eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

¿Manteros? La amenaza son los políticos sin escrúpulos

Presentar a los manteros como una amenaza a la seguridad y a la convivencia es una falacia. Bastantes más riesgos se corren con políticos desaprensivos y con los millones que les votan y amparan

Por mucho que fuera el daño de su negocio marginal –que no lo es- su culpabilización interesada es infinitamente más dañina

Hay una diferencia con otras épocas: las tribus wasaperas como difusoras de los mensajes ultras, racistas y demagogos 

55 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Manteros en Madrid

Manteros en Madrid. EFE

Este atípico verano, inusualmente activo en España, nos ha traído una serpiente real y ponzoñosa: la pugna en la derecha política por ver quién es más ultra, racista y demagogo. En el cuadrilátero el PP y Ciudadanos; de punching ball o pelota para pegar, los manteros.

Empezamos con los africanos que iban a venir por millones, según el nuevo líder del PP, Pablo Casado. A diversos cometidos, siendo el principal sacar las mantecas de los españoles miedosos. Y se fue centrando como vía para sus objetivos la venta en el top manta.

Ignacio Aguado, líder de Ciudadanos en la Comunidad de Madrid, animado por los dichos del jefe nacional Albert Rivera, dibujó un paisaje apocalíptico en el que “las mafias” alentadas por la alcaldesa Manuela Carmena hacían “su particular agosto” poniendo en riesgo la seguridad ciudadana y la economía de los comercios.  Hablamos del negocio puntero de las gafas y bolsos de plástico, base de nuestro desarrollo.  Y de su feroz supremacía frente a los grandes centros comerciales y de distribución.

 

Cómo estarían haciendo su agosto los manteros que aparecían con chaquetas y parkas forradas de borreguillo y gorros en plena ola de calor sofocante. De forma que helaron también la sangre de los clientes que circulaban igual de abrigados. El ridículo no desanimó al político naranja que acusó a los autores de críticas y chanzas sobre su ocurrencia de ser “defensores de la venta ilegal de falsificaciones.

Se sumó después su compañera en el ayuntamiento Begoña Villacís. Los manteros ponen en riesgo la seguridad y la evacuación de la Gran Vía, declaró a El Confidencial. Una Zona Cero de la guerra que ella y su partido viven contra los ayuntamientos progresistas que han bajado la deuda y no venden viviendas sociales a fondos buitre, pero son malísimos para su proyecto.

Begoña Villacis portavoz municipal C's Ayuntamiento de Madrid

Begoña Villacis portavoz municipal C's Ayuntamiento de Madrid

 

Este mismo martes, el diario El Mundo apoyaba la campaña con un artículo titulado, sin el mínimo pudor: Un día con los manteros consentidos de Carmena. Ni por siquiera, de. El ejército de manteros de la alcaldesa de Madrid.

El Mundo y los manteros de Carmena

El Mundo y los manteros de Carmena

Un Madrid foco de peligrosa delincuencia, según una pieza del telediario de Antena 3 del sábado 11. En ella el portador de micrófono y probable redactor le dijo, en el curso de una presunta noticia, a un turista: “Hay que tener cuidado para andar por Madrid, ¿verdad?”, a lo que el encuestado respondió: "Pues como en todos los sitios".

Ese mismo día eldiario.es traía un documentado artículo con los datos reales que matan la serpiente que están alimentando: España es uno de los países más seguros de Europa.  Si pinchan el enlace podrán ver también el cartel de inspiración hitleriana y mussoliniana que Ciudadanos ha lanzado pidiendo Orden y Seguridad.

Pablo Casado, no se ha quedado atrás, y le ha subido la apuesta a Ciudadanos: Los manteros “ no son buenos para la convivencia”.

Los sindicatos de manteros, que los hay, prefieren no dar cifras de cuántos ejercen esa actividad, por la relatividad de qué es mucho y qué es poco, argumentan. En Madrid son 400. Presentarlos como una amenaza a la seguridad y a la convivencia es una falacia.  Bastantes más riesgos se corren con políticos desaprensivos y con los millones que les votan y amparan.

Estos líderes de la derecha saben, aunque no estén dotados de muchas luces algunos de ellos, que es falso lo que dicen. Cualquier persona con dos dedos de frente lo sabe. Por mucho que fuera el daño de su negocio marginal –que no lo es- su culpabilización interesada es infinitamente más dañina.

Están sembrando odio hacia personas, que, además, se encuentran en situación de vulnerabilidad. Basados en una descarada desproporción. El PP de Madrid, con el apoyo muchas veces de Ciudadanos, ha practicado políticas textualmemente nocivas para la ciudadanía. Calculen el dolor, las preocupaciones, las víctimas, de su labor en la sanidad pública con la vista puesta en la privatización.  El PP dejó sin gastar 61 millones del presupuesto contra las listas de espera en Madrid mientras subían un 47%. 

Las proclamas contra la emigración o los manteros siembran odio y desvían la atención sobre sus fechorías. Pero son el caldo del que beben con fruición un número creciente de obtusos votantes con alma de pequeños fascistas anónimos. Los que, como las antiguas comadres de la maledicencia, teclean y teclean en los comandos de WhasUpp todo tipo de bulos.  I gnacio Escolar respondió a algunos concretos que le plantearon los lectores en calidad de director de El Diario.es

Esa es la diferencia con otras épocas. Las tribus wasaperas como difusoras de los mensajes ultras, racistas y demagogos que buscan su voto y, con él, su asiento preferencial en el poder en un momento en el que nada tienen asegurado. La batalla en la derecha se libra centímetro a centímetro y cada día en el confín más extremo.

Esas tribus son decisivas ahora. Porque se dejan manipular y usar como ningún otro colectivo. El cambio de actitud del gobierno de Pedro Sánchez con la inmigración, se inscribe en esa tendencia. Finalmente los 141 emigrantes del Aquarius van a ser repartidos por 5 países. España acogerá a 60. Pero las cosas ya no son como en Junio. Ha costado y se vislumbra que cada vez costará más.   Defender las devoluciones en caliente del PP, se inscribe en el mismo giro. A Merkel le ocurre igual, la extrema derecha y sus votantes presionan.  Pero basar  cualquier estabilidad en esta gente es ir derechos al abismo

Una persona con un mínimo sentido común no creería en los manteros como amenaza. Con una dosis suficiente de decencia huiría de los políticos sin escrúpulos y de sus voceros mediáticos. Si son capaces de urdir estas patrañas, dañando a inocentes ¿qué más no hacen y harán?  No es el mejor aval de credibilidad para gestionar un país y la vida en común de una sociedad. Esto no es política. Es tan obsceno, que ni siquiera es ya política sucia.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha