eldiario.es

Menú

Nuevo retraso para terminar la tubería manchega cuyas obras se irán más allá de 2020

Gobierno central y Consejería de Fomento han modificado el convenio previsto con un nuevo reparto de la consignación presupuestaria que supera los 113 millones en cuatro años

“El retraso es un inconveniente para Castilla-La Mancha en el abastecimiento. Si se produce una situación de sequía va a ser un problema”, señala el director de la Agencia Regional del Agua

- PUBLICIDAD -
Construcción de la tubería manchega

Construcción de la tubería manchega Confederación Hidrográfica del Guadiana

Nuevo retraso en la culminación de la tubería manchega  tras la modificación del  convenio  de  colaboración  entre  el  Ministerio  de  Agricultura,  Alimentación  y  Medio  Ambiente  y  la  Entidad  de  Infraestructuras  del Agua de Castilla-La Mancha, para el desarrollo de distintas actuaciones relacionadas con las obras de conducción de agua desde el acueducto Tajo-Segura para incorporar recursos hídricos a la Llanura Manchega.

El proyecto se concibió para abastecer de agua a 59 municipios de esta zona de la región en los que viven unos 600.000 habitantes. En 2009, el presidente regional José María Barreda hablaba de una inversión de 400 millones de euros para cerca de 1.000 kilómetros enterrados de tuberías y ramales que asegurarían el abastecimiento de agua a los pueblos con problemas de sequía en las áreas ribereñas a la cabecera del Tajo de Cuenca y Guadalajara, en aquellos lugares por los que pasa el propio acueducto y también en la Llanura Manchega.

Ese proyecto hoy sigue sin concluirse. El Boletín Oficial del Estado publica este miércoles una Resolución con fecha  2 de noviembre de 2016, de la Dirección General del Agua dependiente del Ministerio en la que Pablo Saavedra,  secretario de Estado de Medio Ambiente y Elena de la Cruz, consejera de Fomento de Castilla-La Mancha suscriben un acuerdo para modificar tanto las cantidades a invertir como las anualidades en las que se realizarán las obras.

Antonio Luengo, director-Gerente de la Agencia del Agua de Castilla-La Mancha explica que “la obra se va a retrasar, de ahí el cambio de las anualidades”. De hecho, añade, “en este convenio vamos a remolque del Ministerio y lo hemos firmado porque si no, no se hacen las obras. Son ellos quienes imponen los ritmos porque pagan las obras”. Las razones esgrimidas por el Gobierno central son puramente económicas, según Luengo.

Solo una parte ejecutada

En la actualidad está ejecutada la Estación de Tratamiento de Agua Potable (ETAP) de cabecera en la Red de Abastecimiento de la Llanura Manchega que está situada en el Embalse de Campos del Paraíso, en Carrascosa del Campo (Cuenca) para su puesta en funcionamiento, así como parte de la tubería central y algunos de los ramales. El resto de tubería y de ramales aún estar por construir y el convenio prevé la distribución del presupuesto para hacerlo de aquí al año 2020.

En total, entre los años 2009 y 2020 el convenio recoge un presupuesto de 230 millones de euros de los que la Junta de Castilla-La Mancha aporta 30 millones y el resto el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente.

Entre 2017 y 2020 el Ministerio debería consignar en sus presupuestos más de 82,2 millones de euros para cumplir con los plazos del convenio. Mientras, el Gobierno de Castilla-La Mancha para el mismo periodo debería repartir 30 millones de euros. Y sería los primeros que aportase.

El proyecto también contempla la construcción de una planta de ósmosis en ETAP de Cabecera  que no se podrá construir hasta culminar la totalidad de la obra. “Será entonces cuando acometamos nuestra planta de ósmosis”. En ella invertirán los 30 millones de euros consignados en el convenio.

Antonio Luengo cree que “el retraso es un inconveniente para Castilla-La Mancha en el abastecimiento. Además, si se produce una situación de sequía va a ser un problema por no estar en funcionamiento”.

En abril de 2013 el Ministerio de Medio Ambiente ya paralizó las obras correspondientes al tramo centro de los ramales de la tubería. PP y PSOE se culparon entonces de la paralización. Los primeros alegando que no había financiación suficiente por la mala gestión socialista de etapas anteriores. Los segundos asegurando que la paralización coincidía con otra obra de abastecimiento a Murcia y que el Gobierno de Rajoy habría priorizado. En concreto, el proyecto para conectar las localidades murcianas de Yecla y Jumilla con las Canales del Taibilla, por donde transcurre el agua del trasvase del Tajo al Segura.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha