eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

Podemos pide al PSOE que se defina: "¿El Pedro Sánchez de las primarias o la marioneta de Susana Díaz?"

El partido de Pablo Iglesias incrementa la presión sobre los socialistas por su respaldo al Gobierno de Mariano Rajoy pero sin romper unas relaciones que costó recomponer: "Si queremos echar a Rajoy necesitamos sus diputados y sus votos"

44 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Pedro Sánchez junto a Pablo Iglesias en su primer encuentro tras el encargo del rey de formar Gobierno / Foto: Podemos

Pedro Sánchez y Pablo Iglesias, en su primer encuentro tras el encargo del rey de formar Gobierno. Podemos

La ciclotímica relación entre Podemos y el PSOE se dirige hacia otro de sus puntos bajos. El 1-O y todo lo que rodea al conflicto territorial abierto entre Catalunya y el Estado se ha consolidado en el eslabón más frágil de la ya de por sí débil cadena que une a ambos partidos. Pablo Iglesias y los suyos han elevado, y mucho, el tono contra Pedro Sánchez por lo que consideran un respaldo al Gobierno de Mariano Rajoy y su estrategia para intentar parar el referéndum de este domingo. Pero de ahí, de momento, no se pasará. La aritmética es incontestable y la unión de los votos de Unidos Podemos y socialistas es imprescindible para cualquier movimiento en el Congreso.

Las elecciones del 26-J, que supusieron un varapalo a las expectativa de los de Pablo Iglesias, y la caída de Pedro Sánchez en el Comité Federal del 1 de octubre de 2016 -del que curiosamente se cumplió un año coincidiendo con el referéndum- supusieron un punto de inflexión entre ambos líderes. Sánchez dijo tras su defenestración que se había "equivocado" al calificar a Podemos de "populista". Para entonces, Iglesias ya había reconocido el error de haber sacado a relucir la "cal viva".

Tras la fallida moción de censura del pasado mes de junio,  ambos partidos rompieron el hielo y comenzaron una colaboración parlamentaria que, de momento, ha tenido poca concreción. Los distintos portavoces de los dos grupos se han cruzado reproches en la tribuna del Congreso en múltiples iniciativas pero, hasta ahora, los secretarios generales habían intentado mantener su relación a salvo de los vaivenes diarios.

El 1-O ha roto este último dique. El domingo, Iglesias y Sánchez se hicieron reproches mutuos. Y este lunes, tras la reunión del Consejo de Coordinación, la intensidad de los mensajes de Podemos al PSOE ha aumentado. Y mucho.

"No reconocemos al Pedro Sánchez que ganó las primarias", señaló la portavoz de la  ejecutiva, Noelia Vera, en una rueda de prensa. "No sabemos cuáles son las presiones internas. Su posición ayer [por el domingo] fue una ofensa a los demócratas. Pedro Sánchez está entregando un cheque en blanco a Mariano Rajoy. Vuelve a acercarse al PP", añadía.

Vera pedía al secretario general socialista que se decidiera: "El Pedro Sánchez de las primarias o la marioneta de Susana Díaz". Y señalaba que desde Podemos llevan "semanas intentando hablar" con la dirección socialista para atraerles hacia sus posiciones y alejarles del PP.

Una posición que se mantiene fija en la  Declaración de Zaragoza. La Asamblea de cargos y partidos que se reunieron en la capital aragonesa para pedir un referéndum pactado en Catalunya sigue siendo la apuesta de Podemos. El partido de Iglesias sostiene que ahí está representada la "oposición democrática" al PP. Pero, sobre todo, reúne a todos los partidos del arco parlamentario salvo a PP y a Ciudadanos. Y, de momento, al PSOE.

¿Supone esto algún tipo de ultimátum a Sánchez? No. Al menos no de momento. Desde la dirección de Podemos aseguran a eldiario.es que la aritmética parlamentaria es la que es. "Si queremos echar a Rajoy necesitamos sus diputados y sus votos", señala un miembro de la dirección.

Desde IU, el otro socio principal de Unidos Podemos, también se ha elevado el tono contra Sánchez. El domingo, Alberto Garzón tildaba en un tuit de "increíble" la respuesta del PSOE a los hechos ocurridos en Catalunya durante toda la jornada. 

El lunes, tras una reunión con su dirección, el coordinador federal insistía en esta idea: " Nos decepciona enormemente la posición del PSOE. No es el momento de pedirle a Rajoy que lidere ningún proceso, sino de exigirle que dimita y formar una alternativa. Es el momento de alejarse del bloque reaccionario".

Incluso el dirigente de Podemos Íñigo Errejón, habitualmente más comedido en sus declaraciones públicas sobre el PSOE, dejó el domingo en Twitter por escrito su desacuerdo con la estrategia de Sánchez.

Desde el PSOE la respuesta la dio el propio Sánchez el domingo: "Paradojas de la vida, hoy debo escuchar a otros políticos que con su voto cerraron la opción de cambio en España en mi debate de investidura, acusarme de estar cerca de por quien dimití por negarme a facilitar su investidura".

En el PSOE también son conscientes d e la necesidad de entenderse con Unidos Podemos. Las encuestas también son insistentes en señalar que ambos espacios se necesitarán en un futuro inmediato si quieren alcanzar el Gobierno de la nación.

De hecho, ya cogobiernan en plazas muy importantes. Las alcaldías de Madrid, Barcelona, Valencia o Cádiz necesitaron del apoyo socialista. Las presidencias de Castilla-La Mancha, País Valencià o Baleares dependen de Podemos. Y nadie quiere poner en riesgo este entendimiento.

Esta postura no es unánime en el PSOE. En Andalucía todavía ven a Podemos como el "enemigo". Otros dirigentes regionales recuerdan que ambos partidos comparten caladero de votos.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha