eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Buenas noticias: las medidas contra la contaminación hacen un ruido espantoso

Las restricciones al tráfico en Madrid son noticia de portada, motivo para el debate y excusa para una oposición histérica.

Por primera vez en muchos años, hay cambios que nos hacen replantearnos el modelo de ciudad y movilidad.

24 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Madrid vuelve a activar el protocolo por los altos niveles de contaminación

Debajo de toda esa porquería hay un debate y, por eso, una oportunidad de cambio. EFE

Otra vez el ruido y la furia, otra vez el esperpento. Buenas noticias, a pesar de todo. Después del episodio Gran Vía, lo del Protocolo de Contaminación ha servido de nuevo para llenar titulares y debates en redes, ha aliviado el tráfico en la ciudad y, un poco, la porquería del aire y, muy importante, ha hecho que avancemos unos cuantos años en unos pocos días. Me explico.

Madrid es una señora mayor poco habituada al movimiento. Durante 25 años ha estado sentada en la mesa del despacho sin hacer gran cosa, viendo la evolución del resto de urbes pasar ante sus ojos sin activar un músculo por adaptarse a los nuevos tiempos. En Madrid llevábamos mucho tiempo sin replantearnos nuestra forma de ser y de movernos. Años en que los alcaldes y la alcaldesa no han querido poner en marcha sus propios planes (Plan de Movilidad Urbana Sostenible, Plan Director de Movilidad Ciclista), se han negado a aplicar su Protocolo de Contaminación y, a base de no hacer nada, han conseguido que no pasase nada mientras seguía pasando lo que no tenía que pasar: la boina bien calada, el tráfico cada vez peor, el transporte público olvidado, el fomento de la bicicleta dejado de la mano de dios, el espacio peatonal para el centro comercial. Pero han llegado los nuevos y todo ha empezado a cambiar. Menos mal.

A pesar de que algunos —por ejemplo: Gumersindo Lafuente hace poco en este mismo diario, Armando Cuenca en Diagonal esta semana— creemos que el gobierno de Ahora Madrid está siendo poco intrépido en la implementación de cambios en movilidad y que puede que estemos perdiendo una oportunidad histórica, sólo con la que se ha liado en las últimas semanas hemos dado un par de pasos de gigante. Y todo este ruido lo demuestra.

Como una maquinaria que se pone en marcha después de una larga temporada sin estar en uso, Madrid chirría con cada pequeña acción —y hace un ruido espantoso que aturde al resto de España que, pobre, tiene que tragar este flujo de comunicación centralista—. Normal, o casi.

No es normal que el PP haga la oposición que hace, histérica y mentirosa. No es normal que el partido que gobierna el país utilice un asunto de interés general como la salud pública con fines electoralistas y que encima se atreva a calificar como ideológicas medidas esenciales para el bien común.

Abro paréntesis: ideología es aliarse con las empresas automovilísticas para, como explicaba Raúl Rejón otra vez en este medio, retrasar las exigencias ambientales y ocultar los datos de emisiones. Ideología es hacernos pagar a todos la factura de sus carreteras ruinosas. Ideología es mantener el contubernio con las empresas energéticas y haber capado el desarrollo de las renovables. Ideología, por resumir este párrafo, es gobernar para unos pocos y no para todos.

Por lo demás, que haya gente a la que las medidas le hayan sentado a cuerno quemado y se haya quejado sonoramente no es raro. Lo excepcional es que una ciudad con los índices de contaminación que hemos venido sufriendo los últimos años no hiciese nada por evitarlo.

La buena nueva es que estamos empezando y que por fin hay ruido, que el debate ya es público y todos somos partícipes. La buena noticia es que la ciudad y la forma de organizarla es noticia, que los medios se están, nos estamos, ocupando del tema y que hay además canales expertos como Ecomovilidad Nación Rotonda y otros sacando constantemente información técnica que nos ayuda a saber más. La mejor noticia es que la mayoría de los ciudadanos (eso muestran las encuestan online de medios de todos los bandos) entiende y acepta las medidas. De hecho, tengo la sensación de que esa mayoría quiere más.

Por eso, y éste es un mensaje para Manuela Carmena, Inés Sabanés, José Manuel Calvo y el resto de responsables del Ayuntamiento de Madrid, es el momento de pisar el acelerador, con perdón. Madrid tiene que ponerse en marcha de verdad y seguir el ritmo de ciudades como París, Berlín, Hamburgo, Helsinki, Oslo y otras. Que siga el ruido, que siga la furia, que cambiemos de verdad. Que ya lo disfrutaremos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha