Espadas limita el patio electoral a un choque entre bloques: o el PP con Vox o el PSOE con las fuerzas de izquierda

Juan Espadas aplaude en la presentación del programa electoral socialista.

Antonio Morente


0

El PSOE andaluz está convencido de que el electorado progresista no va a votar, ni por asomo, al PP en las elecciones autonómicas del 19 de junio, pero por si acaso quiere dejar las cosas claras y simplificar el terreno de juego. “El voto de izquierda irá a la izquierda y el de la derecha estará en la derecha”, auguraba este miércoles el secretario general de los socialistas andaluces, Juan Espadas, que dibujaba un panorama electoral bien diferenciado en dos bloques más allá de los partidos porque esto no va sólo de PP y PSOE, sino que hablamos de “PP con Vox y del PSOE con el acuerdo de otras fuerzas políticas de izquierda”.

Juanma por encima de todo: Moreno apuesta por su propia marca, arrincona la del PP y cambia el azul por el verde

Juanma por encima de todo: Moreno apuesta por su propia marca, arrincona la del PP y cambia el azul por el verde

En este contexto, Espadas lo que se esfuerza es en que no haya confusiones. Y por eso cree que es “un error” que Inmaculada Nieto, la candidata de la coalición de formaciones de izquierda bautizada como Por Andalucía, dijese en una reciente entrevista que valoraría la posibilidad de abstenerse para evitar así la entrada de Vox en el Gobierno andaluz si el PP no obtiene una mayoría suficiente. “Estamos ante unas elecciones en las que el votante debe tener claro que vota izquierda o vota derecha”, y desde ese punto de vista es “una barbaridad” plantearle “a un votante de izquierdas que su voto a lo más que llegaría es a una abstención para que gobernara la derecha”. Es decir, que no va a ser él quien auspicie una abstención para despejarle el camino a Moreno y ahorrarle el trance de pactar con Vox.

La reflexión la hacía Espadas en un encuentro informativo organizado por Europa Press Andalucía y se enmarca en el llamamiento que está haciendo el PP para atraer a socialistas descontentos, sobre todo con las políticas de Pedro Sánchez. “Está pidiendo el voto con soberbia, porque yo, Juanma, lo valgo”, presentándose como un moderado mientras que “con la otra mano vota a Vox”. De hecho, el PP “ha sido el coladero de la ultraderecha en España y Andalucía” y por eso insiste en que “nadie progresista le va a dar sus votos por muy moderado que parezca don Juanma”. Es más, le augura una noche electoral con un buen “susto” a Moreno porque cree que el único trasvase de votos será del PP a Vox.

Una pregunta que no tendrá respuesta

Y por eso, Espadas considera que el electorado tendría las cosas mucho más claras si el candidato a la reelección por el PP “contestara a la pregunta”, que no es otra que si pactará con Vox para conservar la presidencia de la Junta. Una pregunta que da por hecho que no va a responder, aunque el PSOE se encargará durante todo este periodo electoral en trasmitir que la respuesta será afirmativa llegado el momento porque la ultraderecha aspira a gobernar, “Olona no viene para estar sentada mientras el PP le pide algunos votos”, aseguraba en relación a la candidata de Vox.

Así que, en este escenario polarizado que dibuja el PSOE, tenemos por un lado la alianza entre PP y Vox, mientras que en el otro lado de la balanza estarían los socialistas junto a unas formaciones más a su izquierda a las que ya les hace guiños. De este modo, y más allá de afearle a Inmaculada Nieto que no descartara la abstención para hacer presidente en solitario a Moreno, Espadas da por hecho que no tendrá “ningún problema” para llegar a acuerdos gracias a la “magnífica interlocución” que mantiene con ella. De hecho, está encantado con que ella sea la candidata de Por Andalucía y la ensalza como una persona “con experiencia parlamentaria, coherente y equilibrada en sus planteamientos”.

Reducción del paro a la mitad

Pero más allá de dibujar esta política de bloques, los socialistas empiezan a presentar propuestas y este miércoles lo hacían al hilo de la puesta de largo de su programa electoral. Espadas, que presume de que “sólo el PSOE se presenta con sus siglas y no las esconde”, ha puesto de inicio el foco en la cuestión del desempleo con el compromiso de reducir a la mitad (“un objetivo alcanzable”) la actual tasa de paro, que según la última Encuesta de Población Activa (EPA) es del 19,4%. A ello unió la promesa de poner sobre la mesa 2.000 millones de euros (a medias entre el sector público y el privado) para reconocer el “derecho al primer empleo” de los jóvenes andaluces, que sufren una tasa de desempleo del 42%.

En la presentación del programa electoral, el candidato socialista también hizo una reivindicación de lo que ha aportado el PSOE a la autonomía andaluza, un ejercicio de memoria histórica que en los últimos años no ha sido muy frecuente ante un pasado marcado por la sombra del escándalo de los ERE. Esta puesta en valor la hacía también para contrastarla con la legislatura de PP y Ciudadanos en el Gobierno andaluz, que a su juicio ha demostrado al electorado que se pueden recorrer sendas “peligrosas” que incluyen “pérdidas de derechos y conquistas sociales”.

Espadas asimismo reiteró su “compromiso” con el entorno rural y con “el mundo cinegético”, además de una política que blinde los servicios públicos, con medidas como garantizar en 48 horas una consulta en atención primaria y reducir las listas de espera. Junto a ello, el programa electoral recoge las que serían primeras diez decisiones del PSOE de llegar a San Telmo, con 'Un pacto social feminista y de progreso' que recoge el blindaje por ley de un 14% del PIB andaluz para políticas sociales: un 7% a sanidad, un 5% a educación y un 2% a protección social, incluyendo aquí vivienda. “Blindar la inversión social es la mejor política feminista”, señala el documento.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats