eldiario.es

Menú

Euskal Telebista, ¿líderes en información?

15 horas tuvieron que esperar los vascos y las vascas para tener alguna información sobre uno de los acontecimientos del año

- PUBLICIDAD -

Nuestra televisión pública está desnuda. Los atentados de París lo han evidenciado. 15 horas tuvieron que esperar los vascos y las vascas para tener alguna información sobre uno de los acontecimientos del año. Tarde y mal. El resultado en audiencia del especial informativo que emitieron el sábado entre las 12:22 y las 14:58 no deja lugar a dudas: 11.000 espectadores. Para esa hora la ciudadanía vasca seguía el horror desde otras televisiones. 

Lo ocurrido este fin de semana es un síntoma más de la grave situación en la que está ETB. Situación de la que es responsable la actual dirección. Todos los que trabajan o conocen la televisión pública vasca saben que entre lunes y viernes ETB es una televisión generalista más que se transforma en un mero videoclub durante el fin de semana.  La anterior dirección lo intentó, pero sus esfuerzos por tener un informativo a primera hora y otro al final del día fracasaron debido a las resistencias de la parte sindical y a la rigidez de los esquemas organizativos de ETB. De hecho, el informativo nocturno que se emitía más allá de las doce de la noche durante la época de Surio se grababa a eso de las once, entre grandes chanzas de la redacción.

¡Lo que hubieran dado el viernes por tener a su disposición esa infraestructura que tantas risas provocó en la anterior etapa! Porque eso es lo que ha pasado. Ni más ni menos: en ese servicio público llamado Euskal Telebista, después del Teleberri 2 no queda ni Txus. Ni la dirección de Informativos, ni la dirección del ente tienen protocolos de actuación para cubrir noticias excepcionales y de gran alcance después de las 22:30 de la noche. Con 700 personas con un coste empresarial medio de 60.000 euros. Así de triste.

- PUBLICIDAD -
- Publicidad -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha