Andalucía Blogs y opinión

Sobre este blog

En Abierto es un espacio para voces universitarias, políticas, asociativas, ciudadanas, cooperativas... Un espacio para el debate, para la argumentación y para la reflexión. Porque en tiempos de cambios es necesario estar atento y escuchar. Y lo queremos hacer con el "micrófono" en abierto.

La izquierda europea, de nuevo frente al fascismo

Los líderes de la Francia Insumisa y Syriza, Jean-Luc Melenchon y Alexis Tsipras.

Este fin de semana acogemos en Andalucía el VI Congreso del Partido de la Izquierda Europea (PIE). Se celebra en Benalmádena, Málaga, a orillas del Mar de Alborán; y no es casualidad. Que los casi 40 partidos de toda Europa que integran el PIE decidan reunir a su máximo órgano al sur del continente, en la frontera geográfica que supone nuestro Mar Mediterranéo y que nos separa en dos mundos, tiene un sentido ofensivo para lo que debe ser la estrategia de la izquierda en Europa.

A orillas de ese mar, fosa común de miles de migrantes que se ahogan intentando alcanzar suelo europeo, la izquierda debe, este fin de semana, acordar un programa de mínimos que sea capaz de dar una respuesta rigurosa a una ciudadanía que asiste atónita al crecimiento de la ultra derecha. Un crecimiento que es respuesta al miedo que genera un discurso aporafóbico y profundamente racista del que se nutren para ganar posiciones.

La izquierda europea, de la que forman parte IU y el PCE, tiene muchos retos, pero sin duda el mayor es el de convertirse en una herramienta útil tanto para la gente como para los partidos que la componen, siendo capaz de articular una respuesta unitaria que sea dique de contención al crecimiento del fascismo, no sólo en las instituciones europeas, también en la calle, con los movimientos sociales y los sindicatos; combatiendo conjuntamente sus discursos de odio con un discurso de clase, defendiendo los derechos humanos y los valores de democracia, igualdad, justicia social y solidaridad que fueron los cimientos sobre los que se construyó el modelo europeo.

Parar a la extrema derecha es responsabilidad de todos los y las demócratas, pero en especial de los comunistas que compartimos espacio político europeo con organizaciones verdes y socialistas. Si el PCE e IU en España, con nuestros partidos hermanos en Europa, no estamos a la altura de este reto, la clase obrera lo pagará, pero también la izquierda organizada sufrirá las consecuencias. Quedaremos seriamente debilitados y cuestionada nuestra utilidad. En estos momentos es necesaria la mayor cohesión posible de todos los partidos de la izquierda europea y ese debe ser uno de los retos de este VI Congreso.

En Francia, Italia, Polonia o Hungría, o bien ya gobiernan los partidos de extrema derecha, o bien se encuentran en posición de, al menos, ser la principal alternativa en cada comicio. Asistimos a un resurgir que, sin embargo, ha encontrado resistencia en Grecia. Los helenos pueden presumir de haber combatido las ideas ultras de Amanecer Dorado y haberlas derrotado. Debemos mirar, una vez más, a la cuna de la democracia donde han sabido que al fascismo y a la extrema derecha se le combate de forma integral y a través de la movilización popular .

Respuesta coordinada

Por eso, la respuesta debe ser coordinada en toda Europa:

En las instituciones, donde la extrema derecha tiene representación, debemos estar para desenmascarar sus propuestas populistas y explicar claramente a nuestro pueblo que éstas carecen de credibilidad. Debemos denunciar la inexistencia de supuestos problemas que acostumbran a utilizar con fines exclusivamente demagógicos y de exacerbación del odio y la confrontación entre las clases populares y los sectores socialmente más vulnerables.

En los movimientos sociales y sindicales, impidiendo que las organizaciones fascistas, su discurso y sus propuestas sean asumidas. Un combate que es imprescindible dar esgrimiendo argumentos que acrediten la necesidad de que la lucha de clases supone la única garantía que protege los derechos de la clase trabajadora y la solución de sus problemas.

También en la apropiación de las calles y espacios públicos por parte de los grupos fascistas y de sus organizaciones auxiliares de fachada, como clubs deportivos, de ocio o tiempo libre.

Y en los tribunales, para exigir responsabilidades penales cada vez que los fascistas utilicen la violencia o el odio en su actividad política. Debemos abrir este frente de combate y poner en evidencia los casos en los que la justicia tenga la tentación de comportarse de forma permisiva con el fascismo emergente.

Por último, frenar al fascismo construyendo y fortaleciendo las organizaciones de izquierdas, condición indispensable para poder ser percibidos como la herramienta política que garantice la defensa de los derechos conquistados.

Mirar a Grecia de nuevo. Articular una respuesta europea. Ese es uno de los retos. Buen congreso.

Sobre este blog

En Abierto es un espacio para voces universitarias, políticas, asociativas, ciudadanas, cooperativas... Un espacio para el debate, para la argumentación y para la reflexión. Porque en tiempos de cambios es necesario estar atento y escuchar. Y lo queremos hacer con el "micrófono" en abierto.

Etiquetas
Publicado el
12 de diciembre de 2019 - 21:15 h

Descubre nuestras apps

stats