eldiario.es

9
Menú

INTERNACIONAL

Los perros pueden detectar si tienes malaria oliendo tus calcetines

Una investigación descubre que los perros pueden ser un arma muy efectiva para identificar casos de malaria sin necesidad de técnicas invasivas

En un 70% de los casos, los perros reconocieron correctamente cuándo los calcetines eran de niños infectados con el parásito

- PUBLICIDAD -
Un laboratorio de Nebraska quiere saber cómo piensan los perros

EFE

El olfato de los perros se puede convertir en una poderosa arma para luchar contra la malaria, según un estudio que sugiere que estos animales pueden detectar si alguien tiene la enfermedad simplemente oliendo sus calcetines.

Los perros ya han demostrado ser muy fiables a la hora de detectar varias enfermedades en humanos, incluido el  cáncer de próstata y el cáncer de tiroides, así como a la hora de  alertar a la gente con diabetes de que tienen poco azúcar en sangre.

Ahora los expertos dicen que los perros también parecen capaces de identificar a personas con malaria, incluso si no muestran síntomas.

"Muchos países están consiguiendo o han conseguido ya la eliminación de la malaria, lo que supone un logro extraordinario. Recientemente, Sri Lanka se ha declarado como país libre de malaria", señala Steven Lindsay, entomólogo especializado en salud pública de la Universidad de Durham, que ha dirigido la investigación. "La cuestión es cómo mantienes una zona libre de malaria, porque los mosquitos no están desapareciendo", añade.

El problema, señala, es que mientras algunas personas caen enfermas por malaria muy rápido, otras pueden llevar los parásitos sin ningún síntoma evidente. "Si tienes 1 de cada 1.000 personas con el parásito de la malaria, no puedes sacar sangre a 1.000 personas para identificar al infectado. Se necesita una estrategia que no sea invasiva", afirma. La respuesta, sostiene, puede ser el olfato canino.

"La gente infectada con los parásitos de la malaria desprenden olores en la respiración y a través de la piel que son señas específicas", señala Lindsay. Una de las pruebas de la investigación, presentada en la reunión anual de la Sociedad Estadounidense de Medicina Tropical e Higiene en Nueva Orleans y financiada por la fundación Bill y Melinda Gates, consistía en pedir a estudiantes de colegio en Gambia que llevasen calcetines de nailon y que diesen muestras de sangre que posteriormente serían examinadas para ver si estaban infectadas.

Posteriormente, los calcetines se congelaron y se enviaron a Reino Unido, donde dos perros –un cruce de labrador y labrador-retriever– fueron entrenados durante varios meses para identificar si los niños que habían llevado esos calcetines tenían malaria o no.

Se utilizaron calcetines de 30 menores con malaria y de 145 menores no infectados. Además, señala el equipo, solo se utilizaron los calcetines de menores con malaria si todavía no presentaban síntomas.

Después se pusieron a prueba los perros con un pequeño grupo de calcetines, cada uno de ellos guardado en un tarro de cristal. Entonces los investigadores observaron si los perros se paraban ante algún calcetín, algo para lo que se les había entrenado si el calcetín era de alguien con malaria.

Los resultados revelan que cada perro identificó correctamente los calcetines de menores con malaria en torno al 70% de las veces y reconoció correctamente cuando un calcetín lo había llevado un niño sin malaria en un 90% de los casos.

Lindsay explica que ambos perros tuvieron dificultades en identificar calcetines de niños con malaria en los que los parásitos no se estaban reproduciendo asexualmente dentro del cuerpo. En su lugar, estos parásitos habían alcanzado una etapa diferente en su ciclo reproductivo, dando lugar a células que, una vez dentro del mosquito, se desarrollan en células sexuales masculinas y femeninas.

"Puede que los olores producidos por los parásitos cambien si están en la fase sexual o asexual", señala Lindsay, añadiendo que los falsos positivos pueden haber sido de niños no infectados que comparten cama con otro infectado.

Lindsay dice que es poco probable que esto se deba a que los perros estuviesen recordando qué calcetines eran los infectados. "Es poco probable porque no pudieron identificar mediante el olfato los parásitos sexuales, lo que me dice que realmente reconocen a los parásitos y no a las personas", señala.

Lindsay cuenta que el estudio es una prueba de principios, pero aún hay trabajo que hacer, incluido hacer la prueba con gente de verdad en lugar de con calcetines y en diferentes regiones, donde existen distintas cepas del parásito de la malaria.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha