eldiario.es

Menú

Marrakech, un mágico paraíso suspendido en el tiempo

La imponente cordillera del Atlas protege la antigua capital beduina del imperio almorávide del avance implacable del Sáhara

La plaza Djema El Fna es el corazón de la medina y las puestas de sol desde las terrazas de los cafés son inolvidables

Su artesanía es tan increíble como su cocina y perderse en el zoco, entre falsos guías y astutos vendedores, es fácil

- PUBLICIDAD -
El zoco es el centro de la vida económica y comercial de Marrakech / C. P.

El zoco es el centro de la vida económica y comercial de Marrakech / C. P.

Cada tarde decenas de curiosos se dan cita en las terrazas de los cafés. Sentados con sus tés a la menta contemplan extasiados como el sol se oculta en el horizonte. En el cielo anaranjado se recorta la esbelta silueta del minarete mientras el canto del muecín se repite hasta el infinito. Ajeno a tanta belleza, en la plaza sigue el trasiego incesante de gente y los restaurantes al aire libre relevan a los encantadores de serpientes. Es cuando Marrakech, la joya roja beduina, revela toda su magia.

Viajar a Marrakech es hacerlo a un paraíso suspendido en el tiempo, a un oasis de palmeras y agua clara rodeado de aridez rojiza. La imponente cordillera del Atlas que separa la ciudad imperial marroquí del avance implacable del Sáhara se refleja en los estanques de la ciudad y alimenta sus fuentes. El aire fresco de las cumbres nevadas hace más llevadera la contaminación e invita al paseante a abrigarse cuando se pone el sol.

Capital del imperio almorávide que invadiría la Península Ibérica y daría a luz a Al Andalus, Marrakech erigió mezquitas, madrasas, jardines y palacios de una gran belleza con la riqueza del oro y del marfil de las caravanas. Algunos de sus monumentos todavía pueden visitarse a pesar de la destrucción que provocaron los almohades en el siglo XII.

Marrakech son dos ciudades. La antigua, amurallada, esconde las joyas más preciadas mientras que en el Guéliz, la ciudad de los colonizadores franceses, se ubican la mayoría de los hoteles como el mítico La Mamunia, donde Winston Churchill se relajaba pintando. La avenida Mohammed V es el camino más fácil para llegar hasta una de las plazas más increíbles del mundo pasando antes por la mezquita Kutubia, cuyo minarete es el hermano gemelo de la Giralda sevillana.

Los turistas son el principal objetivo de los vendedores de alfombras / C. P.

Los turistas son el principal objetivo de los vendedores de alfombras / C. P.

La plaza Djemaa el Fna es el corazón de la medina. Durante el día se llena de escribas, dentistas, músicos, encantadores de serpientes y vendedores de zumos. En ella desembocan las puertas principales de acceso al zoco, a la kasba -o fortaleza- y al Mellah, el antiguo barrio judío. Es aquí donde se concentran los riad –antiguas casas reconvertidas en pintorescos hoteles- y los monumentos: el refinado palacio de Bahía, las tumbas saadíes y el palacio del Badi, del que sólo quedan sus muros de adobe y las cigüeñas.

La plaza está rodeada de cafés y restaurantes, algunos de los cuales han sido objetivo de la bombas de los grupos islamistas, y no es difícil encontrarse con el escritor Juan Goytisolo paseando por la medina camino de casa o de la tertulia en el café La France. En una de sus esquinas, la mezquita que da nombre a la plaza se hace pequeña cuando el muecín llama a la oración y las alfombras se sacan a la calle llegando a paralizar el tráfico.

Los chiringuitos llenan la plaza cuando se pone el sol / C. P.

Los chiringuitos llenan la plaza cuando se pone el sol / C. P.

Con la noche llega el turno de los chiringuitos, de la humareda y del olor a carbón. Decenas de ellos se amontonan en la plaza ofreciendo desde pinchos morunos hasta harira, la sopa con la que los musulmanes rompen el ayuno del Ramadán. La cocina marroquí es impresionante y hay que probar el cuscús, la tagin o estofado de carne con verduras, el cordero asado o mechui y la bastela, una especie de pastel relleno de pichón, almendras, cebolla y huevos.

Tan increíble como la cocina es la artesanía, tanto en latón como en madera, cuero, cerámica y la elaboración de alfombras. Perderse en el zoco es fácil, así que lo más recomendable es llevar una brújula y armarse de paciencia con los falsos guías y con el regateo. El barrio de los curtidores, alejado del centro igual que el sorprendente Palmeral, no es tan impresionante como el de Fez, pero es visita obligada a pesar del mal olor que desprenden las pieles ablandadas con excremento de paloma.

De camino hacia el desierto en un lugar indeterminado entre Marrakech y Zagora / C. P.

De camino hacia el desierto en un lugar indeterminado entre Marrakech y Zagora / C. P.

Marrakech es destino pero también es origen. Es la puerta hacia el gran sur. Desde ella parte la carretera que atraviesa el Atlas y se dirige hacia el desierto atravesando el país Glaua y los valles de los ríos Dades y Dra. Salpicada de bellas alcazabas como la de Teluet, Ait Benhaddu y Tifultut, la carretera atraviesa Uarzazat y llega hasta Zagora. A partir de allí, sólo hay arena y la distancia ya no se mide en kilómetros sino en días a camello.

Vueling ofrece varios vuelos semanales desde Barcelona a Marrakech.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha