupciones menores a lo largo de los años han ido construyendo lentamente la estructura de Anak Krakatoa. "Hay más magma y lava que viene del interior de la tierra", señala.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha