eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

El rey nos desea feliz navidad

Con Felipe VI tenemos dos problemas por el precio de uno: necesitamos un árbitro, y tenemos un rey que no puede serlo

53 Comentarios

- PUBLICIDAD -
El Rey habla a los españoles desde el Palacio Real, símbolo de la grandeza de España

EFE

El rey nos ha deseado una muy feliz navidad y un próspero año 2016. Y lo hizo dos veces: una al principio y otra al final de su discurso. Y en catalán, gallego y euskera, toma ya. Aparte de eso, tuvo palabras de recuerdo para "el drama de los refugiados", "los terribles crímenes de París" y ya de paso, el cambio climático. El resto del discurso fueron distintas formas de corear el "yo soy español, español, español…". Ah, se me olvidaba: también se refirió a "la pluralidad política demostrada en las urnas", reclamó "voluntad de entendimiento", pidió "una política basada en el diálogo, la concertación y el compromiso", y apeló al "entendimiento, la convivencia y la concordia". Palabras que a buen seguro calmaron la inquietud de los españoles, y harán que los líderes políticos tomen nota y mañana mismo se reúnan para construir ese entendimiento, convivencia y concordia.

Perdonen que no me tome muy en serio el mensaje navideño. Siempre me resultan cómicos los aspavientos de periodistas y políticos alrededor del discurso, pero especialmente este año: en los días previos, generando expectación (“¡hablará desde el Palacio Real!”), y en las horas posteriores glosando cada palabra y cargando de simbolismo cada gesto escénico, sin descuidar el habitual peloteo cortesano.

¿Para qué sirve el mensaje navideño? Y ya puestos, ¿para qué sirve un rey, este rey? O más exactamente: ¿para qué nos sirve tener rey en momentos como estos? Llevamos años oyendo que su papel es de moderador y árbitro (así lo recoge el artículo 56 de la Constitución), pero cuando hace falta un árbitro, lo más que podemos esperar de él es que nos eche un mensaje navideño desde el salón del trono. De hecho, los mismos que subrayan su condición de árbitro, a continuación recuerdan que no puede pronunciarse sobre asuntos políticos y que debe mantenerse exquisitamente seráfico, por encima de asuntos mundanos, hablando siempre entre líneas.

No se puede arbitrar desde el palco: hay que bajar al terreno de juego, y llenarse las botas de barro. Los árbitros además se arriesgan a equivocarse, y a veces son injustos, hasta parciales. Pero nadie quiere que el rey pise charcos, hay que mantenerlo al margen, inmaculado. Y si quieren mi opinión, lo prefiero así: cuando el anterior rey bajaba al césped durante la Transición, no se limitaba al silbato, sino que soltaba patadas y zancadillas, y luego no respondía de sus actos ante nadie.

Con la monarquía, en un momento como el surgido tras el 20D, tenemos dos problemas por el precio de uno: necesitamos un árbitro, y tenemos un rey que no puede serlo. No porque no le dejen, sino porque carece de condiciones para esa tarea. No se puede cumplir ninguna función mediadora siendo irresponsable, no rindiendo cuentas ante los ciudadanos, no habiendo sido elegido en las urnas.

Necesitamos, es verdad, un independiente. Pero no para gobernar sin haberse pasado por las urnas, y sí para ejercer esa alta magistratura que desbloquee situaciones difíciles, desde el prestigio y la independencia, y siempre con legitimidad democrática. Alguien que medie, no que tutele. Pero eso ya no sería un rey.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha