eldiario.es

Menú

Varapalo educativo: Euskadi suspende la prueba PISA

La evaluación internacional deja al País Vasco por debajo de la media de la OCDE y de la media española en Ciencias y Lectura

- PUBLICIDAD -
Euskadi ha suspendido el examen PISA.

Euskadi ha suspendido el examen PISA.

Euskadi ha sufrido un varapalo espectacular en la Evaluación Internacional de Estudiantes de la OCDE ( PISA 2015), la prueba más famosa de cuantas se hacen en el mundo educativo para comprobar el nivel de los alumnos de 15 años. El País Vasco ha quedado por debajo de la media de la OCDE (los países más desarrollados) y de la media española en las áreas de Ciencias y Lectura. Los peores resultados se dan en competencia científica (483 puntos), quedando solo por delante de Canarias, Extremadura y Andalucía. La media vasca está 10 puntos por debajo de la media española y de la OCDE. El suspenso también se produce en el área de Lectura, con 491 puntos (la media de la OCDE es de 493 y la española de 496). La comunidad autónoma solo obtiene el aprobado de media en Matemáticas.

La sorpresa ante estos resultados tan negativos ha sido mayúscula y la propia consejera de Educación, Cristina Uriarte, no ha podido disimular su contrariedad al presentarlos. Hasta ahora, el País Vasco siempre se había situado en los puestos más altos de la clasificación a nivel nacional y por encima de la media de la OCDE en varias materias, aunque lejos de los países punteros (como Corea del Sur o Finlandia). Por ejemplo, en 2012 superó la media española en los tres apartados. No hay que olvidar que Euskadi es la comunidad que más invierte en Educación, no ha sufrido ni mucho menos los recortes que han sufrido otras regiones y es cuenta con el mayor número de licenciados universitarios. Además, tiene la la tasa de abandono temprano más baja de España. Sin ir más lejos, Navarra, una comunidad con unas características muy parecidas a Euskadi ha despuntado en casi todas las áreas analizadas.

En un análisis de urgencia, la consejera Cristina Uriarte, ha reconocido que le han "sorprendido" negativamente los datos. “Dan que pensar. Ahora hay que analizar con calma los datos, ver por qué se ha producido esta variación con relación a 2012 y analizar si las medidas puestas en marcha el año pasado, tras la última evaluación diagnóstica, necesitan refuerzos”.

En un intento de buscar alguna razón del descalabro, la consejera se ha aventurado a decir que el cambio de soporte en el que se han hecho las pruebas, de papel a ordenador, ha podido tener que ver y también el coste de la aplicación, que ha supuesto que haya menos centros y menos alumnos que en 2012. En concreto, en este último caso, la variación de la muestra pasa de 174 centros a 119 y de 4.739 alumnos a 3.612.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha